Inicio Meditación Diaria Mateo 19,3-12

Mateo 19,3-12

por Pbro. Luis A. Zazano
El bien de amar.

Evangelio según San Mateo 19,3-12.

Se acercaron a él algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le dijeron: «¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?».
El respondió: «¿No han leído ustedes que el Creador, desde el principio, los hizo varón y mujer;
y que dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos no serán sino una sola carne?
De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido».
Le replicaron: «Entonces, ¿por qué Moisés prescribió entregar una declaración de divorcio cuando uno se separa?».
El les dijo: «Moisés les permitió divorciarse de su mujer, debido a la dureza del corazón de ustedes, pero al principio no era así.
Por lo tanto, yo les digo: El que se divorcia de su mujer, a no ser en caso de unión ilegal, y se casa con otra, comete adulterio».
Los discípulos le dijeron: «Si esta es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse».
Y él les respondió: «No todos entienden este lenguaje, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.
En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

El bien de amar.

1) ¿Cualquier motivo?: Es la visión machista pero también utilitarista de la persona. En esto caen el hombre y la mujer muchas veces. Cuando confundimos amor con atracción, que hasta incluso si no tenés ordenada tu parte afectiva, te puede llevar a un estado de obsesión. Cuando se cae en ese utilitarismo afectivo, la persona se convierte en algo descartable o como un peluche; en donde lo busco o la busco para que sólo me de afecto o cariño. En esto, pensá si la persona que te atrae, esa persona que te mueve, preguntate ¿qué aporta ella o él a mi vida? Si solo se reduce a una cuestión sensible y de besitos y abrazos creo que la terminas pifiando. Pensá que la otra persona tiene una historia y una vida, no podés usarla y luego tirarla, es tarea tuya y mía respetar y aportar en la vida del que tengo frente a mí.

2) Una sola carne: Cuando uno ama, se plenifica con el otro, acepta un caminar junto a aquella persona, que va más allá de que le haga bien. Es la construcción de sueños y proyectos juntos. Son distintos, ¡sí! Pero se complementan, porque ambos quieren lo mejor de ambos; sin que el otro sea lo que yo quiero que sea, sino aceptando cómo es. Por supuesto que en ambos implica renuncia porque para ganar hay que perder.

3) Dureza: El querer tenerlo todo nos da vuelta a todos y eso nos lleva a olvidarnos que el caminar es junto al otro. Nuestra vida está marcada por muchas cosas, pero no puedo privar la felicidad de nadie. El jugarse por amor es eso, jugársela y es caminar junto a quien elijo como compañero de mi vida, porque esa persona me hace ser feliz.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: