Inicio Espiritualidad La Providencia es revelada de una forma muy particular en el Evangelio

La Providencia es revelada de una forma muy particular en el Evangelio

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
A PARTICULAR PROVIDENCE AS REVEALED IN THE GOSPEL

El Dios que me ve Gen, 16:13

¿A veces sientes que Dios te ha olvidado? Quizás sientas que tus problemas son pequeños en comparación con tantos problemas mayores, y que Dios tiene un trabajo más importante que hacer. Esta no es una forma poco común de pensar. Muchas personas sienten la tentación de pensar que Dios los ha olvidado o incluso que Dios puede no estar interesado en ellos mucho menos en sus pequeñas cosas, especialmente pensando en las millones de personas en el mundo. Pero esto no es así. A través del Evangelio de san Juan, Henry Newman enseña lo contrario. Comienza un sermón sobre la Providencia usando el Antiguo Testamento. Señala el pasaje donde Agar huye hacia el desierto lejos de su amante, y un ángel la visita. Agar llama al lugar «Dios me has visto».

En realidad, Dios sostiene el mundo y cada criatura en existencia, y se preocupa por cada uno. Toma, en otras palabras, la «Providencia particular» de sus criaturas. Newman escribe: “Concebimos que Dios Todopoderoso trabaja en un gran plan; pero no podemos darnos cuenta de la maravillosa verdad que ve y piensa de cada uno. No podemos creer que Él esté realmente presente en todas partes, que esté dondequiera que estemos, aunque no sea visto ”. Olvidamos que Él está en nuestro camino y nos ve (Salmo 119) y sabe lo que sucede a nuestro alrededor. “Sabemos que está en el cielo y olvidamos que también está en la tierra. Esta es la razón por la que la multitud de hombres es tan profana ”.

Este «olvido» de Dios y su presencia lleva a los hombres al pecado. Además, el mundo no puede proporcionar a hombres y mujeres la felicidad que necesitan. «El mundo les falla, y se desesperan, porque no se dan cuenta de la bondad amorosa y la presencia de Dios».

Newman explica que las personas conciben a un Dios bueno y todopoderoso que actúa en el mundo como la luz del sol, pero de manera universal a través de leyes generales «porque no han acostumbrado a sus mentes a sentir que Él es un Dios misericordioso, con respecto a ellos individualmente , y no una mera Providencia universal que actúa según las leyes generales ”. Algunos se sorprenden, como Agar, de que Dios los ve y los cuida individualmente.

Y al contrario, van al otro extremo y olvidan que Dios ama a todos los demás hombres también. Para Newman, la ternura y la consideración de Dios por el hombre «son la perfección de la bondad entre el hombre y el hombre; pero, por el alcance y la complicación del sistema mundial, y por el hecho de que su Creador es invisible, nuestra imaginación apenas logra atribuírselos a Él, incluso cuando nuestra razón está convencida y deseamos creer en consecuencia «.

Es cierto que la Providencia de Dios se manifiesta en las leyes generales que se aplican a todos los hombres, lo bueno y lo malo, sin embargo, una de las propiedades más ganadoras de Cristo según Newman es la forma individual en que trata con las suyas. Él escribe: “Esto podría ilustrarse, como se hace a menudo, por el tierno comportamiento de nuestro Señor hacia Lázaro y sus hermanas, o sus lágrimas sobre Jerusalén; o por su conducta hacia San Pedro, antes y después de su negación, o hacia Santo Tomás cuando dudaba, o por su amor a su madre, o de San Juan «.

Newman cierra su sermón con la conmovedora narrativa del trato personal de Cristo con Judas. Jesús buscó salvarlo y le ofreció muchas oportunidades de arrepentimiento. Este es el amor tierno y personal para las personas individuales, la revelación de la providencia particular de Dios para los hombres.

Junto con estos pensamientos, Newman también nos recuerda la mirada constante y amorosa de Dios; No podemos amarnos más de lo que Dios nos ama. Santa Teresa de Lisieux escribió en una carta a su hermana Céline la forma en que debemos responder al amor de Jesús: “Sí, quien ama a Jesús es toda su familia; en ese Corazón único que no tiene otro igual, encuentra todo lo que desea, ¡en él encuentra el cielo! … ”. Ambos santos afirman esta hermosa verdad, que cada uno de nosotros es importante para Dios; Nuestros propios cabellos están contados.

Preguntémonos: ¿dónde vi la mano de Dios hoy en mi vida? Si hemos experimentado dolor o pérdida, debemos considerar: Dios lo ha permitido; ¿Y qué bien tiene planeado para mí? Y todo el tiempo podemos recordar esas palabras de las Escrituras: «Tú, Dios, me ves”.

Traducción: Marielos González / Artículo original en Inglés

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 


Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: