Inicio Bitácora del Peregrino Nuestra Señora del Rosario – Cafayate – Salta – Argentina

Nuestra Señora del Rosario – Cafayate – Salta – Argentina

por Horacio Espinosa
CARATULA

El nombre oficial es Nuestra Señora del Rosario, pero casi nadie la conoce así, todos la llaman “La Sentadita”, es la madre y patrona de la Prelatura de Cafayate en el Valle Calchaquí. 

Los fieles veneran la imagen que posee una historia de más de doscientos cincuenta años.

Historia

La historia de “la Sentadita” remite a los primeros misioneros que fundaron la “Doctrina del Rosario Calchaquí”, que dio origen al pueblo de Cafayate. Ellos trajeron la cabeza y las manos de la imagen, desde el Alto Perú, y un artesano local modeló el cuerpo.

La imagen fue modelada de forma sentada y colocada en una silla rústica para que pudiera ser trasladada con facilidad por todo el Valle Calchaquí.

Entre 1740 y 1743 se construye la primera capilla al pie del cerro San Isidro y en 1819 se inaugura una nueva capilla en centro de la plaza del actual pueblo de Cafayate. La primera partida de bautismo que aparece en los libros parroquiales es de diciembre de 1839. 

En 1863 se crea definitivamente la Parroquia.

En 1890 el cura párroco Julián Toscano, envió un telegrama al prestigioso arquitecto  Pedro Coll, de origen catalán, para comunicarle el inicio de una nueva iglesia en la localidad de  Cafayate, que empezaba a despuntar como ciudad pujante en todo el Valle Calchaquí.

Sobre terrenos donados para la construcción de una capilla, que albergara a la virgen, comenzó la edificación.

Hubo dos motivos para su construcción. Por una parte el anterior templo se encontraba en estado despreciable y en ruinas; y por otra parte, su ubicación en la actual Plaza 20 de febrero, dificultaba el trazado de la nueva ciudad de Cafayate, que había sido elevada al rango de departamento en 1863.

El padre Toscano, con gran visión de futuro emprende la magna obra de un nuevo templo que llegaría a ser la Iglesia Catedral de la Prelatura de Cafayate, creada por el Papa Pablo VI en 1.969 y entregada a los Agustinos de la ‘provincia de España’.

La construcción duró cinco años. Con las numerosas limosnas y donativos que la Virgen del Rosario recaudó, Monseñor Julián Toscano, construyó el actual templo y fue consagrada el 04 de enero de 1895, por el Excmo. Obispo de Salta, Monseñor Pablo Padilla y Bárcena.

Nuestra Señora del Rosario se convirtió en la patrona de los campos y las viñas, de los trabajadores agrícolas, y de los viticultores.

Fue coronada canónicamente, constituyéndose en reina de las personas que viven en tierra calchaquí.

El Papa Pablo VI, al crearse la Prelatura de Cafayate, la nombró patrona de sus gentes y sus tierras.

Descripción

El templo es mezcla de diversos estilos arquitectónicos, como era la moda cuando se edificó. Así en él se aprecian estilos coloniales, renacentistas e incluso árabes, conociéndose este estilo como post-colonial con influencia de la arquitectura italianizante, propia del período 1890/1900 en Cafayate.

Su arquitecto fue el catalán Pedro Coll, quien desarrollo en  45 m de largo y 21 de ancho  cinco naves y un pequeño crucero con bóvedas son de arista,  lunetos en  las centrales; y de cañón, con arcos fajones en las laterales.

Posee una fachada planista que junto al marco que le dan sus dos imponentes y atractivas torres laterales, el gran atrio le dan un carácter esbelto a la catedral.

En el atrio se presentan  tres puertas en planta baja y otros tantos rosetones más arribas en ambos casos, el elemento central es un poco más grande que los laterales. Las torres de 18 metros de altura, tienen tres cuerpos superpuestos –el último es campanario-, coronado por cúpulas que descansan sobre tambores de mucha altura. 

Ingresando al interior se ven las de cinco naves que posee siendo una de las  pocas de  América Latina formadas por cinco tramos del ancho usando el  total de la fachada. Son muy parecidas en sus dimensiones, excepto la central que es levemente más ancha. 

La cubierta descansa sobre 26 pilares de mampostería bastante  próximos entre sí, lo que unido a que la única iluminación proviene desde la fachada y de las paredes laterales, hace que este interior, tan ancho cobre un aire de mezquita.

El Altar Mayor no es precisamente el más logrado de los 7 altares que adornan el interior de la Iglesia Catedral, pero es un esbelto templete de estilo renacentista, construido minuciosamente con materiales de mampostería.

El centro está destinado para la Patrona de la Iglesia, Nuestra Señora del Rosario; en la parte derecha está el altar de la Virgen del Carmen, acompañada de San Roque de Montpellier y San Judas Tadeo; la imagen de la Virgen es muy antigua y traídas del Alto Perú, su cabeza y las manos; el resto es una armadura de madera para vestir. Las otras dos son imágenes modernas; el costado izquierdo está dedicado a la Virgen de la Medalla Milagrosa, juntamente con la de San José.

Debemos destacar que los quince cuadros de madera policromada representan los misterios del rosario y bordean el altar de la Virgen del Rosario de Pompeya, acompañada de Santo Domingo de Guzmán y Santa Catalina de Siena, cuyas molduras están enchapadas con láminas de oro.

Con el mismo estilo neogótico y similar al de enfrente, tenemos el altar dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, una gran talla importada de Italia. En la base está colocado el Sagrario,  de madera dorada y sobre él una pequeña talla de Jesucristo Crucificado; está hecho de madera tallada, con policromía originaria, ojos de vidrio, espejos, cuero, nácar, mide 57 cm.

Y es de reconocida belleza; la sangre brota a borbotones de la llaga del costado izquierdo, de las rodillas, del cuello y de la otra llaga del costado derecho.

 Acompañan en el altar, visiblemente recargado, las imágenes de San Antonio de Padua, Santa Margarita María Alacoque, Santa Teresita del Niño Jesús y San Ignacio de Loyola; todas ellas de características modernas.

El último de los altares es de estructura moderna, sencilla, pequeña réplica de la Basílica de Fátima, para guardar a la Virgen del mismo nombre.

Tiene una gran importancia la imagen de Cristo Yacente, guardada celosamente en la parte inferior del altar. Es articulada en los hombros, lo que posibilita la ceremonia del descendimiento en la noche del viernes santo, ceremonia muy típica de Cafayate.

La visita

Tuvimos la suerte de visitar la ciudad de Cafayate en dos oportunidades, y en ambas ocasiones disfrutamos de la celebración de la Santa Misa en este templo.

Como siempre, y creo que por la cantidad de actividades y grupos que tienen en el templo el mismo estaba colmado de personas. Solo para mencionar algunos de los grupos están: La Legión de María, Movimiento de Cursillos, Movimiento Familiar Cristiano, Caritas, etc.

Si bien la ciudad de Cafayate no es tan grande, este templo posee unos 13.000 habitantes distribuidos en 2400 km2 

El templo es muy acogedor, y la gente es muy respetuosa y receptiva de los que no somos lugareños. 

Nuestra segunda visita incluyo una misa de niños, donde pequeños de aproximadamente 10 a 12 años guiaban la misa.

La fiesta de “La Sentadita” es una gran fiesta comunitaria. Comienza con el rezo del Santo Rosario, luego se recibe a los peregrinos y la Misa es alrededor de las 11.00 hs.

Luego de la misma comienza una peregrinación de La Sentadita hasta una de las capillas. Por la tarde comienza la peregrinación de regreso a la Catedral, donde nuevamente se celebra otra misa, muchas veces celebrada por el Arzobispo de Salta.

Luego de la Santa Misa hay un desfile de carrozas, maquinarias agrícolas, trabajadores del agro, etc por alrededor de la plaza. Al finalizar el desfile llega uno de los momentos más emotivos de la fiesta, que es la despedida de La Sentadita y su entronación.

Tips de Viajero

  • Dirección: Calle Ntra Señora Del Rosario 132, Cafayate A4427AZD Argentina
  • Telefono de contacto +54 3868 42-1470
  • Horario de Misas: 
    • Lunes a Sábados 08:00 y 20:00.
    • Domingos 08:00 – 10:30 – 20:00 hs
  • Si llegan hasta Cafayate no dejen de recorrer sus bodegas y disfrutar sus vinos.
  • Cachi es un pueblo muy lindo, no muy lejano a esta ciudad pero de difícil acceso.
  • La Quebrada de las Conchas es el camino ideal para llegar a la ciudad de Salta.
  • Si llegan desde el sur, Tafi Viejo en Tucuman es un lugar para disfrutar

Fuente: Archivos del Arzobispado de Salta

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: