Inicio Meditación Diaria Lucas 1,26-38

Lucas 1,26-38

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-1,26-38

Evangelio según San Lucas 1,26-38.

El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».
María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?».
El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes,
porque no hay nada imposible para Dios».
María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Ángel se alejó.

Feliz de ti María.

1) Un ángel: Es el mensajero, quien le dirá a María la grandeza de Dios en ella. Hoy vos también mira de todos esos «ángeles» que aparecieron durante este año para anunciarte lo que Dios tenía pensado para ti. Es que puedas mirar a tantos que durante este tiempo te vinieron anunciando que Dios te necesita para algo. Pensá, porque no estás en este mundo para ser un adorno de nadie.

2) Su sombra: Es saber que Dios te protege, él te cuida y no te deja solo. Al inicio, uno no comprende por qué suceden ciertas cosas en la vida. Uno le cuesta entender por qué pasan ciertas cosas… Pero también es mirar cómo, con el tiempo, esas cosas van teniendo explicación.

3) Hágase: es abandonarse en Dios. MARÍA ES EJEMPLO DE DOCILIDAD. Ella nos enseña que lo que Dios tiene para nosotros escapa a lo que pensamos. Recordá que Dios no se deja ganar en generosidad. MARÍA HOY ES TU EJEMPLO.

Un pequeño aporte económico nos ayuda a continuar con nuestra labor 
Convíértete en Patrocinador de Misioneros Digitales
¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!


Download Now


Un año con Jesús

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: