Inicio Bitácora del Peregrino Iglesia Nuestra Señora del Pilar

Iglesia Nuestra Señora del Pilar

por Horacio Espinosa
iglesia nuestra sra del pilar

Una basílica dedicada a la Madre de Dios que está al lado del Cementerio de la Recoleta, en Buenos Aires. Un templo turístico en el que es posible encontrar la paz de nuestro Señor, sobre todo en la Capilla del Santísimo Sacramento.

Historia del templo

El 11 de junio de 1580, Juan de Garay fundó la ciudad de la Santísima Trinidad a orillas del Río de la Plata y en homenaje a Pedro de Mendoza le puso el nombre de «Santa María de Buenos Aires» al puerto. El 24 de octubre realizó el reparto de suertes, que eran parcelas de tierra con límites, y seis de las 65 futuras quintas estaban ubicadas en el actual barrio de la Recoleta.

La suerte número cinco correspondió a Rodrigo Ortíz de Zárate, quien le puso por nombre Quinta de los Ombúes, dada la cantidad de estos arboles que había en la zona.

En 1708, Juan de Narbona recibió el predio para edificar una iglesia y un convento para los frailes Recoletos de la orden franciscana. Fueron el fray Pedro de la Torre, autoridades del cabildo y el gobernador, quienes solicitaron permiso al rey Felipe V para construir un templo para los frailes de la Recolección de San Pedro de Alcántara en la Trinidad, hoy Buenos Aires. Para esto contaban con una donación muy importante del capitán Pedro de Bustinza.

En 1705, el capitán Pedro Bustinza pidió licencia al gobernador de Buenos Aires, Juan Alonso de Valdez, para edificar el Convento de los Recoletos de la Orden Reformada de San Francisco. Sin embargo, recién en 1716 se autorizó la construcción.

Como Bustinza ya había muerto, De Narbona se ofreció para construir la obra como mecenas y patrocinador. Se aceptó su propuesta, así como la dedicación a la Virgen del Pilar, en recuerdo y homenaje a su ciudad natal, Zaragoza (España), donde es muy venerada esta advocación.

La iglesia se inauguró entonces el 12 de octubre de 1732 bajo la advocación de Nuestra Señora del Pilar y como segundo patrono se instituyó a San Pedro de Alcántara. El obispo franciscano de Asunción de Paraguay consagró el templo el 30 de mayo de 1734.

En 1821 el gobernador Martín Rodríguez y su Ministro de Gobierno Bernardino Rivadavia, expulsaron a los frailes recoletos y expropiaron sus bienes. El convento quedó cerrado por años. En el solar que había sido su huerta se creó el Cementerio de la Recoleta y en el solar de otras dependencias monásticas un asilo para desamparados.

Para el 18 de noviembre de 1829, el templo había sido recuperado y se erigió en parroquia. El papa Pío XI la elevó a la dignidad de basílica menor en 1936.

El lugar

La iglesia es una de las obras más importantes de la arquitectura colonial de Buenos Aires y conserva su estilo original barroco. Es el segundo templo más antiguo de la ciudad.

Su fachada está conformada por un conjunto de pilastras. Del lado derecho hay un campanario abierto de dos arcos, al que posteriormente se incorporó el primer reloj esférico de mampostería de la ciudad, que había sido construido en Londres. Del lado contrario se eleva la torre del campanario, de base cuadrada y coronada por ventanas, que es rematada por una cúpula en forma de campana. Ésta está revestida con azulejos provenientes de Calais (Francia), traídos en 1866. En el extremo superior, una bola de bronce soporta una cruz de hierro forjado y una veleta. Al momento de su construcción, era el punto más alto de la capital argentina.

Sobre el lado derecho del atrio, hay un busto dedicado a la memoria de Rafaela de Vera y Aragón, esposa del VIII Virrey del Río de la Plata, Joaquín del Pino y Rozas. Detrás de este busto, sobre la pared, una mayólica muestra el paisaje de la iglesia vista desde el río a fines del siglo XVIII. Es una reproducción de un cuadro pintado por el artista español Brambila.

El templo consta de una sola nave con un crucero. Las capillas laterales son poco profundas. Destaca el retablo del altar mayor, de arte barroco, con la imagen titular en el centro y a sus costados dos santos franciscanos. Ese altar está muy ricamente trabajado en plata, ornamentación inca del Alto Perú.

A los laterales hay varios retablos: el de la Virgen de Luján; el de la Virgen de la  Soledad; el del Señor de la Paciencia y Humildad; el de San  José; el de Santa Ana y  la  Virgen  Niña; el de la Virgen del Carmen; y el del Sagrado Corazón. Cada una de esas figuras espera del peregrino una pequeña oración.

La Capilla de San Pedro de Alcantara se encuentra muy cerca del ingreso al templo. En la misma hay una imagen de talla completa del santo que fue realizada en el Alto Perú. A continuación de ese oratorio, está la muy bella capilla del Santísimo Sacramento.

La visita

Llegamos un domingo de invierno, de esos en los que hace frío pero que el sol permite a uno disfrutar del aire libre. Conocíamos esta iglesia como uno de los iconos turísticos de Buenos Aires, pero en verdad nunca habíamos ingresado.

Como muchos templos turísticos, había poca gente en oración, lo cual hace difícil disfrutarlo como verdadera Casa de Dios, pero siempre Él busca la forma de encontrarnos.

Recorriendo el templo, que es bastante pequeño en sí, llegamos a la Capilla de Adoración Perpetua, que es sin duda el lugar en donde encontramos la paz digna de la Casa de Dios.

La misma Capilla está un poco escondida, ya que se debe pasar por el costado de la capilla de San Pedro de Alcántara, y luego se ingresa atravesando una señal que indica que uno esta ingresando a un lugar de oración.

Tiene como una antesala que está iluminada y lo que más me gustó fue el silencio y la oscuridad de la segunda sala, que solo estaba iluminada por velas. Oramos entonces casi en penumbras, solo iluminados por su Espíritu Santo.

Nos quedamos unos minutos con Él, en silencio, y continuamos recorriendo.

Tips de Viajero

  • Este barrio es uno de los más pintorescos de la ciudad de Buenos Aires, pueden caminar por los alrededores.
  • Además de estar al lado del Cementerio de la Recoleta, está pegado al Centro de Diseño de Buenos Aires, dos lugares muy interesantes para visitar.
  • En las plazas de alrededor del templo hay ferias de artesanos.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: