Inicio Opinión La importancia del Tiempo Ordinario

La importancia del Tiempo Ordinario

por Leidy M. Pastrana Z.
tiempo-ordinario

“Este tiempo, el tiempo ordinario se convierte así en un gimnasio auténtico para encontrar a Dios en los acontecimientos diarios” Padre Antonio Rivero

Cordial y bendecido saludo, amigos nos encontramos caminando por el tiempo ordinario, pero que entendemos nosotros por ordinario y cuál es el verdadero significado de este tiempo litúrgico? Para nosotros lo ordinario es lo común, lo tosco, lo normal, algo sin mayor trascendencia ni relevancia, sin embargo si hablamos del tiempo litúrgico nada puede estar más lejos de su real significado  pues “ordinario no significa de poca importancia, insulso. Sencillamente, con este nombre se le quiere distinguir de los “ tiempos fuertes” que son el ciclo de pascua y el de Navidad con su preparación y su prolongación.

Es el tiempo más antiguo de la organización del año cristiano. Y además, ocupa la mayor parte del año: 33 o 34 semanas, de las 52 que hay”  tomado de www.catholic.net en el artículo CELEBREMOS EL TIEMPO ORDINARIO.

Hermanos, en el tiempo ordinario podemos identificar a Cristo y sus vivencias buscando siempre cumplir la voluntad del padre, vemos el crecimiento de Cristo como hombre y espiritualmente conviviendo en comunidad, así mismo nosotros debemos procurar por madurar y crecer en nuestra fe a imitación de nuestro señor Jesús, luchando por cumplir la santísima voluntad de Dios. Soy consciente que es una ardua misión y que debemos esforzarnos por hacer cambios radicales en nuestra vida, en este sentido el padre Antonio Rivero propone que “el tiempo ordinario se  convierte así en un gimnasio auténtico para encontrar a Dios en los acontecimientos diarios ya que debemos ejercitarnos en virtudes, crecer en santidad… y todo se convierte en tiempo de salvación en tiempo de gracia de Dios.

Este tiempo ordinario se divide como en dos tandas, una primera desde después de la Epifanía y el bautismo del señor hasta el comienzo de la cuaresma. Y la segunda, desde después de pentecostés hasta el adviento”

Hermanos, el tiempo ordinario es tiempo de gracia y salvación, pidámosle a Dios que nos haga crecer en nuestra fe que nos ayude a vivir en santidad y que podamos cumplir su santa voluntad.

BENDICIONES!

 

Sin tu ayuda esta página tendrá que cerrar pronto
Ayudanos a  mantener el proyecto de Misioneros Digitales ¡Vivo!

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

 

 

Clic para descargar el audio

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: