Inicio Meditación Diaria Meditación del 15 de Julio

Meditación del 15 de Julio

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo 11, 25-27

Evangelio según San Mateo 11,25-27.

Jesús dijo:
«Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños.
Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando
a Misioneros

Te alabo.

1) Ocultado: la soberbia es un pecado que tenemos todos, pero cuando una persona es soberbia y altanera, es infumable. Porque no tan solo se cree superior a otro, sino que también quiere dominar a otros. No dejes que la soberbia te tome el corazón y no te la creas siempre. Porque cuando sos soberbio y altanero la gente toma rechazo hacia vos y hasta tu modo de hablar es inaguantable. En esto podría decirte que encontramos tres claves: siempre quiere imponerse en el diálogo o aparecer; constantemente usa el término “porque yo » y, si alguien le gana, ataca al mensajero y no al mensaje.

2) La humildad: Dios siempre fortalece el corazón de los humildes y sencillos. Esto implica aceptar la verdad de tu vida y en tu vida. Ser claro en tu modo de vivir y en tu «cómo» vivir. No dejes nunca de confiarte a las manos de Dios porque tenés mucho para dar y para darnos, pero tenés que ser más confiado, pero no solo en vos, sino en Dios junto a vos.

3) Revelar: el vivir en este estilo de vida implica ser misionero de Cristo, porque predicas con tu modo de ser y tu manera de ser. Esto ayuda a fortalecer el corazón de tu vida y de la mía. Es pronunciar a Cristo con la sonrisa, con el abrazo, con el aliento, con el ánimo, con la mirada simple pero profunda. Es predicar preguntando «¿cómo estás?”. Hoy vos sos el hoy de Dios.

Clic para descargar el audio

Un año con Jesus

Related Articles

4 comentarios

Avatar
ana alvarellos julio 15, 2020 - 3:09 am

Todos tenemos alguna “pequeñez”, que tenemos que reconocer en el aceptar y acoger, o sea nuestros límites, nuestras fragilidades y debilidades que no siempre reconocemos porque el camino de quienes viven en el mundo y con los criterios del mundo va en la dirección opuesta. Todos sanos, todos fuertes, todos valientes, todos ilusionados de que esta sea la vida verdadera, mientras que esta es solo la vida de la carne y no toda la vida completa en el espíritu. Alienados por los criterios de belleza y apariencia, huimos del Señor buscando incluso un pequeño éxito que nos haga sobresalir entre los demás. Pero la voluntad del Padre busca justamente aquel que se ve y se acepta pequeño y sin amor, incompleto si le falta el Espíritu Santo, con deseo constante de compartir, siempre alegre de la revelación del del Padre en Jesús en cualquier momento y circunstancia, cuando menos te lo esperás… El que se esfuerza por mantener el corazón libre de las tentaciones de fuga y de «ruidos» fastidiosos, de charlas inútiles, de curiosidades estériles , ama estar en silencio, aprende a conocerse y a sentirse bien con sí mismo.

Reply
Avatar
Joaquin Isla julio 15, 2020 - 5:45 am

Dios los bendiga

Reply
Avatar
Graciela julio 15, 2020 - 11:05 pm

BUENAS NOCHES,NO OLVIDAR ENVÍO MEDITACION-EVANGELIO:16-07.GRACIAS.

Reply
Avatar
Julio. César Maldonado julio 16, 2020 - 7:44 am

Muchas veces nos dejamos arrastrar por el consumismo y nos alejamos y alejamos a nuestras familias de Dios

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: