Inicio Meditación Diaria Meditación del día 25 de abril

Meditación del día 25 de abril

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan 10,11-18

Evangelio según san Juan 10, 11-18

Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas.
El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.
Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.
Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí
-como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas.
Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.
El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla.
Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre».

Clic para descargar el audio

El pastoreo

1) Da la vida: este es el pastoreo, dar la vida por las ovejas. Es esto lo que hace esa mamá pastora, ese papá pastor, ese cura, esa monja. Dar la vida… Dar la vida no es solo eso heroico de ir a una guerra o morir en un bombardeo. Dar la vida es hombrear bolsas desde temprano para dar de comer a la familia. Dar la vida es esa ama de casa que no descansa nunca y hasta se hace pulpo para atender todo. Dar la vida es esa mamá que está atenta a ese hijo, o esa hija que está en plena rebeldía y con sus lágrimas, trata de estar cerca y atenta. Dar la vida es ese hombre que se calla tantas cosas para que su familia no sufra.

2) Conoce: nadie ama lo que no conoce. Es conocerte vos para conocer también a Dios. Hoy, en este tiempo de cuarentena, se te da el espacio de conocerlo a Dios. No tengas miedo de conocerte y de aceptarte como eres, porque Dios está en vos y quiere ayudarte a que te conozcas más. No tengas miedo de conocerte, así puedas aceptarte y cuando te aceptes y conozcas puedas amarte como eres.

3) Un solo rebaño: cuánto sueño con la unidad de la Iglesia, con que dejemos de estar divididos entre los que creemos en Cristo, me pongo a pensar ad intra y ad extra. Los hermanos evangélicos, esa relación que debemos seguir trabajando porque somos uno, pero también dentro de la Iglesia, entre grupos y movimientos. ¿Cuándo aprenderemos a trabajar unidos? Hoy pidamos por la unidad entre nosotros.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: