Inicio Meditación Diaria Mateo 19,16-22

Mateo 19,16-22

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo-19,16-22

Evangelio según San Mateo 19,16-22.

Luego se le acercó un hombre y le preguntó: «Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?».
Jesús le dijo: «¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos».
«¿Cuáles?», preguntó el hombre. Jesús le respondió: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio,
honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo».
El joven dijo: «Todo esto lo he cumplido: ¿qué me queda por hacer?».
«Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme».
Al oír estas palabras, el joven se retiró entristecido, porque poseía muchos bienes.

 

Cada vez que visitas a nuestros anunciantes estás ayudando a Misioneros Digitales

 

Llegar a la vida eterna.

1) ¿Qué debo hacer?: La fe no se reduce a la moral, pero la moral es parte de la fe. Es verdad que es dificilísimo cumplir los mandamientos. Dios la tenía reclara cuando nos dio las consignas de la vida, son las flechitas indicadoras. Es un primer paso, saber que lo que haces es para tener la vida eterna y comenzar a vivir en paz. ¿Vos tenés paz? Hacé un análisis de tu vida desde los diez mandamientos, viene bien limpiar la chimenea de tu alma y de la mía.

2) Renunciar: Luego de analizar tu vida desde lo moral, viene otro tipo de análisis: el ser desprendido. Me viene a la cabeza el Loco de Asís y cuando decía «uno cuando más tiene, más esclavo de ello es”; y es verdad, conozco a varios que viven más para pagar la casa de vacaciones, que disfrutar de la casa de vacaciones. ¿Para qué querés tener tanto, si luego no disfrutas de la vida?

3)La tristeza: Es cuando no podés soltar, cuando ves que no podés tenerlo todo y encima debes asumir que para volar alto debes quitarte pesos. Hoy, yo no sé qué es lo que tenés que renunciar, pero si sé que vos y yo, a algo tenemos que renunciar. A lucharla porque hasta el cielo no paramos.

Sin tu ayuda no podemos continuar y esta página
tendrá que cerrar muy pronto.
Ayúdanos a mantener  el proyecto de Misioneros Digitales vivo

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

 

Clic para descargar el audio

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: