Inicio Opinión Dios brilla a través de sus santos

Dios brilla a través de sus santos

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
john-henry-newman

Dios brilla a través de sus santos. Si nos consideramos participantes o «jugadores» en el «equipo» de Dios, entonces los santos son como los mejores jugadores del equipo, el orgullo del propietario y el entrenador. El 13 de octubre de 2019, el Papa Francisco declarará a cinco santos de la Iglesia Católica: el Cardenal John Henry Newman, junto con cuatro mujeres: Giuseppina Vannin, Mariam Thresia Mankidiyan, Irmã Dulce Pontes y Marguerite Bays. Los tres primeros fueron fundadores de congregaciones religiosas y el último una costurera suiza. El Papa, con un grupo de cardenales reunidos el 1 de julio de 2019, fijó la fecha para la canonización.

Este anuncio es el reconocimiento oficial de las vidas santas de estos cinco. Para aquellos que han estudiado y aprendido acerca de John Henry Newman, es un reconocimiento de lo que ya se ha reconocido: que su vida sirve como un ejemplo de la santidad cristiana para hombres y mujeres de hoy. Su canonización es el sello de su enseñanza como parte de la gran tradición de la Iglesia.

7-Engraving-of-Newman-by-Henry-MacLean-based-on-a-portrait-by-George-Richmond-197x300

¿Qué es esta santidad, sin la cual nadie verá a Dios? (ver Heb 12:14) La santidad es vivir como hijos de Dios con total dedicación o seriedad, como diría Newman. El futuro santo nos invita a vivir con una profunda fe en Dios que nos impulsa a arriesgar todo lo que tenemos en su servicio. La parábola del joven rico es un ejemplo de cómo uno puede fallar. El joven rico, a pesar de que el mismo Cristo le había pedido que entregara todo por el Señor, se negó y «se fue triste». El joven «no tenía fe en hacer la aventura de este mundo para el próximo, después de Su palabra ”(Aventuras de fe en sermones parroquiales y llanos).


Los santos, entonces, nos dan ejemplos de la vida real en la práctica de la fe, la esperanza y el amor. Dios nos muestra a través de ellos cuál es su voluntad para con nosotros en nuestra vida terrenal: que estamos agradando a su vista (Ef 1). Los santos no son figuras de mármol; son seres humanos reales con fortalezas y debilidades, con victorias y derrotas, con sentimientos y deseos. Como escribió San Josemaría Escrivá, «lucharon y ganaron, lucharon y perdieron, pero siempre se levantaron».

La próxima canonización de estos nuevos santos es un poderoso recordatorio de que Dios todavía vive en su Iglesia, que no la abandona, sino que continúa dando nuevos signos de santidad. Cuando vemos el mal comportamiento de muchos cristianos, incluidos los líderes cristianos, podemos desanimarnos fácilmente. ¡Pero siempre debemos mirar a Cristo, nuestra esperanza! Él es nuestro campeón y pastor de almas (ver 1 Ped. 2:25). Por esto, agradecemos y alabamos a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

La Iglesia nos invita a leer las vidas de los santos y sus escritos. Para aprender más sobre la vida de Newman, la biografía que escribí: Pasión por la verdad, la vida de John Henry Newman, es un lugar para comenzar. También hay otras biografías sobre el futuro santo. La Iglesia quiere que aprendamos de ellos y también que busquemos su ayuda ante Dios. Un buen momento para aprender más sobre Newman está en preparación para su canonización.

La fecha elegida providencialmente para la canonización es el 13 de octubre, la fiesta de Nuestra Señora de Fátima, el aniversario de su última aparición a tres pastores y al pueblo de Portugal. En esa aparición, la Virgen María enseñó a sus hijos e hijas a rezar el rosario y a ofrecer sacrificios por sus pecados y los del mundo. Ella advirtió de las repercusiones para ofender a Dios que nos ama tanto. El 13 de octubre también es simbólicamente significativo para John Henry Newman, quien luchó en su juventud por comprender la devoción mariana, pero finalmente desarrolló un fuerte amor por María, Madre de Dios.

María, también, viajó en una peregrinación de fe. Ella fue la «primera en creer» en su Hijo. Ella nos lleva ante su Hijo y nos enseña cómo vivir con fe. Newman compara la fe con el riesgo que un comerciante asume con su propiedad en algunas especulaciones de bienes raíces, y nos hace una pregunta difícil:

Considera por un instante. Que cada uno que me escucha se pregunte, ¿qué tiene en cuenta la verdad de la promesa de Cristo? ¿Cómo podría estar un poco peor, suponiendo (lo cual es imposible), pero suponiendo que falle? Sabemos lo que es tener una participación en cualquier empresa de este mundo. Aventuramos nuestra propiedad en planes que prometen un retorno; En los planes en los que confiamos, en los que tenemos fe. ¿Qué hemos aventurado para Cristo? ¿Qué le hemos dado a Él sobre la creencia de su promesa?

Traducción: Teresina Bordas

Fuente: cardinaljohnhenrynewman.com

El Libro del P. Juan Velez, Card. Newman un santo para el mundo de hoy está en versión Kindle en Amazon.com

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: