Inicio Meditación Diaria Lucas 6, 6-11

Lucas 6, 6-11

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas 6, 6-11

Evangelio según San Lucas 6,6-11.

Otro sábado, entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada.
Los escribas y los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si curaba en sábado, porque querían encontrar algo de qué acusarlo.
Pero Jesús, conociendo sus intenciones, dijo al hombre que tenía la mano paralizada: «Levántate y quédate de pie delante de todos». El se levantó y permaneció de pie.
Luego les dijo: «Yo les pregunto: ¿Está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?».
Y dirigiendo una mirada a todos, dijo al hombre: «Extiende tu mano». El la extendió y su mano quedó curada.
Pero ellos se enfurecieron, y deliberaban entre sí para ver qué podían hacer contra Jesús.

 

 

 Paralizado.

1. La mano paralizada: al estar así no es independiente, es una persona dependiente de los demás y por ende no hace las cosas por si mismo. Vos no seas de manos paralizadas, vos tenes decisión, no hagas que otros  tomen decisiones que tenes  que tomar vos. Vos tenes que hacer cosas en este mundo, pedile a Dios que te cure de esa parálisis que no te deja ser lo que vos sos. 

2. Juzgar: hoy Jesus nos da el ejemplo que hay que hacer las cosas por el bien de los demás y no por el quedar bien con los demás. Siempre cuando hagas cosas por los otros habrá alguien que te critique o ridiculice, recorda que haces las cosas por y para Dios. Hay mucha gente paralizada, liberala. Porque vos fuiste uno de ellos.

3. Curar: a eso vos y yo estamos llamados, a curar y aliviar la vida de los otros, a ello estamos destinados. Hoy fíjate quien esta paralizado y cura con tu oración, con la cercanía y con tu propia mano.

 

 

 

Clic para descargar el audio

 

 

 

 

Tu Colaboración es importante para ayudarnos a mantener esta página

¡Que Dios te bendiga!  

Misioneros Digitales Donaciones

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: