Inicio Espiritualidad Abraham y Lot

Abraham y Lot

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
abraham-lot-

La historia de Abraham y su sobrino Lot parece muy antigua, pero también es moderna y real: es una advertencia sobre el apego a los bienes y comodidades materiales.

El beato John Henry Newman escribe que es una lección «… que nada más que una clara comprensión de lo que no se ve, una simple confianza en las promesas de Dios y la grandeza de la mente que surge, puede hacernos actuar por encima del mundo, indiferentes, o casi, a sus comodidades, placeres y amistades; o en otras palabras, que sus bienes corrompen el común de los hombres, incluso de los hombres religiosos que los poseen «.

Abraham y Lot abandonaron su país «por fe en los mandamientos de Dios». Se habían vuelto ricos en la tierra de Canaán, pero se vieron obligados a separarse para proporcionar tierras a sus rebaños y pastores. Lot eligió la rica tierra de las llanuras donde se ubicaban las ciudades de Sodoma y Gomorra. Fue atraído por las riquezas de las personas inmorales: «Mirar hacia Sodoma era seguir el camino del mundo y hacer de la riqueza la medida de todas las cosas y el fin de la vida». Abraham se quedó sin una porción terrenal, pero se le prometió una herencia mayor que los granos de arena en la tierra.

En una revuelta de Sodoma y las ciudades vecinas del rey de Elam, Lot fue capturado y su propiedad confiscada. Abraham reunió a sus hombres y lo rescató. Si bien podría haberse excusado de rescatar a Lot, era una característica de la fe de Abraham cuidar de los demás. Tampoco tomó para sí ningún botín, confiando en que Dios lo recompensaría.

Aunque Lot fue advertido sobre vivir con pecadores, regresó a Sodoma. Pero Dios le habló a Abraham a través de Melquisedec, una figura de Cristo. “Y Melquisedec, rey de Salem, trajo pan y vino, y él era el sacerdote del Dios Altísimo; y lo bendijo y dijo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, poseedor del cielo y de la tierra y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tu mano.

Poco después, Dios decidió castigar a Sodoma y Gomorra, pero le hizo saber a Abraham su intención, lo que le permitió interceder por los justos en esas ciudades. Pero no se encontraron diez hombres buenos. Cuando Dios envió a sus ángeles a destruir estas ciudades, recordó la petición de Abraham y salvó a Lot, que ahora había sido advertido y salvado por segunda vez.

Refiriéndose a Lot, Newman llega a la siguiente conclusión: “(Sin) formar juicios severos sobre alguien a quien la Escritura honra, al menos podemos extraer de su historia una lección útil para nosotros. Miserable será el destino de los de doble ánimo, de aquellos que aman este mundo tan bien que no lo abandonarán, aunque creen y reconocen que Dios les ordena que lo hagan. No es que se confiesen a sí mismos que sus corazones están puestos en eso; se las arreglan para ocultar el hecho de sí mismos con excusas engañosas y se consideran hombres religiosos «.

Newman luego invita a sus oyentes a examinarse a sí mismos:

“Ahora, en cuanto al temperamento de este país, considere de manera justa, ¿hay algún lugar, alguna persona, algún trabajo, con el que nuestros compatriotas no se conectarán, en el camino del comercio o los negocios? En aras de la ganancia, ¿no dejamos de lado todas las consideraciones de principio como irrazonables y casi absurdas? … Hay alguna
especulación en el comercio con qué religión está permitido interferir? … ¿Nos importa qué lado de una disputa, civil, política o internacional, tomemos, para que ganemos con ella?

Newman pregunta si la religión sería derrocada por consideraciones políticas o cívicas y para asegurar la paz entre todas las partes de una nación. Podemos colocar fácilmente estas y otras consideraciones ante Dios y la religión. A pesar de sus fallas, Lot fue llamado «un hombre justo» por San Pedro y San Pablo lo llamó «hospitalario». Newman comenta que él era un confesor de la verdad entre los miserables habitantes de las ciudades en las que habitaba:

«Aún así, después de todo, ¿quién asumiría voluntariamente los pecados de Lot, aunque sea claro que Dios no lo había abandonado? Sin duda, si queremos ser salvos, no es manteniéndonos justo por encima de la línea de reprobación, y viviendo sin ninguna ansiedad y lucha para servir a Dios con un corazón perfecto «.

El cristiano debe aprender a separarse de los placeres, comodidades y honores del mundo. «Nadie, seguramente, puede ser realmente cristiano, que hace de sus intereses mundanos su principal fin de acción … Puede tener muchas fallas y defectos, pero su razonamiento y facultad de gobierno debe volverse hacia el cielo si quiere ser cristiano».

Seducidos por la vida diaria por posibles inversiones, opciones sobre acciones, viajes y comodidades infinitas, debemos mirarnos seriamente para ver si descubrimos que nuestros corazones están puestos en los tesoros terrenales. Debemos mirar con esperanza a Cristo y pedirle perdón.

Traducido por: Teresina Bordas / Fuente: cardinaljohnhenrynewman.com

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: