Inicio Reflexiones La despedida de mi abuelo pocho

La despedida de mi abuelo pocho

por Pbro. Juan Andrés "Gordo" Verde
abuelo-pocho

Esta semana me ha tocado despedir gente muy querida, entre ellos, a mi abuelo Pocho. Y en un momento del velorio, se me vino la historia que me contó mi amiga Elisa, de su hermano Santi de 11 años.
 

 

 

Clic para descargar el audio

Parece que esa vez habían ido a despedir al abuelo de un amiguito de Santi. Para él era todo nuevo: desde la realidad de la despedida física de un ser querido, hasta lo novedoso de las salas velatorias.
Pero hubo algo que atrapó fuertemente su atención: las pantallas con los nombres de los difuntos. No captó muy bien que eran para guiar a los familiares y amigos hacia las salas correspondientes.

Él simplemente se quedó largo rato observando los nombres de esas 3 personas (entre ellos el abuelo de su amigo). De pronto algo cambió … y Santi salió corriendo lleno de entusiasmo hasta su hermana, justo cuando el cortejo se preparaba para salir. “¡Eli! ¡Eli! ¡Tengo algo importante para decirte!” – “No es el momento” le respondió su hermana con mucho cariño. – “Pero es muy importante!” (siguió Santi) “Es para que te quedes tranquila… el abuelo ¡realmente partió para el Cielo!” (dijo susurrando fuerte y muy enérgico). – “Y como sabes eso?” (le preguntó su hermana).

– “Porque yo estaba leyendo la pantalla… y habían tres nombres… hasta que uno se borró y quedaron dos. ¡El que se fue era el nombre del abuelo! ¡ya partió!” (y nadie le sacaba su entusiasmo).
No se dio cuenta, pero las palabras de Santi llegaron a la familia de su amiguito en el momento justo y sin quererlo terminó impregnando de esperanza ese momento tan vacío.

Despedir a un ser querido no es fácil. ¡Y que doloroso cuando se nos va en poco tiempo! Pero creo que todos nacemos con una misión muy especial… y solo partimos cuando la cumplimos. ¡Qué misterio! Hay quienes cumplen su misión en tan poco tiempo… y otros aún luchamos por descubrirla. Hoy te invito a confiar y esperar como Santi: con un corazón de niño… Con la certeza de que aunque no siempre lo entendamos.. ¡nada se le escapa a nuestro Padre del Cielo!
¡Buena Semana! ¡Un fuerte abrazo!

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: