Inicio Meditación Diaria Meditación del día 9 de Octubre

Meditación del día 9 de Octubre

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas 11, 15-26

Evangelio según San Lucas 11,15-26.

Habiendo Jesús expulsado un demonio, algunos de entre la muchedumbre decían: «Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios».
Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo.
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra.
Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul.
Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces.
Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras,
pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.
Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: ‘Volveré a mi casa, de donde salí’.
Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada.
Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio».

Clic para descargar el audio

No dividirnos.

1) La muchedumbre: la gente habla y siempre hablará. Vos tenés que seguir adelante cumpliendo tu misión, haciendo la voluntad de Dios siempre, pero no te marees con los comentarios de la gente, no te detengas por aquello que hablan a los costados. Seguro que afecta y duele, pero que no te paralice lo que otros digan y hablen de vos. Por eso cuida tu identidad y por sobre todo recordá que estás aquí por y para algo.

2) Unidos: en estos tiempos no tenés que olvidarte que debemos estar más unidos que nunca. No podemos seguir dividiéndonos entre nosotros. Hoy tenemos que apuntar para adelante y seguir una misma línea de acción. Reconozco que tenemos una gran crisis, crisis de líderes, nos faltan líderes que sepan guiar y forjar la unidad. Como el capitán de un equipo de fútbol, debe estar atento a cada jugador dentro de la cancha para ayudarlo en su función, pero también el capitán debe estar atento a cómo está personalmente ese jugador. Hoy para crecer en unidad entre nosotros debemos ser más humanos y cercanos. Vos, ¿podés ser líder? ¿Tenés pasta para ello?

3) Recoger-desparramar: en este camino podemos tener la actitud de trabajar en la obra de Dios juntos y sabiendo nuestro bien como Iglesia, o podemos desparramar, generando discordias o dobles discursos. Pidamos por una sociedad más unida, por un país más unido, por una Iglesia unida, pues, como dice Martín Fierro que tanto me gusta leer: «que los hermanos sean unidos, esa es la ley primera, porque si entre ellos se pelean, los comen los de afuera».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando
a Misioneros

Un año con Jesus

Related Articles

2 comentarios

Avatar
Susana Margarita Cepeda octubre 9, 2020 - 10:04 am

Si obraramos, como verdaderos hermanos, no ocurrirían las desavenencias que desgraciadamente terminan en conflictos
Gracias PADRECITO, hermosas tus reflexiones
BENDICIONES!!!!!!!

BB

Reply
Avatar
Joaquin Isla octubre 9, 2020 - 11:32 am

Gracias Dios
Dios los bendiga

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: