Inicio Espiritualidad EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

por Fr. Rick Martignetti
poder-espiritu-santo

Dios nos invita a una relación íntima con Su Espíritu, incluso a enamorarnos de Su Espíritu Santo

Puede ser que varios de ustedes conozcan a una pareja como mis amigos Rose y Tony, una pareja que se ríe mucho, que se ama y se sirven uno al otro, es decir que viven el uno para el otro. Después de 48 años de matrimonio, Rose y Tony se conocen tan bien, a menudo ni siquiera necesitan hablar. Con una mirada uno sabe lo que el otro está pensando, o lo que el otro necesita. Me gusta estar con ellos. Su vínculo ha crecido a lo largo de los años y la gente a su alrededor lo siente.

Estamos invitados a tener una relación con el Espíritu Santo que se parece mucho a la que comparten Rose y Tony. El llamado es para que pasemos tanto tiempo escuchando al Espíritu Santo de Dios que lleguemos a conocerlo íntimamente, que sepamos que es lo que desea y espera. Dios nos invita a una relación íntima con Su Espíritu, incluso a enamorarnos de Su Espíritu Santo, pero es difícil ya que no lo podemos ver, ni mirarlo a los ojos como Tony puede hacer con su esposa Rose.

Cuando una relación es buena, hay comunicación. Las personas que se aman se comunican. Se consultan entre ellos, se escuchan el uno al otro, pasan tiempo juntos a solas. ¿Alguna vez te has dado cuenta de que algunas parejas después de muchos años incluso pueden empezar a sonar parecidos o a parecerse entre sí? Nuestra relación con el Espíritu Santo debería ser la misma.

Pero, ¿cómo nos enamoramos y crecemos para parecernos a alguien que no podemos ver?. Cuando no puedes ver algo, a menudo necesitas una imagen, un símbolo o una representación de lo que es.  Me gustaría compartir cinco imágenes del Espíritu Santo que encontramos en la Sagrada Escritura que pueden ayudarnos a conocerlo y amarlo. Todas estas imágenes capturan algo sobre el Espíritu Santo, pero ninguna lo captura todo o lo dice todo. Revelan algo, enseñan algo sobre nuestra relación con el Espíritu Santo y Su poder y nos invitan a una reflexión más profunda.

La primera imagen es AGUA.

El Espíritu viene sobre las aguas. En Juan 3: 5, aprendemos que debemos nacer de nuevo del agua y del Espíritu. Juan 7:38 dice: «De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva”.  Isaías 55 dice: «Todos los sedientos acuden al agua …» Vengan y beban del Espíritu de Dios. En la Biblia, el agua a menudo es una especie de vehículo para el Espíritu de Dios. Hay muchas cosas que el agua puede decirnos sobre el Espíritu Santo. El agua es una fuente de limpieza y frescura. Sacia nuestra sed, nos refresca y también nos forma.

El Padre Miguel me trajo un regalo de su visita a Tierra Santa. Era una piedra del fondo del mar de Galilea. Era plana y muy suave. Solía buscar piedras como esta cuando era joven para tirarlas sobre la superficie del agua. Se han suavizado por miles de años de inmersión en agua.

Cuando una piedra es lisa y suave, puedes apilar una sobre la otra e incluso construir algo, como una iglesia, como lo hizo San Francisco. Si permanecemos inmersos en el agua lo que es el Espíritu de Dios, agarramos una forma. A medida que el Espíritu nos moldea, los bordes ásperos de nuestra débil fe se desgastan, y nos volvemos más como Jesucristo, más capaces de apoyarnos en la fe de los demás como una piedra puede apilarse sobre otra. Dios puede construir encima nuestro dejando que otros descansen sobre nosotros, mientras compartimos la fe unos con otros.

En la naturaleza, ves a los animales construyendo sus hogares. Cavan un hoyo, traen heno a la esquina de una cueva, recogen ramitas para hacer el nido. Forman el lugar donde habitarán. Lo mismo hace el deseo del Espíritu Santo de dar forma al lugar donde queremos habitar. Él modela nuestros corazones. El Espíritu Santo es como un poderoso torrente de agua que suaviza nuestras vidas para que pueda descansar en nosotros. Él prepara un lugar, se muda y reside en nuestros corazones. Nos convertimos en piedras lisas, redondeadas, capaces de sostener otras piedras o incluso de volar sobre el agua si Dios lo quiere.

Todos hemos visto el poder del agua. Un fuerte aguacero puede arrasar las casas. El agua puede mover montañas, remodelar rocas y crear deslizamientos de tierra. Reforma y cambia el paisaje. El agua del Espíritu de Dios mueve y cambia el corazón de quien ora y le da la bienvenida. Como una ráfaga de agua fría cuando tenemos sueño, el Espíritu puede despertarnos y ponernos en movimiento cuando le rezamos a Él y lo invitamos a remodelar nuestros corazones.

La segunda imagen del Espíritu Santo en la Biblia es FUEGO.

En Malaquías 3, escuchamos que el Espíritu del Señor purificará a su pueblo, al igual que la plata es refinada y purificada cuando es colocada por la llama, en un fuego que es cálido y brillante. El fuego puede ayudarnos a ver cuando se ilumina una habitación y nos mantendrá calientes. Puede ser un símbolo de la pasión, de los fuertes sentimientos que a veces arden dentro de nosotros.

El Espíritu dentro de nosotros es una luz guía y un fuego apasionado que se puede propagar. Una vez le dijeron a San Francisco: «¡Francisco, apaga esa llama dentro de ti o prenderás fuego al mundo entero!». El Espíritu da luz que está diseñada para expandirse y crecer. Una vela no pierde nada encendiendo otra vela. En cambio, la luz en la habitación se duplica cada vez que se enciende una vela nueva de una vela más vieja. Conozco a un hermano que siempre mantiene la vela encendida en su escritorio para recordarse él mismo de la presencia continua de Dios y el llamado a extender esa llama donde quiera que vaya.

La Santísima Virgen María recibió el fuego divino que vino a través del ángel. Ella era apasionada en su amor por Dios. Su amor la mantuvo viviendo para Jesús, criándolo, enseñándolo, manteniéndose humildemente fuera del centro de atención. El fuego del Espíritu ardió dentro de ella para que ella no pudiera hacer nada más que permanecer junto a su Jesús. El fuego del Espíritu de Dios incluso la mantuvo fiel al pie de la cruz.

La tercera imagen del Espíritu Santo de Dios es la VOZ.

El Espíritu nos llama a la oración. Cuanto más escuchamos en silencio, cuanto más desarrollamos un gusto y aprecio por el silencio, más podemos escuchar la voz de Dios. La voz del Espíritu Santo es a menudo una voz suave y apacible. En el primer libro de Reyes 19:11, el profeta Elías buscaba a Dios en un gran terremoto y en el poder de una tormenta, pero no lo encontró. Finalmente, el Espíritu de Dios vino a Elijah en un susurro, habló profundamente en el silencio del corazón del profeta.

¿Alguna vez has notado cómo puedes gritar y gritar y la gente a menudo simplemente te ignora y te desconecta? Pero si le susurras a alguien: «Tengo un secreto», de repente todo el mundo se tranquiliza, se acerca y quiere escuchar. A veces hay más poder en una voz suave que en un grito. El Espíritu Santo es una voz suave que podemos perder si nuestros corazones y nuestras mentes se llenan con el ruido del mundo, con lo que no es importante.

Tengo una amiga que mantiene la TV encendida «para el ruido». Ella admite tener miedo al silencio, miedo a estar sola y necesita un continuo ruido en su casa. Pero si hacemos eso, perdemos mucho. Debemos calmarnos tanto interior como exteriormente para escuchar la voz suave y sutil de Dios que habla al corazón.

La cuarta imagen para el Espíritu Santo es la PALOMA.

En Asís, Italia, hay una pequeña capilla que San Francisco construyó llamada Porciuncula. Incluso hoy, cuando la gente visita, siempre hay dos palomas que han hecho su nido en manos de Francisco. Me encanta ir allí. Las palomas son hermosas, blancas y unidas. Una paloma siempre sigue a la otra, donde quiera que vaya. La paloma ha sido un símbolo de paz, ya que regresó al arca con la rama de olivo en la historia del Antiguo Testamento y le mostró a Noé que las aguas de la inundación habían disminuido, y que ahora había paz en la tierra.

La paloma era una señal para Noé y también para Juan Bautista, mostrándole que el Reino de los cielos estaba cerca, que Jesús, el Rey de la paz, había entrado en el mundo. El Espíritu Santo dentro de nosotros nos llama a abrazar la paz y a trabajar para alcanzarla.  Ciertamente habría una gran paz en nuestro mundo si todos oraran y se dejaran guiar por el Espíritu Santo. Habría paz si escucháramos las impresiones del Espíritu Santo y perdonáramos a las personas que nos lastiman, si intentáramos una y otra vez extenderles la «rama de olivo de la paz».

Finalmente llegamos a la quinta y última imagen, el VIENTO.

El profeta Ezequiel (37: 9) tuvo una visión de los esqueletos que yacían en el suelo polvoriento y arenoso. Los huesos secos muertos representaban la fe del pueblo de Israel que se había vuelto muerta y seca.  Entonces el Señor le dijo a Ezequiel: «Profetiza en el Espíritu diciendo: Así dice el Señor Dios, ven de los cuatro vientos Oh Espíritu y sopla sobre estos muertos para que vuelvan a la vida». El profetizó mientras era instruido y el Espíritu sopló sobre ellos y los huesos muertos cobraron vida. Los apóstoles también «reviven» en Pentecostés cuando «repentinamente, desde lo alto del cielo, se escuchó un ruido como el fuerte viento que soplaba por toda la casa» (Hechos 2: 2).

El Espíritu Santo es un poderoso viento. Es el aliento de Dios que le dio vida a Adán en el Jardín del Edén. El Espíritu deja que las cosas vivan. La respiración fluye dentro y fuera de nuestros cuerpos todo el día. Transporta oxígeno a nuestro torrente sanguíneo y le da salud a todo el cuerpo.

El viento puede ser bastante poderoso. Algunos lugares experimentarán vientos feroces que rompen ventanas, arrancan árboles y golpean a la gente. El Espíritu Santo es el poder de Dios dado a nosotros quienes creemos. Él tiene el poder de derribar y volar lo que está muerto o de respirar en los pulmones de alguien a quien se le dará nueva vida.

El viento implica movimiento. El viento nunca deja las cosas como antes. Sacude personas y objetos. Mira un árbol y verás que casi nunca está completamente quieto. Las hojas siempre se mueven, las ramas se balancean y se balancean. Mira de cerca y verás los efectos del viento en todas partes a pesar de que el viento en sí, como el Espíritu Santo, es invisible para nuestro ojo.

El Espíritu Santo está siempre trabajando, siempre moviendo corazones, a veces sutilmente, otras veces con fuerza. Como el viento puede mover montañas, el Espíritu puede mover corazones obstinados. Solo el Espíritu Santo puede tomar a alguien perdido en el pecado y en el egoísmo y convertir a esa persona a Dios. Más sorprendente que el viento que afecta las mareas y hace que los poderosos cuerpos de agua se muevan, el Espíritu Santo mueve los corazones una y otra vez y los abre a Dios.

El Espíritu de Dios nos mueve interiormente. Él trata de advertirnos del peligro. El mundo puede llamarlo instinto o intuición o conciencia, pero es realmente el Espíritu de Dios quien vive dentro de nosotros. Como un pájaro o los mástiles de un barco no deben luchar contra el viento, sino usarlo y moverse con él, así también las cosas van mejor para nosotros los creyentes cuando dejamos de luchar contra los impulsos del Espíritu dentro de nosotros llamándonos al bien. El gran y poderoso viento del Espíritu en Pentecostés tomó un grupo de apóstoles asustados y los convirtió en una fuerza de predicación audaz con un poderoso mensaje de amor y salvación.

Entonces, el Espíritu Santo de Dios desea unirse a nosotros en una verdadera relación de amor. Como el Viento, Él quiere ser lo que nos mueve y nos da vida. Más que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecer, estamos llamados a dejar que el Espíritu nos mueva aquí y allá. Él es la Voz que nos aconseja, nos advierte, pero solo si escuchamos en silencio y en oración. El Espíritu es la Paloma que habla de paz y señala el camino de la paz y quiere un compañero para seguir de cerca el camino de la paz. El Espíritu es el Fuego que nos da pasión y poder, la llama dentro de nosotros que nos llama a prender fuego a otros corazones con nuestro amor. El Espíritu es el Agua que nos refresca y refresca y pacientemente trabaja para formarnos y convertirnos de piedras ásperas dentadas, en piedras que pueden volar sobre las aguas o descansar sólidamente como base para cualquier gran estructura que Dios quiera construir.

Necesitamos llamar al Espíritu Santo todos los días.

Necesitamos escuchar en oración silenciosa su voz, y seguir como la paloma nos guía por el camino de la paz y del perdón. Necesitamos dejar que el viento nos conmueva, dejar que el fuego del Espíritu nos apasione, y dejar que el agua que es el Espíritu de Dios vuelva a moldear nuestros corazones para ser cada vez más como el corazón de Jesucristo. ¡Que Dios los llene de paz!.

Traducción: Marielos Gonzalez

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

 

Related Articles

1 comentario

Avatar
MARIA TERESA CRESPO julio 24, 2019 - 9:47 am

Hermosas reflexiones

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: