Inicio Meditación Diaria Marcos 8,14-21

Marcos 8,14-21

por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Marcos 8,14-21.

Los discípulos se habían olvidado de llevar pan y no tenían más que un pan en la barca.
Jesús les hacía esta recomendación: «Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes».
Ellos discutían entre sí, porque no habían traído pan.
Jesús se dio cuenta y les dijo: «¿A qué viene esa discusión porque no tienen pan? ¿Todavía no comprenden ni entienden? Ustedes tienen la mente enceguecida.
Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen. ¿No recuerdan
cuántas canastas llenas de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil personas?». Ellos le respondieron: «Doce».
«Y cuando repartí siete panes entre cuatro mil personas, ¿cuántas canastas llenas de trozos recogieron?». Ellos le respondieron: «Siete».
Entonces Jesús les dijo: «¿Todavía no comprenden?».


Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

La gracia por encima de la burocracia

1)Fariseos: Ya Jesús nos lo dice, tengamos cuidado de caer en ese fariseismo religioso, en donde vivimos con una estructura para Dios, pero sin Dios. No dejes que eso tome tu vida porque te estarás mintiendo a vos mismo. Recordá que la Iglesia es el hospital del alma donde van los heridos y dolidos en esta vida. Hoy muchos tenemos un solo pan, el pan de la fe. Hay veces que veo personas que se meten de catequistas porque ven que en su zona no hay nadie, chicos y chicas que llevan a Jesús como pueden porque no hay un cura o monja que los ayude. Ese pan Dios lo multiplica. Pero por favor (esto es para los que estamos dentro de la Iglesia) no regalemos pan duro… no endurezcamos ese pan fresco que dan nuestros hermanos con el corazón en donde nosotros lo endurecemos con la bolsa de la burocracia. Ayudemos a difundir y saciar del Pan que da vida. Ese Pan que es para todos, los que tienen dientes como los que no lo tienen, los sucios y los limpios, los jóvenes y los arrugaditos como pasa de uva.

2) Desconfianza: Es uno de los puntos que a todos los hombres nos cuesta. Cuesta confiar en tu marido o en tu mujer, en tus hijos, en la Iglesia, en los sacerdotes. Cuesta porque hemos visto cosas que nos hirieron, pero nos hemos olvidado de tantas grandezas logradas. Volvé a confiar, pero primero confía en vos. Volvé a confiar en vos y en Dios que es lo que te permitirá confiar en los demás. Por supuesto que esa confianza en el otro es en proceso, tampoco es ser iluso. Confiar en vos te llevará a confiar en el otro y sabiéndote en las manos de Dios tendrás paz aún sin el otro.

3)Lo lógico: Si miras todo lo que Dios viene haciendo en tu vida comprenderás que hay tanta mano de Dios en vos que debes aprender a saberte acompañado siempre. No dejes que nadie borre todo lo lindo que viviste en tu vida, porque seguro que en tu historia de vida algo lindo hay. ¡Vamos! Vos debes seguir adelante porque los golpes y dolores se vencen con tus propios logros pasados recordando que vos podés logros futuros. Dios y vos son una potencia implacable.

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Bruno febrero 18, 2020 - 3:40 pm

Padre Luis, últimamente estuve leyendo casi todos los días sus meditaciones y me han guiado y fortalecido mucho, gracias!!

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: