Inicio Meditación Diaria Meditación del día 8 de enero

Meditación del día 8 de enero

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos 6,34-44

Evangelio según san Marcos 6, 34-44

Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.
Como se había hecho tarde, sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Este es un lugar desierto, y ya es muy tarde.
Despide a la gente, para que vaya a las poblaciones cercanas a comprar algo para comer».
El respondió: «Denles de comer ustedes mismos». Ellos le dijeron: «Habría que comprar pan por valor de doscientos denarios para dar de comer a todos».
Jesús preguntó: «¿Cuántos panes tienen ustedes? Vayan a ver». Después de averiguarlo, dijeron: «Cinco panes y dos pescados».
El les ordenó que hicieran sentar a todos en grupos, sobre la hierba verde,
y la gente se sentó en grupos de cien y de cincuenta.
Entonces él tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. También repartió los dos pescados entre la gente.
Todos comieron hasta saciarse,
y se recogieron doce canastas llenas de sobras de pan y de restos de pescado.
Los que comieron eran cinco mil hombres.

Clic para descargar el audio

Denles de comer

1) Vio: Creo que es necesario ver la realidad en tu vida. Tenés que parar un poco y mirar el todo de tu vida. Mira tu familia, tu gente y tu historia. Trata de mirar qué es lo que realmente necesitan de vos y de qué manera podés vos aportar en la vida de los otros. Hay veces que no tenemos la capacidad de ver, el poder percibir las situaciones, y eso nos lleva a no compadecernos. No nos ponemos en la situación del otro porque no la vemos o no la queremos ver y entonces seguimos con nuestro “automático” sin darnos cuenta de que hay alguien que necesita de mí.

2) Despide a la gente: Capaz que vos actúas como estos apóstoles, mirando siempre tu conveniencia sin importarte lo que le pase al otro. Hoy sigue pasando que muchos de los que estamos con Jesús caemos en un funcionalismo de un solo mero cumplir, pero sin pensar en lo que al otro le pueda pasar en el camino de su vida. Es como que venga, cumpla con la misa, dé para la limosna y chau, si en el camino de tu vida te caes arreglátela solo. ¡No! ese hermano necesita de vos y de mí.

3) La Eucaristía: Es ese alimento que sacia para el caminar de la vida, es lo que verdaderamente alimenta. Vos y yo, como seguidores de Jesús, tenemos ese punto de llevar a aquellos que pelean en la vida hacia el encuentro de Jesús Eucaristía. Sáciate de Dios para caminar en esta vida, llégate a misa, deja de lado si te gusta o no el cura. Esto va más allá, llega a ver a Jesús y come a Jesús porque este caminar de vida es largo.
Vamos que hasta el cielo no paramos. #5años5continentes

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: