Inicio Reflexiones Lo importante

Lo importante

por Pbro. Leandro Bonnin

Una dura vivencia humana le recuerda al autor de estas líneas que los gestos de amor de Dios no necesitan de los flashes o de los likes de las redes sociales. Y despiertan en él palabras de agradecimiento.

La postal de una tarde impactante: un hombre de mediana edad, en la cama del hospital con los ojos abiertos y una gravísima enfermedad en su rostro, evidente tanto a la vista como al olfato. No podía hablar, pero escuchaba, y rezaba a su manera, pidiendo perdón una vez más por todos los pecados de su vida.

Detrás mío, rezando en silencio o con voz tenue, dos mujeres de su familia. Abundantes lágrimas de emoción surcaban sus mejillas, y la gratitud sincera y serena por la visita, coronada por el canto a María que anima nuestro anhelo del Cielo.

Perdón, eran tres mujeres: porque una de las adultas tenía en sus brazos una pequeña de casi dos años, quien durante el rito de la Unción hablaba con su mamá, reía a veces, tarareaba una canción infantil.

Allí, en esa situación tan humanamente imposible de aceptar, tan repleta de intenso dolor, brilló por un instante -que puede ser definitivo- la luz de Cristo, la Paz del Espíritu, la Esperanza cierta de que esa historia acabará bien, en los brazos de un Padre bueno y misericordioso.

Allí, del otro lado de la muerte, todos los que hayamos tenido la gracia de permanecer fieles al amor, volveremos a ser niños pequeños, a cantar, a reír perpetuamente.

Hoy volví a convencerme, una vez más, de que lo más valioso de la vida del sacerdote, lo más IMPORTANTE, lo más sagrado y lo que llena su vida de sentido ocurre en el ocultamiento.

Sin flashes, sin selfies, sin transmisiones en vivo… sin estridencias, como suelen ocurrir tantas gestas del amor de Dios. En un hospital, en un confesionario, en tantos rincones escondidos de la vida de la gente.

Gracias, Señor por ser sacerdote!

No lo merezco, no soy digno, pero aquí estoy! Envíame!

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: