Inicio La Voz del Pastor Agradecidos con el Señor

Agradecidos con el Señor

por Card. Rubén Salazar Gómez
agradecidos con el senor

El Señor hoy nos muestra un aspecto fundamental que tiene que tener nuestra fe, la gratitud, la acción de gracias, escuchemos con atención:

Evangelio según San Lucas 17, 11- 19

Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasó por la frontera entre  Samaría y Galilea. 
Y al entrar a una población, le salieron al  encuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia y empezaron  a gritar:
 «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros»
Cuando Jesús los vio, les dijo: «Vayan a presentarse a los sacerdotes.»   Y al ir a presentarse, quedaron libres de la lepra. Uno de ellos, al  ver que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes voces y  se postró a los pies de Jesús dándole gracias.
Era un samaritano.
Jesús preguntó: «¿Y no quedaron los diez libres de su enfermedad? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No hubo sino este extranjero  que volviera a dar gloria a Dios?» 
Entonces le dijo: «Levántate y vete. Tu fe te devolvió la salud.»

Transcripción de La Voz del Pastor del 13 de octubre de 2019

Es un episodio también muy conocido por  nosotros el episodio de los leprosos, que salen al encuentro del señor Jesucristo para pedirle que los cure, y el Señor los cure, porque el Señor pasó haciendo el bien, el Señor paso liberando al oprimido, y por eso la lepra que es una imagen clara del pecado, es liberación del pecado y de la muerte.

¿ Pero qué pasa? cuando quedan sanos estos leprosos, ninguno se acuerda de dar gracias, menos uno, y nos dice el texto que es un samaritano nosotros sabemos que los samaritanos eran enemigos de los judíos, los judíos consideraban a los samaritanos como sus enemigos usurpadores de un territorio, parte de su territorio, los consideraban paganos los consideraban por lo tanto gente despreciable, y sin embargo es él el que vuelve a darle las gracias al Señor.

 ¿Qué significa esto? hay un aspecto en nuestra vida que es también fundamental para nuestra fe, y es el saber dar gracias al Señor por todo lo que tenemos, por todo lo que podemos, por todo lo que somos, todo lo hemos recibido del Señor, todo lo hemos recibido, alguno de ustedes dirá pero no o si yo me conseguí tal cosa, y yo me conseguí tal otra, yo fui el que estudie, yo fui el que me conseguí una profesión, yo fui el que me conseguí el empleo, sí, pero todas las capacidades que tuviste para hacer esto te las dio el Señor, todo lo hemos recibido del Señor ,y permanentemente cada minuto de nuestra existencia es un don del Señor, cada minuto de nuestra vida es una gracia del cielo, cada minuto, cada minuto, cada minuto incluso cuando pasamos por circunstancias duras, difíciles, incluso cuando lloramos cuando sufrimos cuando estamos en el dolor y en la angustia, es un don del Señor, y tenemos que darle gracias al Señor la actitud, de la gratitud, es fundamental en nuestra vida nosotros vivimos en un mundo en que se ha perdido ese sentido de la gratitud, nadie le da gracias a nadie por ningún favor, es triste pero realmente hoy nadie da gracias parece ser que todo el mundo tiene derecho a que todo el mundo le sirva y no tiene ninguna gratitud con nadie, la realidad es que una dimensión fundamental de esa capacidad de amor que es la que hace fundamentalmente feliz al ser humano, es la gratitud, es reconocer lo que recibe, es tener una actitud humilde, sencilla, de apertura, de receptividad frente a los demás y por lo tanto reconocer todo el bien que recibe de los demás, y una manera especialísima todo el bien que recibimos de Dios la gratitud con el Señor ,la acción de gracias al Señor ahora hay una acción de gracias que es esencial y fundamental es la Eucaristía, la palabra eucaristía es una palabra griega que significa precisamente es acción de gracias, cuando nosotros nos reunimos para celebrar la santa misa, cuando nosotros nos reunimos para la Eucaristía, estamos dando gracias al Señor, estamos reconociendo que de él hemos recibido todo lo que somos, lo que podemos, lo que tenemos, que él nos ha amado hasta el extremo de darnos a su hijo Jesucristo para liberarnos del pecado y de la muerte, que de él hemos recibido absolutamente todo, y que vamos caminando hacia él hacia, el encuentro definitivo con él más allá de nuestra muerte, por eso le damos gracias, y nos unimos todos como Iglesia, para darle gracias, por eso la Eucaristía es un acto fundamental en nuestra vida de discípulos misioneros del Señor, porque es el momento en que como Iglesia todos juntos damos gracias al Señor, levantamos esa acción de gracias desde lo más profundo de nuestro corazón, para reconocer que Dios es Dios que Dios, nos ama y que vamos hacia el que bueno que nuestra existencia se llenará plenamente de esa acción de gracias, y pudiéramos por lo tanto vivir siempre dando gracias al Señor por todo, por la salud y la enfermedad, por el bienestar y cuando no estamos también, cuando tenemos muchas cosas y cuando no las tenemos, siempre gracias al Señor. 

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y permanezca para siempre. Amén.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: