Inicio Meditación Diaria Mateo 11,2-11

Mateo 11,2-11

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo-11,2-11

Evangelio según San Mateo 11,2-11.

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle:
«¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?».
Jesús les respondió: «Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven:
los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres.
¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!».
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: «¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento?
¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes.
¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta.
El es aquel de quien está escrito: Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino.
Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.

Último Webinar del año. Dictado por el P. Luis Zazano. ¡Inscríbete!

Domingo de Alegría

1) Obras del Mesías: Qué lindo que la gente nos reconozca y nos busque por nuestras obras y no por nuestro hablar. Hay veces que somos un poco fanfarrones y nos gusta andar contando todo lo que hacemos. ¡No es necesario! Uno debe tirar semillas en este mundo para que otros disfruten de la sombra de ese árbol que hemos sembrado. Vos tenés que seguir y hacer el bien. El tiempo te lo irá agradeciendo día a día.

2) Anunciar: Lo que manda Jesús a decir es que vino a curar y a traer esperanza. Hoy vos y yo somos esos. Con tu vida cotidiana estamos llamados a curar, resucitar y dar esperanza. Cuánta esperanza das cuando te la jugás por tus hijos, cuánta esperanza das cuando te sentás en la mesa y dejas el celu para compartir con tu papá o tu mamá. Cuánta esperanza das cuando la invitas a salir a comer a tu esposa y le dedicas ese tiempo como en la época de noviazgo. Cuánto curas y sanas cuando en tu día pudiste ayudar a alguien.

3) Mensajero: Somos mensajeros de Dios y estamos llamados a anunciar la alegría. ¡CRISTO VIENE! y quiere estar siempre con nosotros. No pierdas la alegría, no dejes que la chispa de Dios que inicia se pierda por la tristeza. Seguí adelante que, con una persona alegre como, vos lograremos cambiar este mundo. #caminoabelen.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Patricia Martínez López diciembre 15, 2019 - 7:38 am

Gracias Padre Luis, Dios Padre Celestial lo Bendiga y la Virgen María lo acompañe!!! Excelente charla dió en Mendoza, gracias por explicarnos de una manera actual, para que podamos entender. Con Respeto, abrazos mendocicnos

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: