Inicio Meditación Diaria Juan 16,23b-28

Juan 16,23b-28

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan 16, 23b-28

Evangelio según San Juan 16,23b-28.

Aquél día no me harán más preguntas. Les aseguro que todo lo que pidan al Padre, él se lo concederá en mi Nombre.
Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta.
Les he dicho todo esto por medio de parábolas. Llega la hora en que ya no les hablaré por medio de parábolas, sino que les hablaré claramente del Padre.
Aquel día ustedes pedirán en mi Nombre; y no será necesario que yo ruegue al Padre por ustedes,
ya que él mismo los ama, porque ustedes me aman y han creído que yo vengo de Dios.
Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y voy al Padre».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando
a Misioneros

Ir al Padre.

1) Lo que pido: hoy se nos sigue invitando a orar, a hablar con Dios con tus palabras, con tu forma de ser. Jesús sabe todo de vos y sabe tus límites. Vos no dejés de hablar con Dios, a tu modo y a tu manera, pero es necesario que busques ese momentito de hablar con Dios y conversar con Él. Acomoda tus tiempos y date esa oportunidad de abrirte a Él.

2) Alegría: estás llamado a buscar lo positivo, lo que te anima y lo que te alegra. Seguramente vas a tener muchas dificultades, gente que te tire para abajo o simplemente te hagan la vida imposible. Pero la fuerza está en vivir tu espiritualidad, en tener esa relación con Dios. No dejes que nadie te quite la alegría de vivir.

3) Me aman: ya vamos camino a Pentecostés. Mañana celebramos la Ascensión, tu mirada debe estar hacia el cielo. Tu esperanza es el cielo. En esta vida tenemos muchas luchas y muchas caídas. Dios está con vos y también te necesita. No dejes de luchar y no te olvides que no estás solo. ¡¡¡Hasta el cielo no paramos!!!

Clic para descargar el audio

Un año con Jesus

Related Articles

4 comentarios

Avatar
Joaquin Isla mayo 23, 2020 - 8:35 am

Dios los bendiga

Reply
Avatar
ana alvarellos mayo 23, 2020 - 11:45 am

Hay una manera de pedir que no es pedir sino contemplar el amor del Padre por nosotros. Hay una oración de petición que no es pedir, sino alegría sobrenatural de sentirnos unidos con Jesús y con el Padre. Hay una oración que se transforma en un verdadero abandono a la voluntad de Dios, una entrega confidencial al amor que viven el Padre y el Hijo y que también comparten con toda la humanidad que cree y que se deja amar. Es una nueva forma de creer y de vivir la vida en esta tierra, una forma que nos cuesta mucho aceptar y vivir, porque está completamente impregnada de fe y por eso excluye tantas necesidades y tantas exigencias, así que nos parece imposible y la consideramos irrealizable. Es esa parte más bella que el racionalismo no acepta y la considera fuera de este mundo. Y realmente está fuera de este mundo porque es la verdadera vida divina que se ha hecho visible solo por amor y por puro amor a nosotros. Es seguir a Jesús, todavía hoy, como los doce lo siguieron en su peregrinación por Israel hace dos mil años, con la única confianza en esas palabras: Sígueme…
Entonces puedo repetir yo también: hasta el Cielo no paramos…

Reply
Avatar
Joseph and Silvia Parsons mayo 24, 2020 - 1:08 am

Padre Luis, su reflexión me recordó una parte de la 2a. lectura del Domingo pasado, 1 Carta de Pedro, que decía «Siempre debes estar preparado para dar una razón de la Esperanza que tenemos en nosotros». Claro que nuestra Esperanza es ir al Cielo. Me podría compartir cuál es SU IMAGEN del Cielo? Qué haremos ante la presencia de Dios? Gracias!!

Reply
Avatar
Sergio Marcelo Sánchez mayo 24, 2020 - 7:11 am

Padre bendiciones muy buenas las meditaciones las escucho desde que comenzó a difundirlas por Whatsapp … lo felicito gran trabajo de transformación digital en la evangelización

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: