Inicio Meditación Diaria Marcos 9,30-37

Marcos 9,30-37

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos 9,30-37

Evangelio según San Marcos 9,30-37.

Al salir de allí atravesaron la Galilea; Jesús no quería que nadie lo supiera,
porque enseñaba y les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará».
Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas.
Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: «¿De qué hablaban en el camino?».
Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande.
Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: «El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos».
Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo:
«El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado».


¿Eres periodista, tienes experiencia usando WordPress? ¿Diseñador gráfico o programador Web? ¿Sabes de edición de video o audio? ¿Te gustaría colaborar con Misioneros Digitales? Escríbenos…

El poder te lleva a perder

1) Que nadie lo supiera: Vos sabes que estamos en tiempos donde casi no hay intimidad, ni interioridad. Pues en las redes sociales algunos hasta publicamos la comida que comemos. Llegamos a hacer tan pública nuestra vida, que parece que todos saben todo de nosotros. Capaz que es tiempo de hacer un alto y resguardarte un poquito en las redes sociales (facebook, Twitter, Instagram, etc.) o en tu relación con los demás. No es necesario ni bueno que a todo el mundo le cuentes lo que te pasa, pues pueden manosear tu corazón.

2) La pasión: Estamos cerca del miércoles de ceniza. Capaz que está bueno que empieces a pensar por lo menos 5 cosas que vas a ofrecer en esta Cuaresma, y no te digo que sean ¡Oh wow! Fijate en algo sencillo, posible y concreto. Por ejemplo: “En esta Cuaresma rezar un Padrenuestro por … que me cuesta”.

3) Poder: Cuánto sabemos lo que enceguece el poder y el uso del poder para aprovecharse de los otros. Hasta dentro de la misma Iglesia nos pasa esto. Cómo nos duele aquellos hermanos que se escandalizan y pierden la fe por causa de otros que se creen dueños de la parroquia o movimiento, entablando un poderío casi como de una dictadura y en la cual el feligrés parece que no va a buscar gracias, sino más bien decretos. Pidamos hoy a Dios no perder nunca el Espíritu de Servicio y de Humildad.

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: