Inicio Espiritualidad 5 pasos hacia la felicidad

5 pasos hacia la felicidad

por Pbro. Luis A. Zazano
5-pasos-felicidad

Me gustaría proponerte un camino en donde lo que se busca es la bienaventuranza, es decir, la felicidad. Es por ello que este camino que se te propone es un trabajo desde tu interioridad y es buscar tu bien, que junto a ello ese bien te lleva a la felicidad. 

Aceptación de sí 

El aceptarse a uno mismo es un paso difícil pero clave para obtener la felicidad, es reconocer tu historia y de donde venís, tu todo. Es por ello que me gustaría plantearte una tripartita realidad que debes trabajar en tu interior y en tu persona. 

  • Aceptación Física: es saber que debes aceptar tu realidad física y como sos, sino esto te lleva a una gran incoherencia, por ejemplo, aceptar mi peso, mi altura, mi nariz, mi boca, mi lengua, etc. Lo físico puede ser un golpe a tu actitud de vivir, pues caes en aquello de no aceptarte como sos, esto que te lleva a incoherencias como el comer una super hamburguesa, pero con coca light, o guardar ropa que ya no te entra porque en algún momento te volverá a entrar, pasan los años y todo sigue igual. 
  • Aceptación psíquica: es comprender que no todo lo podés controlar vos, es una aceptación de donde estoy parado en mi realidad de vida y cuidar mis principios asumidos. Esto lleva a que debo encaminar mi forma de pensar a mi actuar. Es aquí donde entra la lucha entre mis intenciones con mis actitudes, puedo tener intención de hacer dieta, pero mis actitudes es que todo el tiempo estoy comiendo chocolate. El lograr unir intención con actitud es el logro psíquico que debo obtener. 
  • Aceptación familiar: es una de las más difíciles, en donde debo trabajar mi vida familiar, asumir de dónde vengo y reconocer los rasgos de cada uno de mi familia, es comprender lo virtuoso y lo erróneo de lo que cada uno de mis familiares tienen y dar el paso de aceptarlos como son cada uno de los que integran mi familia. La familia cuesta porque no existe la familia perfecta. En esta aceptación es pensar qué familiar te cuesta más y a cuál es al que menos tratas. 

Saber dónde quiero llegar: 

Una vez asumida mi realidad debo trabajar por mi bien, ese trabajo será descubrir a donde quiero llegar, qué es lo que me apasiona e ilusiona, lo que me motiva. 

  • Profesión: es aquello que puede gustarme o no, pero es una herramienta que complementa mi vida, en ella. En la profesión uno perfecciona sus virtudes y su manera de actuar ante la realidad que le toca asumir. Toma una parte de tu vida. 
  • Vocación: es lo que da sentido a tu vida, es un todo, es un conglomerado de cosas y toma una porción de tu vida, ya que la vocación no tiene fin, es desde el descubrir un para siempre, la vocación es sacerdocio, laicado, matrimonio. Toma un todo de ti y en ella no hay jubilación u horario como lo hay en la profesión. 

Esto te lleva a mirar a un futuro y en donde podés mirarte en ese futuro, esto es la clave que te lleva a la plenitud de ti. El mirar hacia un objetivo de tu vida debe contener ambas cosas; la profesión no debe perjudicar la vocación y la vocación debe fortalecer la profesión, por eso la vida educativa debe alimentar tu vocación, ya que la docencia como profesión alimenta la vocación ya que es una parte esencial de uno mismo, es una manera de vivir. 

Presencia de Dios:

En este momento es donde entra la presencia de Dios, ya que empezás a ver que no todo lo podés solo, es un camino en donde las fuerzas hay momentos en que se te acaban, en este caminar necesitas de la presencia de Dios, aquí una de las tentaciones es caer en lo que se llama ¨neopelagianismo¨ en donde aparece logarlo todo por la voluntad propia, eso es erróneo y te lleva a caer en la depresión total cuando aparece el fracaso, es en este punto donde es esencial el diálogo con Dios y el que puedas entregarle a Él todos tus proyectos y tus planes. Es por ello que te recomiendo algunas normas que ayudan a este diálogo con Dios.

  • Ofrecimiento de obras: que a la mañana al iniciar tu día puedas entregarle todo lo que has de realizar a Dios, ofrece a Dios todos tus pensamientos, todas tus palabras y todas tus obras. 
  • Visita al Santísimo: es importante que puedas llegarte en algún momento del día por el Santísimo, o colocar en tu semana un momento de visita al Santísimo en donde puedas mantenerte en la presencia de Dios y dejar que Él toque tu corazón en el silencio. Es por ello elemental buscar ese momento y dichoso si cerca de tu trabajo está el Santísimo para que puedas saludarlo. 
  • Misa: es fundamental el sacramento de la misa, como así también de la confesión ya que orienta tu vida a la presencia de Dios y es sacramentalizar tu vida. 
  • Rosario: el católico está llamado a tener una presencia mariana fuerte en su vida y a la cual asume un rol importante en tu vida María, poner en las cuentas del Ave María la intención que habita en tu corazón. 
  • Lectura espiritual: si bien sabemos que los tiempos es algo que nos falta siempre, pero nos hace muy bien a nuestra alma y a nuestra vida la lectura espiritual, ya sea la vida de un santo como también sobre temas de crecimiento espiritual. 

Colador afectivo:

Una vez asumida en tu vida la presencia de Dios pasamos a la relación con los demás. Es por ello que en el transcurso de tu vida te irás encontrando con personas que iluminan tu vida como también personas que no aportan nada en tu vida, claro que siempre y cuando sepas quién sos y hacia dónde quieres llegar. En lo referente a este tema es cuestionarte qué personas caminan a tu lado hoy, es por ello que también es bueno que puedas mirar a tu alrededor y ver si realmente las relaciones que entablas son relaciones que dan un aporte a tu vida o no. Recordá que el hombre está llamado a enriquecerse pero también hay relaciones en las que uno puede empobrecerse, es clave tu discernir porque es por allí donde descubrís quien es quien, y podés caer en relaciones tóxicas, o relaciones que no ayudan a ese objetivo al que deseas llegar, o relaciones que no favorecen tu vocación. Las personas que estén a tu lado deben ayudarte a encontrar paz y no producirte caos. Son bastones que uno puede apoyarse confiando y sabiendo que uno goza de libertad y puede descubrir ayuda en el otro. En esto es fundamental la corrección fraterna.

Visión sobrenatural:

Ante esto, lo que termina la serie de este caminar a la felicidad es la visión a lo trascendente y la santificación del trabajo, saber que lo que realizas es un caminar a la vida eterna, si haces las cosas para adquirir bienes o dinero solamente es como que la avaricia te toma y no te ayuda a ser feliz, el solo tener puestos hace que te decepciones, es por ello que estás invitado a ver que lo que haces es para santificarte y salvar almas, tu camino a la santidad es posible, y es haciendo bien las cosas que debes hacer. 

En esto refiere en el ¨para qué¨ hago esto, ayuda a que vos puedas determinar un camino hacia lo eterno y permite llevarte a comprender el cada día y a caminar cuando aun aparecen los fracasos. En esto entra el mensaje de Lourdes y de manera particular el momento en que la Virgen le dice a Bernardita ¨no prometo hacerte feliz en la tierra sino en el cielo¨ es aquí un eje de la visión sobrenatural como así también las palabras de Don Bosco en donde dirá que cada niño o joven que entre al establecimiento es un alma a la cual Dios nos confía para formarla y salvarla. 

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

1 comentario

Avatar
daru1957 febrero 27, 2019 - 9:19 pm

Muchas gracias es de gean bendicion para mi

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: