Inicio Bitácora del Peregrino Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

por Horacio Espinosa
Pasillo de las Placas ingresando al Santuario

Nuestro Hotel estaba a escasos 100 metros del ingreso de Rue du Bac 140, es decir la Capilla de la Medalla Milagrosa.

Habiendo vivido en Paris, nunca nos había llamado la atención una pequeña Capilla interior en un barrio muy concurrido, cerca de los Jardines de Luxemburgo y a 10 cuadras de la Gare du Montparnasse, esta estación era una de las posibilidades que tenia para ir a mi trabajo.

Como dije en alguna publicación anterior, solo era cuestión de tener los ojos y oídos abiertos al Señor, y en ese momento parecía que no los teníamos tan abiertos.

Más aún, luego de haber vivido en la Ciudad de Luz, volvimos a ella alguna vez más, pero nunca habíamos reparado en ese lugar.

Parece que fuese hoy mismo que recuerdo esa conversación que tuvimos con esos Ángeles en la tierra que tenemos, esos mismos que nos invitaban a Medjugorje. En un almuerzo de amigos, estábamos conversando de nuestro próximo viaje, y nos preguntan en que Hotel íbamos a parar, cuando les decimos el nombre y la dirección su respuesta, casi con asombro en ese momento fue: “Estarán a metros de la Capilla de la Medalla Milagrosa” (el asombro venia por el hecho de que nosotros hubiésemos elegido ese Hotel tan cerca de esta Iglesia, pero sinceramente no lo sabíamos)

Entonces comenzamos a ver, y si, exactamente nuestro Hotel estaba a escasos 100 metros del ingreso de Rue du Bac 140, es decir la Capilla de la Medalla Milagrosa.

En aquel momento no entendí la importancia de esta casualidad, pero hoy veo que no fue mera suerte, ni menos aun nuestra elección de ese Hotel, más bien comprendo que Maria quería que nos comencemos a acercar a sus Santuarios.

Más tarde me enteraría que la capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa es uno de los mayores centros de peregrinación y de oración donde fieles del mundo entero acuden a pedir la protección de la Virgen María, a pesar de nuestra ignorancia absoluta en el momento.

De a poco fuimos leyendo, y aprendiendo sobre este lugar.

Fue el 28 de Enero de 1830 cuando la hermana Catherine Labouré (quien a la postre se convertirá en Santa Catalina Laboure) vió por primera vez a la Madre.

No voy a ahondar en la aparición ya que no es el motivo de esta sección sino más bien de lo allí vivido.

Al ingresar al predio uno camina por una especie de entrada de garaje, donde sorprenden la cantidad de placas de agradecimiento. estas  me hicieron pensar en que algo grande pasaba allí, recuerden que yo no estaba ni cerca de ser peregrino, con una fe apenas renaciendo en mi interior.

Caminando por ese pasillo uno ve la pared con las placas sobre el lado izquierdo y sobre el derecho algunas puertas cerradas y una abierta que es un local de venta de productos, y recuerdos.

Finalizando el pasillo uno ingresa a la capilla por un costado. La misma es muy acogedora y algo pequeña si la comparamos con otros grandes Santuarios, pero debemos tener en cuenta que era la Capilla interna del Monasterio. Sobre la izquierda del altar esta Santa Catalina Laboure y hay una imagen de la Virgen en el lugar exacto donde ella la vió.

Siendo sincero, les cuento que en ese momento y en ese lugar no sentí nada especial, solo el tiempo me haría dar cuenta de lo que Maria estaba comenzando a hacer en mi.

Nuestra visita al santuario fue corta, el lugar en si es pequeño y prolijo, austero pero muy lindo al mismo tiempo, rezamos y conversamos con Maria para luego irnos.

A la salida pasamos por el local donde adquirimos algunos recuerdos, y al salir, una hermana nos bendijo con una paz y amor que hasta hoy recuerdo.

Así es como Maria nos regala algo en cada visita a cada uno de sus lugares, hasta en este lugar, donde entre como turista pero salí como peregrino.

Tips de Viajero

  • La capilla no es fácil de encontrar porque en su parte exterior no se ve.
  • Si compran medallas afuera hay una hermana que te las bendice, sino, no importa traten de hablar con alguna de las hermanas que siempre están por allí.
  • Los fines de semana hay mucha gente en el lugar, nosotros fuimos un lunes por la mañana y hay poca gente.

Aclaración

Dado que al momento de ingresar lo hice como “turista” saque pocas fotos, entonces exceptuando las dos fotos del Altar principal el resto fueron sacadas de Internet, pero con el único fin de mostrar el ingreso desde el exterior, el pasillo de las placas, y el interior de la Capilla. Espero puedan disculpar mi atrevimiento.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

2 comentarios

Avatar
Gerardo Larrosa enero 4, 2019 - 5:04 pm

Muy bueno poder compartir la Fé.
Mi nombre es Gerardo Larrosa de la ciudad de Minas Uruguay.
A mi ha sido Maria quién también siempre me ha guiado al encuentro, con ella y con su hijo, ha sido mi gran intersesora! la medalla milagrosa la tengo siempre conmigo, fue un regalo de las Hermanas de los Corazones traspasados de Jesús y María quienes al llegar a mi ciudad me la regalaron, desde ahí mi vida cambió, pude ver a través de ellas el amor de Cristo y la Paz que él nos regala.
De ahí en más las Gracias de nuestro Padre han sido un verdadero cambio de vida, claro que queda muchísimo camino por recorrer pero con la intersección de María la Madre del Amor Hermoso como dice un sacerdote amigo el camino es menos sinuoso y se hace más ameno.
Sólo quería compartir una experiencia con todos los hermanos. Saludos desde Minas Uruguay.

Reply
Avatar
Carmela enero 4, 2019 - 5:18 pm

La bendición de objetos religiosos la debe realizar un sacerdote. Yo también estuve ahí, es muy lindo!

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: