Inicio Entrevistas “La adoración eucarística es la esperanza para las familias”

“La adoración eucarística es la esperanza para las familias”

por Carlos L. Rodriguez Zía

Para dos esposos peruanos, ningún matrimonio, ninguna familia, está perdida. Creyendo en eso, Mariela y Harold crearon Jesús y María Restauran Mi Familia. Pasen y conozcan esta historia de vida en la que Dios tiene mucho que ver.

El diccionario dice que la crisis es una “situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso”. En un momento, Mariela y Harold vieron que su vida matrimonial estaba en crisis. Ellos vieron peligrar su matrimonio. Pero, gracias a Dios, pudieron superarla y hoy junto a sus tres hijas (Sofía de 18, Gisela de 8 y Sinaí de 7) son una familia misionera que ayuda a otras familias a logar superar esa situación grave que pone en peligro su vida familiar. Con su experiencia matrimonial construida a lo largo de 19 años, Mariela y Harold, superaron sus dudas, respondieron al llamado que Dios les estaba haciendo y crearon Jesús y María Restauran Mi Familia, una misión -su misión- con la dan una buena noticia: Dios quiere restaurar a todas las familias.

Pero, ahora dejémonos de preámbulos y mejor que Mariela y Harold cuenten su historia.

-¿Qué es la misión eucarística reparadora Jesús y María Restauran Mi Familia?

-Es un movimiento inspirada por el Espíritu Santo, para dar acompañamiento a las familias- Especialmente a las mujeres abandonadas, separadas o divorciadas; a esas personas que de una u otra forma consideran que su relación familiar puede ser salvada o restaurada para bien de sus almas y de sus hijos.

-¿Qué los llevó a crearla?

Mariela: -En el momento que enfrente la separación, busque ayuda y no la encontré; buscaba quien me apoyara en la situación que estaba viviendo. Busque  a comunidades matrimoniales para que me dieran apoyo y no encontré. En todas me decían que era necesario que estuvieran ambos. Esa fue una razón principal para apoyar a matrimonios que estaban enfrentando una separación y/o divorcio y no sabían cómo lograr la restauración.

Harold: -Luego de la restauración matrimonial comenzamos a ayudar a personas que buscaban consuelo. Y al ver que en los diferentes movimientos eclesiales no los aceptaban solos, nosotros comenzamos a darles consejos como cambiar la actitud ante la situación que estaban viviendo. Fue allí que comenzó la necesidad de la Comunidad, de la creación de un ente que concentrara esa ayuda tan necesaria para las personas que luchaban por sus familias rotas o destruidas. Así nació JESUS Y MARIA RESTAURAN MI FAMILIA  

Al principio no fue fácil aceptar que Dios nos llamaba a fundar un movimiento con nuestro propio testimonio de restauración matrimonial. Decíamos que no estábamos preparados y que podíamos insertarnos algún movimiento. Pero poco a poco el Espíritu Santo iba colocando personas que confirman el llamado al igual que nuestro Padre espiritual quien nos animaba constantemente a fundar un movimiento que apoyara matrimonios rotos, separados o destruidos.

-¿Cómo funciona y cuánta gente trabaja en ella?

-Jesús y María Restauran Mi Familia, es un movimiento eclesial con aprobación y autorización para trabajar pastoralmente en varias Arquidiócesis y Diócesis del Perú y está conformada por laicos y abierta a todos los estados de vida. Jesús y María Restauran mi Familia conduce a sus asociados a una vida de santidad porque el matrimonio y la familia será restaurados a través de la oración y del sacrificio con participación activa plena y frecuente a los sacramentos. Posee un plan de formación a través de cenáculos de oración y células de evangelización, charlas, jornadas, retiros, talleres. Pero de forma fundamental instaurando Horas Santas por las familias en parroquias. La adoración eucarística es la esperanza para  las familias. Es allí donde los esposos encontrarán las gracias necesarias para alcanzar en plan de Dios en sus vidas. Contamos con un equipo de trabajo para las jornadas, retiros y charlas que consta de 12 personas en la ciudad de Lima. En las Horas Santas contamos con dos monitores encargados para la realización en cada parroquia donde se ha instaurado; podemos decir que es disfrutada por más de 100 personas cada semana. 

-¿La misión eucarística reparadora Jesús y María Restauran Mi Familia funciona sólo en Perú?

-En el Perú contamos con Horas Santas en la diócesis de Lima, (Santiago Apóstol;  Santuario San Daniel Comboni de Cristo Redentor); en la diócesis de Carabayllo (Capilla Sagrado Corazón de Jesús: parroquia Santísimo Redentor); en la diócesis de Piura (parroquia Santísimo Sacramento; parroquia San Miguel Arcángel; Catedral de Piura; parroquia Sagrado Corazón de Jesús) en el Obispado de Ica (parroquia Sagrada Familia) y en la diócesis de Hurarz (parroquia Santo Toribío de Mongroviejo). Pero también contamos Zaragoza (España) contamos con varios matrimonios que hacen la Hora Santa.

¿Cómo pueden hacer personas de otros países para contactarse con ella y quizás poder replicar su trabajo?

-A través de las redes sociales, contamos con el Fanpage: JESUS Y MARIA RESTAURAN MI FAMILIA. También tenemos un canal de YouTube con el mismo nombre.         Los contactos pueden hacerse a través del WhatsApp (+51 913640628). A través de estos medios podemos contactar citas tanto para brindar acompañamiento como para realizar las actividades u orientaciones que requieran.

-¿Qué similitudes y/o diferencias tienen con otro espacio como Encuentro Matrimonial?

-Son muchas las comunidades matrimoniales que existen en los espacios eclesiales, pero trabajan con el matrimonio junto, con ambos esposos juntos a pesar que están en crisis o al punto de la separación. Nosotros acogemos a aquel que desee salvar su matrimonio aunque su esposo/a no desee asistir o ya estén separados o divorciados. Jesús y María Restauran Mi Familia presta el servicio a las personas solas que buscan salvar, recuperar y restaurar su vida familiar. Pero contamos dentro de nuestros asociados con matrimonios que son restaurados que sirven dentro del movimiento y matrimonios que han conocido el movimiento y les ha nacido el deseo de ayudar y fortalecer las familias. Aquí hacemos una aclaratoria: la restauración matrimonial es una añadidura de Dios al ver nuestras vidas transformadas.

-¿Qué es la misión y que es ser una persona misionera o una familia misionera?

-La misión es llevar la buena nueva que Dios quiere restaurar y va a restaurar todas las familias, en las condiciones que estén y/o donde estén, pero se debe creer y tener fe que Dios hace milagros y que los milagros no tienen explicación. La restauración y la salvación de una familia es un milagro. Como familia misionera debemos estar prestos a cualquier llamado o a cualquier sitio donde se necesite predicar la necesidad de comenzar a ver nuestras familias como Dios desea que se vean, con misericordia. Esto implica dispuestos a viajar y aprender a vivir de la providencia de Dios y del corazón de nuestros hermanos.

-¿Cómo se motiva y acompaña a las familias,  separados y divorciados a encontrar sanación y restauración a través de la adoración eucarística?

-La adoración eucarística produce cinco frutos en la persona que adora: conversión, sanación, liberación, restauración y santificación.  La mayor motivación que encuentran es el testimonio de los hermanos que los reciben ya que ellos enfrentaron la misma situación y tiene ya un testimonio de restauración personal o matrimonial.  El dejar de pensar en nosotros como únicas víctimas de lo que estamos viviendo y aceptar que somos parte del problema nos lleva a buscar salidas de salvación de toda nuestra familia.

-¿Cómo trabajan o se debe tratar a las parejas en nueva unión?

-Se deben tratar con mucha misericordia. No somos quienes para juzgar, cada uno enfrenta una situación particular, muchos sufren por no poder recibir a Jesús sacramentado. Debemos de orar mucho por estas familias para que puedan alcanzar su santidad. Hemos tenido casos que han llegado a nuestro movimiento hermanos en esta situación pero el Espíritu Santo ha colocado en sus corazones conocer la voluntad de Dios y han renunciado a lo que les alejaba de Él.

-¿Qué es la hora santa por las familias?

-Las horas santas por las familias son momentos de oración y adoración, son cenáculos de oración frente a Jesús sacramentado donde pedimos por nuestras familias y por las familias del mundo entero.

-Harold, ¿qué te llevó a escribir el libro de Pecador a Pescador?

-El dedicarnos a dar jornadas, conferencias y retiros donde llevábamos la palabra de Dios como elemento de esperanzas para las familias, donde la transformación de vida y la renuncia a un modo de vida errado, no solo por nuestro egoísmo, sino también por conceptos aprendidos en nuestra niñez, en donde muchas veces vivimos en el pecado como si fuese un estilo de vida normal. Allí es donde comenzamos a considerar la necesidad de plasmar en hojas mi testimonio, además de las muchas solicitudes recibidas de personas que nos conocen y oran por nosotros para continuar en esta misión. Si me preguntaras cual es la finalidad de escribir de Pecador a Pescador, te respondería que me gustaría que más personas        abran los ojos ante lo que está destruyendo sus familias: la falta de amor, el exceso de egoísmo y, principalmente la falta de Dios. 

-Mariela, te pido que nos cuentes ese proceso de oración, tuyo y de tu hija, que según Harold lo salvó.

-Nuestro matrimonio estaba destruido, humanamente muerto, donde no cabía ninguna esperanza de reconciliación. Inclusive vivíamos en diferentes países: Harold en Venezuela y mi hija y yo en Perú. Estuvimos 5 años separados. Nuestro matrimonio estaba realmente muerto. Había luchado humanamente con todas mis fuerzas para reunificar a mi familia pero cada vez se veía más lejana. Tenía mucho dolor el ver crecer a mi hija sin una familia y sobre todo verla esperar a su papá. Ilusionarla con que venía y nunca llegaba. No era responsable con su familia, eso era lo que veía.  Ya estaba cansada y había decidido rehacer mi vida, cuando un día mi hija con 7 añitos trae un rosario y me pide que le enseñe a rezar. A la semana me pide hacer la primera comunión; quería ella sentir a Jesús en su corazón. En mi interior había una batalla. Luego de ser una persona con un estilo de vida de oración diaria, había abandonado mi vida espiritual, ni a misa dominical iba. Pero a medida que mi hija se preparaba para la primera comunión, sustituimos el cuento de las noches por el rezo del rosario: Ella siempre lo ofrecía como por la unidad de su familia y las almas del purgatorio. Un domingo en misa ella me mira y se acerca al lugar donde estoy sentada y me dice: “¿mamá por qué no comulgas? Sabes lo importante que es y no lo haces”. Cuando ella me dice eso, todo mi ser se estremeció mire el confesionario estaba el sacerdote solo y me fui a confesar.

-¿Qué paso después de tu confesión?

-De allí en adelante mi vida comenzó a llenarse de bendición. Mi corazón se llenó de esperanza,  comencé a vivir una reforma de vida guiada por el Espíritu Santo (Rezo del rosario diario, Eucaristía diaria, Adoración Eucarística diaria una hora, confesión una vez a la semana, ayuno, lectura de la palabra y lectura de vida de santos). Mientras más adoraba el Santísimo iba dándome cuenta de todas las veces que no obre conforme el amor de Dios, me di cuenta que no fui una esposa conforme la palabra de Dios pero el corazón de Harold estaba muy endurecido y no escuchaba, cada vez se alejaba más y no entendía que sucedía pero yo me sentía que era feliz con Dios. Un día lo llamo y me pide el divorcio. Me dice que ya llevábamos  mucho tiempo separados y que era ya momento de terminar con el matrimonio. No entendía que sucedía; pero entendí que había lastimado su corazón. Los meses pasaban hasta que un día me entero que él ya vivía con otra persona. En ese momento comenzó una batalla espiritual que no comprendía.

-¿Qué pasó entonces, Harold?

-La batalla que libraba Mariela por reunificar a la familia, no hacían otra cosa que alejarnos más (todos sus ataques eran justificados por mi indiferencia e irresponsabilidad con ella y con mi hija). En el momento de mayor alejamiento, el Señor fue llevando a Mariela a entender que la lucha que estaba realizando era estéril porque era una batalla espiritual. Porque la hacía con sus fuerzas humanas. Entonces fue allí donde Mariela comenzó a orar por mi salvación, pidiéndole a Dios que volviera a Él, pidiéndole que me protegiera de las tentaciones y de la vida de pecado, ella sabía que mi alma estaba perdida si no volvía a Dios.

Mariela: -No entendía lo que estaba pasando busque apoyo en oración, busque grupo, sacerdotes que me ayudaran a comprender lo que estaba viviendo. Hasta que una noche en oración tuve una visión y sentí en mi corazón que mi esposo regresaría a casa pero primero tenía que regresar a Dios. A través de la meditación de la pasión de Jesús encontré la fortaleza para soportar lo que está viviendo a través de la adoración eucarística encontré el verdadero amor, ese amor que nunca acaba porque se convierte en comprensión, bondad y ternura., ese es el amor que mi amado esperaba a que le donara a mi esposo alejado de Él.

Harold: -Eso fue transformando su alma y comenzó a cambiar su forma de ver las cosas y El Señor comenzó a tratar conmigo también, alejándome de todo en lo que estaba metido. Esos cambios fueron los que nos acercaron y comenzamos a reconocer cual era el verdadero plan de Dios en nuestra vida.

Mariela: -En mi oración le pedí a Dios por la conversión y la santidad no solo de mi esposo sino también por la otra mujer. Para mi ella era también una víctima en esta situación. Le pedí a Dios que ella tuviera también la oportunidad de conocerlo y amarlo; siempre oraba porque mi esposo regresara a Dios y se convirtiera. Pero nunca me preocupe por el tiempo. Siempre sentía que Dios lo haría cuando yo estuviera preparada para dar su amor. En mi humanidad creí que el pecado de mi esposo era el adulterio; pero luego de la restauración matrimonial, cuando Harold realiza su retiro de conversión, al salir me confiesa que mi oración no lo salvo del adulterio sino de algo más grave que era las prácticas de ritos de santería y palería.   

-Una de sus últimas charlas llevaba por título “La separación o el divorcio no es el final del matrimonio. ¿Por qué sostienen esto y cómo se sigue si esa separación o divorcio es definitivo?

-Al ser el matrimonio un pacto no solo con la persona que Dios escogió para ti, sino también con el mismísimo Dios quien está presente en el momento de tu unión, no podemos dejar de lado una palabra dada a Dios, indiferentemente que nuestras vidas tomen rumbos distintos, siempre existirá un lazo que ate esos corazones.

-¿Qué  son  y cómo son las Jornadas de Restauración Matrimonial en las que convocan a casados, novios, convivientes, separados? ¿Cómo encaran estas cuatro realidades tan diferentes?

-Nuestras condiciones o estatus sociales no son un impedimento para buscar a Dios. Esta búsqueda debe realizarse desnudo de alma completamente, mostrándonos tal cual somos y no con las etiquetas que socialmente nos hemos impuesto.  Esta pregunta me hace pensar  cómo es posible que en un mismo templo escuchen misa: un adultero, un ladrón, una prostituta y una familia que busca la santidad de sus hijos.  Nuestros retiros están dirigidos a buscar internamente los errores que hemos aprendido en nuestro crecimiento y que repetimos en nuestras nuevas familias, donde en vez de llevar la presencia de Dios, dejamos en medio de nuestros hogares la cargada mochila de aprendizaje que hemos heredado. No debemos olvidar que son dos mochilas llenas de errores las que entran en los nuevos hogares. Al tener retiros con personas que no están en regla con lo solicitado por la Iglesia debemos ser nosotros los que les mostremos la importancia de esto y encaminarlos a regularizar su situación. En Jesús y María Restauran Mi Familia contamos con un programa llamado “Santifica un Hogar” que ayuda a través del préstamo de vestidos de novias donados por esposas que son parte de la misión a los esposos que desean llevar el sacramento a su familia. Es por esto que nos interesa cualquier condición familiar en nuestros retiros.

-¿De qué manera un matrimonio detecta que está en crisis, qué puede hacer si esto está pasando y qué para no llegar a ese punto, si esto es posible?

-Cuando buscamos las razones del porque los matrimonios llegan a un momento de crisis capaz de romper toda la relación existentes, podemos encontrar múltiples razones, pero sin embargo al englobarlas todas vemos que la falta de Dios en sus vidas es la razón principal. Muchas veces le hemos preguntado a las personas que atendemos que es lo contrario al amor, inmediatamente contestan “el odio”, sin embargo este concepto en el matrimonio como conducta o respuesta no es tan exacto; lo que mata el amor en el matrimonio es la indiferencia, cuando a uno de los dos ya no le importa el bienestar del otro, es allí donde comienza la perdida de esperanza y la soledad, llevándonos a la depresión.  Así que, la respuesta a esta pregunta seria, cuando un integrante de tu familia tenga un problema físico, emotivo o espiritual y tú no te intereses por esa persona, indica que tu relación familiar está en crisis y lo peor es muy posible que seas tú mismo quien la está generando. El tratamiento: comenzar a buscar en nuestro corazón las cosas a las cuales debemos renunciar, como por ejemplo: el egoísmo, la manipulación, el engaño, entre otros.

-¿Han leído la exhortación apostólica del Papa Francisco Amoris Laetitia? ¿Qué opinan de ella?

-Vemos un claro llamado a la necesaria misericordia que debemos tener todos dentro la Iglesia. La Iglesia de Dios está llena de gente enferma en busca de su sanación. Imagínate por un momento entrar en un hospital y comenzar a criticar a cada uno de los enfermos que están en las habitaciones Ellos están allí porque desean sanarse, lo mismo ocurre en la Iglesia.  Amoris Laetitia nos convoca a acoger a todo el que venga a la Iglesia; pero también nos dice que debemos encaminarnos a la santidad, a la regularización de su situación, sin juzgar y sin convertirnos en verdugos. 

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: