Inicio Bitácora del Peregrino Tres Advocaciones Marianas Centenarias

Tres Advocaciones Marianas Centenarias

por Miguel Cabrera

Argentina posee un sinnúmero de festividades Marianas que convocan, año a año, a millones de fieles. En esta nota nos detendremos a contar los testimonios de tres de ellas que, sin duda, son las más convocantes de ese país.

Nuestra Señora del Valle


La cronología de la Virgen del Valle comienza entre 1616 y 1620 (no hay un registro que pueda atestiguar fecha exacta) con el hallazgo de la imagen de Nuestra Señora de la Limpia y Pura Concepción en una cueva sobre las estribaciones de uno de los cerros que rodean a la capital de la provincia de Catamarca, en el Norte Argentino. Unas nativas, que vivían con un encomendero español, le rendían culto en ese lugar. El español comprobó lo milagroso de la imagen cuando tras su súplica un campo de algodón que ardía dejó de hacerlo. De allí en más son millones los favores otorgados por Nuestra Señora del Valle, los que se pueden comprobar en los exvotos que se observan en su Santuario.
La imagen es un conjunto formado de tres piezas: un pedestal de 24 centímetros de alto, una peana de 10, y la imagen de 42 centímetros desde la cabeza hasta los pies. El pueblo de Catamarca siente un amor correspondido por su Virgen, por lo que la alaba dos veces al año. En otoño, más precisamente el segundo domingo después de Pascuas. La otra el 8 de diciembre en coincidencia con la festividad de la Inmaculada Concepción de María. Cada una de esas celebraciones tiene particularidades. En otoño, por ejemplo, se realiza una emotiva peregrinación a caballo con gauchos que llegan a la capital catamarqueña luego de recorrer cientos de kilómetros. Y en diciembre la romería colma las calles del casco histórico de la capital.


Nuestra Señora de Luján, Patrona de Argentina


La imagen de la Virgen de Luján (también bajo el misterio de la Inmaculada Concepción) fue realizada en Brasil. En 1630, camino a su destino final en la provincia de Santiago del Estero, la carreta con bueyes que la transportaba se detuvo en un paraje de la provincia de Buenos Aires y no hubo forma de hacerla avanzar. Al bajar la imagen del carromato la caravana pudo ponerse en marcha. Quedó entonces allí, al cuidado de un esclavo africano quien estuvo junto a ella 40 años.
La imagen es sencilla, realizada en arcilla cocida y mide apenas 38 centímetros de altura. Sus pies descansan sobre unas nubes desde las cuales emerge la tradicional medialuna de la Virgen Inmaculada y, como jugueteando entre ellas, cuatro graciosos querubines. Si bien su Santuario es visitado por millones de personas al año, posee dos fechas importantes para quien hace turismo religioso en Argentina. El 8 de mayo, fiesta de su coronación. Y en el mes de octubre cuando se realiza una peregrinación desde la Ciudad de Buenos Aires distante a 59 kilómetros de la localidad de Luján, donde está su imagen.


Nuestra Señora de Itatí


Según la tradición a Nuestra Señora de Itatí la hallaron, cerca del 1589, nativos sobre una piedra en el río Paraná (Itatí en guaraní significa “punta de piedra”), a pocos kilómetros de la Reducción Franciscana de Yaguarí en la provincia de Corrientes, en el Litoral Argentino. La imagen estaba envuelta en una luz blanca tan brillante que dañaba los ojos. Los originarios la entregaron a los franciscanos, ellos la dejaron en la capilla. Sin embargo, al día siguiente la estatua desapareció y la volvieron a encontrar en el río. Eso ocurrió dos veces más, prueba ineludible de que María quería quedarse allí. Siguiendo sus deseos se construyó a la vera del Paraná una capilla.
La imagen de la Virgen de Itatí mide 126 centímetros y está realizada en madera de timbó, un árbol que crece en la zona, su rostro es de nogal. En la Semana Santa de 1624 el párroco Fray Luis de Gamarra informa a su superior que “se produjo un magnífico cambio en el rostro de la Virgen de Itatí y estaba tan hermosa que nunca la había visto así”. El 16 de julio de cada año se celebra el día de su coronación y se considera uno de los festejos con mayor devoción que despierta en todo el litoral de Argentina y de los países limítrofes.

Turismo religioso
Turismo – viajes

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: