Inicio Meditación Diaria Lucas 15,1-10

Lucas 15,1-10

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-15,1-10

Evangelio según San Lucas 15,1-10.

Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo.
Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos».
Jesús les dijo entonces esta parábola:
«Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría,
y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: «Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido».
Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse».
Y les dijo también: «Si una mujer tiene diez dracmas y pierde una, ¿no enciende acaso la lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, llama a sus amigas y vecinas, y les dice: «Alégrense conmigo, porque encontré la dracma que se me había perdido».
Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Buscar y no esperar

1)Sobre sus hombros: Me encanta esa imagen de ver a la oveja que vos y yo tenemos que tener. La oveja con el temor se pone dura y no puede caminar, es por eso por lo que el pastor, para sacarla rápido del peligro, se la pone en el hombro. Es para sacarla del lugar del peligro, y darle confianza y tranquilidad. Vos y yo estamos llamados a eso. Estar al lado de la persona que tiene en peligro su vida y su felicidad, y nada mejor que mostrarle confianza y tranquilidad. Esto nos corresponde a todos los cristianos. Deja de pedir el currículum antes: si es casado, soltero, divorciado en nueva unión, naaaa. Anda y ayuda. Jesús no pregunta a la oveja antes de ayudarla cuál era su condición, sale a buscarla y va a sacarla del peligro. Es ponerte en tus hombros a ese hermano o hermana golpeada por la vida. Capaz que te sea duro, pero es real.

2)Cuenta a sus amigos: Porque somos comunidad, somos familia. Lo cuenta no por vanidad, para decir «miren qué genio que soy que encontré esto». No, es porque había preocupación e interés. Nosotros somos comunidad y debemos compartir la vida y trabajar juntos para ayudar a la gente. No tan solo desde una ayuda social, sino también y fundamentalmente, espiritual. Nosotros no somos asistentes sociales, somos cristianos. De las 100 almas nos importan las 100. Que nos vean más unidos que reunidos, que nos vean hablando más de Dios, que de acciones sociales; que nos vean enamorados de Dios y no tan fanatizados de Dios. Seamos cristianos normales con sentido común.

3)Alegría: Es lo que estamos llamados a vivir, la alegría y el entusiasmo. Alegrarnos cuando la gente cambia la forma de mirar en esta vida. Cuando descubre lo que verdaderamente es Cristo, la alegría de ver personas a quienes le cambian la vida cuando descubren a Jesús. Esa alegría de ver que podemos hacer mucho bien con simplemente escuchar al otro y sanar con un abrazo simple y profundo. La alegría de saber que el otro encontró nuevamente el rumbo de su vida.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: