Inicio Entrevistas La vida es un don de Dios que merece ser celebrado

La vida es un don de Dios que merece ser celebrado

por Editor mdc
Alegrate

«Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (Mateo 25, 40).

Grupo Alégrate tiene la misión de festejar los cumpleaños de un sector de niños que viven en situación de vulnerabilidad. Bailes, risas y juegos que anuncian la Buena Noticia de Jesús.

Alégrate es un grupo de amigos católicos comprometidos que lleva adelante la misión de celebrar los cumpleaños de los niños pertenecientes a la familias que asisten de manera habitual a Cáritas de la Parroquia Nuestra Señora del Valle de la ciudad de Rufino, ubicada en la provincia de Santa Fe en Argentina. Estos amigos, Leticia, Norma, Verónica, Fátima, Martín, Mauro y Diego, en su deseo de amar y servir a Jesús, eligieron hacerlo en estos pequeños y sus familias a quienes, al mismo tiempo, buscan anunciar a Cristo, como lo hizo el Ángel Gabriel a Santa María. Los festejos de cumpleaños son comunitarios y se realizan de manera mensual con el generoso aporte de una numerosa red de voluntarios y colaboradores. Misioneros Digitales Católicos tuvo la oportunidad de realizarles una entrevista la cual compartimos con ustedes. 

Integrantes del Grupo Alégrate

 Leticia, para conocer esta misión, ¿podrías decirnos qué es Alégrate?

 Alégrate es una misión que llevamos a cabo un grupo de amigos católicos que organizamos mensualmente el festejo de cumpleaños a niños que viven en situación de vulnerabilidad. Nuestro deseo es amar y servir a Jesús en estos pequeños. Trabajamos por el derecho que tiene todo niño a celebrar su cumpleaños.

 Contanos, Diego, ¿cómo eligieron el nombre del grupo?

— Recuerdo que entre los integrantes del grupo fuimos sugiriendo varios nombres, la mayoría inspirados en alguna cita bíblica. Entre las opciones, surgió el pasaje de la Anunciación del evangelio de Lucas, cuando el Ángel Gabriel le dice a María «Alégrate llena de gracia, el Señor está contigo”. A todos nos pareció el más acertado ya que, una palabra, resumía todo el mensaje que busca anunciar Alégrate. Además, abarca la alegría del cristiano, que es una enorme característica, que teniendo a Jesús como modelo y compañero, no podemos dejar de lado.

— Verónica, ¿cómo surgió la idea y comenzaron a hacerla realidad?

— Alégrate surgió una tarde de mates entre amigos, en la que Leticia  nos contó que tenía una idea y que sentía que el Señor nos hacía este llamado. Cada uno lo puso en oración y recibió la confirmación. ¡Enseguida nos entusiasmamos y pusimos manos y corazón a la obra!

Para poder hacerla realidad, hablamos primero con el Padre Iván Micalone, Párroco de Nuestra Señora del Valle, quien se interesó enseguida en la propuesta y nos permitió trabajar con la base de datos de Cáritas y puso a nuestra disposición el salón parroquial para los festejos.

Luego, entre los integrantes, ideamos un método de trabajo, pensamos fechas, horarios, creamos las redes sociales, comenzamos la publicidad y lanzamos, a través de los anuncios parroquiales de cada misa, una convocatoria de voluntarios y colaboradores.

— Martín, ¿quiénes integran grupo Alégrate? ¿Realizan todos las mismas tareas o las distribuyen? ¿Cómo?

— El grupo está compuesto por siete integrantes fundadores: Norma Oviedo, Mauro Cipolloni, Verónica Ghibaudo, Diego Origlia, Fátima Ferrari, Leticia Fábregas y yo, Martín Ward.  

Además, Alégrate cuenta con una red de voluntarios y colaboradores que suma un número cercano a los 150 miembros y crece de manera permanente. Cada festejo se hace posible gracias a su contribución. Su aporte es con horas de trabajo o donaciones de los productos necesarios para realizar el festejo.

Por lo general, los siete integrantes participamos en todas las tareas, aunque hay algunas específicas que las distribuimos de manera rotativa como, por ejemplo, los pedidos de donaciones que hacemos en el grupo de voluntarios y colaboradores, que lo canalizamos a través de un solo miembro del equipo cada mes. También tenemos algunas tareas muy puntuales como los roles de payaso y de animador que, en todos los festejos, los llevan adelante Mauro y Diego.

— Norma, ¿cuántas familias participan y son beneficiarias del programa Alégrate? ¿Son siempre las mismas o van cambiando?

— Participa un número cercano a 40 familias. Empezaron siendo muchas menos y, entre un cumpleaños y otro, fuimos agregando. Como participan las familias que concurren a Cáritas parroquial de manera habitual, el número aumenta en la medida que se incorporan nuevas familias en Cáritas, por lo tanto, el crecimiento es permanente. Lo que hacemos los integrantes de Alégrate es realizar una primera visita para conocerlos y establecer un contacto. En esa visita les contamos sobre Alégrate y los invitamos a participar. La respuesta siempre es positiva y enseguida se muestran muy agradecidos y entusiasmados con la inclusión en el programa. En los festejos de cumpleaños incluimos a niños hasta los diez años de edad. El último mes llegamos a super los 70 niños.

En cada festejo mensual invitamos a todos los niños incluidos en Alégrate a celebrar el cumpleaños de quienes nacieron ese mes. Como los niños deben ir acompañados de un adulto por familia, con el transcurso del tiempo, se van generando vínculos de amistad entre grandes y pequeños.

— Mauro, son muchas las familias que participan del programa, ¿podrías contarnos cómo se sustenta Alégrate?

— Alégrate no cuenta con un presupuesto propio, todo proviene de donaciones. Para cada festejo recurrimos a la enorme generosidad de los miembros del grupo de colaboradores quienes, en la medida de sus posibilidades y de manera voluntaria y alternada, aportan todo lo necesario para llevar a cabo los cumpleaños. Ellos donan todos los alimentos que servimos, las golosinas, las tortas, los regalos de los cumpleañeros, los globos, las servilletas, los juguetitos de la piñata e, incluso, los dulces para armar las sorpresitas que entregamos al final de los cumples. Sólo de manera excepcional recibimos donaciones en dinero cuando provienen, por ejemplo, de reparaciones ofrecidas a la sociedad por personas que tuvieron un conflicto con la ley penal y se instrumentan a través del Poder Judicial.

— Fátima, ¿cómo se organiza cada festejo de cumpleaños?

— Para organizar los festejos, realizamos una reunión entre los integrantes del grupo donde compartimos nuestro parecer respecto del último cumpleaños, proponemos cambios o mejoras y pensamos nuevas alternativas. Siempre buscamos innovar y sorprender a los pequeños.

En primer lugar, revisamos cuántos son los cumpleañeros del mes, nos comunicamos con sus padres y les consultamos qué motivo les gustaría para la torta de su hijo. Por otro lado, decidimos la temática del cumpleaños para elegir la estética de las tarjetitas de invitación y la decoración del salón. Luego, definimos la comida que vamos a servir, las cantidades y pensamos en los juegos y entretenimientos para realizar con los niños durante el festejo.

Una vez que definimos cada detalle, publicamos los pedidos de donación en el grupo de Whatsapp que compartimos con los colaboradores y convocamos la cantidad de voluntarios necesarios para ese festejo. La respuesta de los miembros del grupo siempre es inmediata y nos provocan muchísima emoción esos gestos de generosidad.

Por último, nos encargamos de llevar a cada familia la tarjetita de invitación. Esta es una costumbre que, con el uso de las redes sociales, se había ido perdiendo, pero que con Alégrate quisimos rescatar. Los niños se ponen muy contentos cuando llega la tarjetita y sabemos que la esperan con mucho entusiasmo. Por otro lado, también es una linda oportunidad para nosotros de visitar a las familias y conversar un ratito.

— Verónica, ¿qué podés contarnos sobre los festejos?

— Los festejos se realizan de manera mensual los últimos domingos y se celebran los cumpleaños de todos los niños que cumplen años en ese mes. Durante la fiestita, cada cumpleañero tiene su propia torta con el personaje que le gusta y, al finalizar el festejo, se la lleva para compartirla con su familia. Además, se le entrega su regalo y fotos de la fiesta para que guarde como recuerdo. A pesar de tratarse de festejos comunitarios, nuestro objetivo es que cada niño se sienta especial en su día y comprenda el enorme valor que tiene su vida por ser un don de Dios.

Con respecto a la diversión, hacemos diferentes juegos y bailes en los que también se pueden sumar los adultos que deseen disfrutar de la diversión. Por otro lado, tenemos un sector pensado especialmente para los más pequeños en el que les ofrecemos masas, juegos de encastre, hojas y lápices de colores para pintar. Buscamos distintos entretenimientos para que los niños puedan pasar una linda tarde de diversión. Además, nos acompaña nuestro payaso Alégrate y suelen participar invitados especiales que colaboran con el entretenimiento.

— Mauro, o payaso Alégrate, ¿cuál es la reacción de los niños durante los cumpleaños?

— Los niños disfrutan muchísimo los festejos, participan de los juegos con entusiasmo y bailan llenos de alegría. Cuando llegan a la puerta, se muestran ansiosos por entrar, emocionados y dispuestos a divertirse.

Quienes son cumpleañeros, suelen entrar con mucha curiosidad por ver su tortita y, en el momento de soplar las velitas y cantar la canción del  feliz cumpleaños, se los ve felices de compartir ese momento con los familiares que los acompañan.

Entre ellos se llevan muy bien. Como todos los meses se encuentran en el festejo, van estrechando lindos vínculos de amistad.

Los niños son muy cariñosos, siempre tienen un lindo gesto hacia nosotros, son muy agradecidos. A nosotros se nos llena el corazón de alegría cuando se acercan para darnos un abrazo, mostrarnos algo que hicieron o compartirnos lo felices que se sienten por el momento que están viviendo. ¡Es maravilloso verlos sonreír!

— Diego, en tu caso, como el animador de los festejos, tendrás la posibilidad de ver a todos desde tu lugar, ¿podrías contarnos cómo viven los cumpleaños los familiares que acompañan a los niños?

— La verdad es que, como estamos cada uno en nuestra tarea, a veces no somos capaces de ver todas las caritas de felicidad. Por suerte, hay fotógrafos voluntarios que colaboran con Alégrate e inmortalizan esos bellos momentos. Igualmente, se los ve vivir el evento con gran algarabía. Algunos adultos se suman en los bailes y se los ve disfrutar de la diversión de sus hijos.

Para ellos, siempre armamos un espacio donde pueden sentarse y compartir mates, bebidas frescas  y cosas ricas que preparan nuestros colaboradores. Al igual que los niños, ellos también van generando vínculos que se fortalecen con el correr de los cumpleaños.

Los padres siempre tienen lindos gestos hacia nosotros y se muestran muy agradecidos de poder compartir ese momento de felicidad con sus hijos, felicidad que resulta plenamente recíproca.

— Norma, en todos los cumpleaños se suma un grupo de voluntarios, ¿sabés cómo viven esa experiencia?

— Así es, en cada cumpleaños realizamos una convocatoria en el grupo de voluntarios para que  algunos de ellos participen durante el festejo. Cuando publicamos el pedido, enseguida se ofrecen para servir. Quienes han tenido la oportunidad de hacerlo, coinciden en que es una experiencia maravillosa, de hecho, los más interesados en participar como voluntarios suelen ser los que ya hicieron una primera experiencia, aunque intentamos que sea rotativo para que todos tengan la oportunidad. Estar en contacto con los niños, jugar con ellos, escucharlos, verlos reír y bailar es un regalo de Dios que nos llena el alma de amor y nos aumenta la esperanza  a todos por igual, por esto nadie quiere perdérselo.

— Martín, en sus redes sociales se puede observar que, en diferentes ocasiones, han ido un poquito más allá y, además de festejar los cumpleaños, se han encargado de distribuir ropa o alimentos, ¿qué podrías contarnos al respecto?

— Mediante donaciones particulares, recolectamos alimentos y ropa que destinamos a quienes más lo necesitan. Muchas personas nos confían esta tarea porque conocen la misión que llevamos adelante y saben sobre nuestra cercanía con las familias. Estar en contacto con ellos y visitarlos todos los meses, nos da la oportunidad de identificar situaciones de carencia en las que podemos actuar y las canalizamos a través de los colaboradores y la comunidad en general.

Además, durante los cumpleaños de invierno realizamos campañas para entregar, por ejemplo, gorros de lana, frazadas y leche en polvo.

— Leticia, ¿qué les gustaría que la experiencia Alégrate signifique en la vida de cada niño que participe?

— El festejo de cumpleaños de cualquier niño, sin dudas, es uno de los momentos y recuerdos más memorables de la infancia. Muchos de estos niños, por su situación de vulnerabilidad, quizás nunca supieron lo que es un regalo e incluso, en varios casos, ni siquiera conocían la importancia de celebrar su cumpleaños.

Nosotros soñamos con imprimir en la memoria de cada niño un día de alegría y celebración por el don de la vida que Dios les ha regalado.

— Fátima, ¿cómo se puede colaborar con Alégrate?

— Una de las mejores formas de sumarse y colaborar con esta misión, en especial para quienes están lejos, es rezar por Alégrate, por los niños, por sus familias y por los frutos que cada celebración puede dar en sus vidas. La Divina Providencia nos asiste desde el primer día y confiamos en que todas las oraciones ayudarán a sostener esta misión.

Por otro lado, quienes estén interesados en realizar un aporte material, deben ponerse en contacto con nosotros a través de nuestras redes sociales: Instagram Alégrate Cumpleaños y Facebook Alégrate Cumpleaños. También pueden comunicarse enviando un correo electrónico a la dirección alegraterufino@gmail.com.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: