Inicio Espiritualidad Cristo buen pastor

Cristo buen pastor

por Leidy M. Pastrana Z.
buen-pastor

“Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas”

Hola, cordial y bendecido saludo para todos, estamos en el mes de mayo, mes de la Santísima Virgen María, en el que festejamos la fiesta de la madre, además en este mes, este año se celebra el centenario de la virgen María en su advocación de la virgen de Fátima, pero también se celebra a Cristo Buen Pastor, valga la oportunidad para saludar, felicitar y agradecer a todos los sacerdotes quienes obran a ejemplo de Cristo buen pastor. Oremos por ellos para que fortalecidos en su fe, continúen asiduamente en su misión pastoral; pero no solamente los sacerdotes son pastores, el Evangelio según San Juan 10,11-18 dice “yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” , este es un aspecto importante y característico del buen pastor, en este sentido un padre, una madre de familia también son ejemplo de ser buenos pastores, pues son el timón del hogar, quienes asumen la responsabilidad y compromiso de orientar a sus hijos por el camino del bien, y sin duda alguna me atrevo a decir que darían hasta su vida por el bienestar de los suyos; de igual forma un docente que tiene a su cargo muchos niños y /o jóvenes, con quienes ha desarrollado vínculos afectivos a pesar de no haber vínculos sanguíneos, sin embargo educan, forman no solo en la academia sino también en valores y principios para hacer de ellos ciudadanos de bien.

Los educadores sacrifican tiempo libre, familia y hasta su salud por la calidad de su labor formadora de estudiantes, en tal sentido, un educador es “un padre de hijos ajenos”.  En general, toda persona que sea líder, que trabaje con y por las comunidades debe ser un buen pastor, pues como un capitán de barco, guía con su timón por buenos rumbos a su gente, y en caso de tormenta, de adversidad es el último en abandonar el barco, así mismo debemos actuar los que trabajemos con comunidades.

Otro aspecto importante del Evangelio de San Juan: “yo soy el buen pastor, conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen a mí”.  Debemos ser ejemplo en nuestro actuar, estamos llamados a ser buenos pastores a ejemplo de Cristo y las personas que tengamos a cargo nuestro, las que convivan con nosotros o incluso personas ajenas a nosotros verán el reflejo de Cristo en nosotros, nos seguirán y reconocerán siempre, y estamos en el deber de reconocer a los nuestros con sus defectos y virtudes para poderlos orientar siempre por el buen camino buscando alcanzar el reino de Dios.

Al respecto del Evangelio de San Juan sobre el buen pastor, el papa Francisco afirmó: “ todos nosotros somos el rebaño que conoce la voz del pastor y se deja conducir por Él. Sí porque Jesús, es el pastor bueno y la puerta de las ovejas, es un jefe cuya autoridad se expresa en el servicio, un jefe que para gobernar da la vida y no pide a los demás que la sacrifiquen. De manera que podamos fiarnos de un jefe así, Cristo, que representa una presencia amiga, fuerte y dulce y que al mismo tiempo nos protege, consuela y cura”. Esto lo afirmó el sumo pontífice en el marco de la jornada mundial de oración por las vocaciones.

Amigos, estamos llamados a ser imitadores de Cristo buen pastor en nuestro actuar, teniendo en cuenta que siempre nos debemos dejar orientar por Dios ya que nadie puede ser pastor sin haber sido pastoreado por Dios. En este orden de ideas, surge la necesidad de preguntarnos si estamos siendo buenos pastores en nuestra cotidianidad, replantear nuestro esquema de vida, orar para que podamos hacer acción pastoral desde nuestras diversas ocupaciones y para que a su vez aumente el número de vocaciones religiosas y de laicos comprometidos, así como también oremos por nuestros sacerdotes para que continúen fortalecidos en su hermosa misión.

 BENDICIONES!!!

 

 

Tu Colaboración es importante para ayudarnos a mantener esta página
¡
Que Dios te bendiga!  

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: