Inicio Meditación Diaria Lucas 24,35-48

Lucas 24,35-48

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-24,35-48

Evangelio según San Lucas 24,35-48.

Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: «La paz esté con ustedes».
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu,
pero Jesús les preguntó: «¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas?
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo».
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: «¿Tienen aquí algo para comer?».
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado;
él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: «Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos».
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras,
y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día,
y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados.
Ustedes son testigos de todo esto.»

WEBINAR: “Conociendo a C.S. Lewis: De Narnia, a las Cartas del diablo a su sobrino, y algo más»
INSCRÍBETE HOY MISMO. CUPO LIMITADO

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Sabemos que Cristo está vivo:

1) La paz: Cuando Cristo aparece en tu vida trae paz, esa es la clave de encontrarse con Jesús. Él primerea, viene a buscarte donde estás escondido y te quiere mostrar que está interesado con y por vos. La paz que da Jesús es interna, no externa.

2) No es un fantasma: Cristo al resucitar te muestra que no es un fantasma, por eso pide algo para comer. La resurrección no implica que es un alma en pena, resucita en cuerpo y alma. Por ello recordá que Jesús está vivo. Lo está.

3) Por último el amor de Dios: Es tan grande, que te recuerda que padece por vos y por mi. Él da la vida por vos, pero depende de vos que esa entrega sea asumida y fructificada. Que Cristo de fruto en tu vida, pero déjate tocar por él.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Leo abril 25, 2019 - 3:12 pm

Los felicito. Que dios los bendiga siempre. Como lo hase. Bendiciones

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: