Inicio Meditación Diaria Meditación del día 1 de Setiembre

Meditación del día 1 de Setiembre

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas 4, 31-37

Evangelio según San Lucas 4,31-37.

Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y enseñaba los sábados.
Y todos estaban asombrados de su enseñanza, porque hablaba con autoridad.
En la sinagoga había un hombre que estaba poseído por el espíritu de un demonio impuro; y comenzó a gritar con fuerza;
«¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios».
Pero Jesús lo increpó, diciendo: «Cállate y sal de este hombre». El demonio salió de él, arrojándolo al suelo en medio de todos, sin hacerle ningún daño.
El temor se apoderó de todos, y se decían unos a otros: «¿Qué tiene su palabra? ¡Manda con autoridad y poder a los espíritus impuros, y ellos salen!».
Y su fama se extendía por todas partes en aquella región.

Clic para descargar el audio

Enseña con autoridad.

1) Gritar: es la expresión de este hombre endemoniado. Dicen que los que gritan, gritan porque no tienen la razón y por ello quieren imponer. Hay momentos en la vida que uno quiere gritar para imponer sus cosas y capaz que a vos no te gusta perder, porque consideras una discusión una batalla a la que tenés que ganar como sea. Discutir es distinto, es manifestar ideas y situaciones. Hoy mírate en tu vida y fíjate si siempre querés imponer tus ideas y dejar callado al otro como sea, incluso usando golpes bajos, sacando temas personales para hacer doler. Por fa, no caigas en eso…

2) El temor: es la actitud cuando uno no sabe qué es lo que pasa. Ya llevamos bastante tiempo de esta pandemia. A algunos se les fue el miedo y pasó a temor, en donde hay un respeto a ello. Pero también te invito a que mires tu vida con temor, no con miedo. No es lo mismo, ya que el miedo paraliza. El temor lleva a un respeto porque acepta su límite ante lo otro.

3) Autoridad: que tu autoridad sea el servicio y el obrar bien, con respeto y humildad. No tengas miedo de obrar con la autoridad de Dios. Me gustaría terminar con esta oración de santo Tomás Moro, un hombre de autoridad ante Inglaterra. Defendió siempre la verdad desde el buen humor, que lo ayudó a tener una buena autoridad.

Concédeme, Señor, una buena digestión y también algo que digerir.
Concédeme la salud del cuerpo, con el buen humor necesario para mantenerla.
Dame, Señor, un alma santa que sepa aprovechar lo que es bueno y puro, para que no se asuste ante el pecado, sino que encuentre el modo de poner las cosas de nuevo en orden.
Concédeme un alma que no conozca el aburrimiento, las murmuraciones, los suspiros y los lamentos y no permitas que sufra excesivamente por ese ser tan dominante que se llama: YO. 
Dame, Señor, el sentido del humor. Concédeme la gracia de comprender las bromas, para que conozca en la vida un poco de alegría y pueda comunicársela a los demás. 
Así sea.

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando
a Misioneros

Un año con Jesus

Related Articles

1 comentario

Avatar
Joaquin Isla septiembre 1, 2020 - 11:13 am

Dios los bendiga

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: