Inicio Meditación Diaria Lucas 3, 1-6

Lucas 3, 1-6

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-3,1-6

Evangelio según San Lucas 3,1-6.

El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene,
bajo el pontificado de Anás y Caifás, Dios dirigió su palabra a Juan, hijo de Zacarías, que estaba en el desierto.
Este comenzó entonces a recorrer toda la región del río Jordán, anunciando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados,
como está escrito en el libro del profeta Isaías: Una voz grita en desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos.
Los valles serán rellenados, las montañas y las colinas serán aplanadas. Serán enderezados los senderos sinuosos y nivelados los caminos desparejos.
Entonces, todos los hombres verán la Salvación de Dios.

Tiempos de cambios

1) Esto pasó: Sí, capaz que te llame mucho la atención todos los datos que te da al inicio el evangelio. Pero recordá que hay muchos que dudaban de la existencia de Jesús, es por ello que Lucas, como buen científico que era, pone todos los datos del Imperio para que las personas que dudaban busquen en los archivos de aquellos tiempos y puedan comprobar datos. Jesús y la obra de salvación está inserto en nuestra historia universal.

2) Anuncia: Juan es un misionero, un hombre de Dios en salida, que rompe con las estructuras y busca al hombre, la religión judía en aquellos tiempos estaba muy estructuralista y más que espantaba a la gente, que acercaba. Pero Juan sale a recorrer y denuncia; pero también anuncia, te invita a cambiar y a luchar tu vida de otra manera, desde un mirar desde lo alto, es un tipo cercano y sencillo, llama la atención y mueve a la comunidad, ¡qué curioso! Lo sencillo llama la atención.

3) Cambios: En este tiempo se te propone que hagas unos cambios, pero en tu vida, tirate a la pileta y jugatela, no podés andar indeciso siempre, hay ciertos momentos en que tenés que agarrar al toro por las astas (expresión de mi pago). Para resolver algo, primero se debe asumir esa realidad. Todos tarde o temprano tenemos que hacer cambios, porque la vida es dinámica, que el estructuralismo de vida no te tome, aprendé a hacer cambios desde un discernir y orar. Orar para discernir, discernir para cambiar y cambiar para saber vivir. «¡Toma riesgos en tu vida! Si ganas serás más feliz, si pierdes serás más sabio».

Un pequeño aporte económico nos ayuda a continuar con nuestra labor 
Convíértete en Patrocinador de Misioneros Digitales
¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!


Download Now


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: