Inicio Meditación Diaria Marcos 2,23-28

Marcos 2,23-28

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos-2,23-28

Evangelio según San Marcos 2,23-28.

Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar.
Entonces los fariseos le dijeron: «¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?».
El les respondió: «¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre,
cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?».
Y agregó: «El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado.
De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado».


Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

El evangelio come al ritualismo

1)La necesidad: Hay momentos en los que solo giramos en nuestro perímetro. Como que no vemos las necesidades que tienen los que nos rodean, hasta nos deshumanizamos. Esto nos pasa hasta los que estamos dentro de la Iglesia. Hay personas que hoy están pasando necesidad pero no tan solo material sino también espiritual. Podés ayudar escuchando, abrazando o, simplemente, estando.

2)Ritos cerrados: Es cuando a la religión y sus cosas la usamos para hacer el mal en vez del bien. Cuando a la gente la aprisionamos con cosas de Dios en vez de que caminen en las cosas de Dios. El ritualismo cerrado que asfixia y te lleva incluso a llegar a odiar las cosas de Dios, la Iglesia o los sacramentos. Cuánto hemos asfixiado con nuestro ritualismo a tantos hermanos y hermanas nuestras. Cuántas veces, por poner normas, hemos dejado de lado la caridad. Como Iglesia, en vez de ser lugar de consuelo, nos hemos convertido en un látigo para muchos. Perdón Señor por no aliviar…

3)El hombre: Todos somos valiosos a los ojos de Dios. Vos valés muchísimo y tu vida vale más allá de todo lo que te tocó enfrentar y vivir. No dejes de luchar por tu vida, por tus sueños y proyectos, incluso cuando hayas sentido el fracaso de cerca. No dejes de confiar en gente que te ama, aunque te hayan humillado. No dejes de buscar a Dios incluso cuando parece que está en un largo silencio. Vos sos valioso y valiosa, respetá la vida y hacé respetar tu vida porque el mayor don que tienes es vivir. Vos sos lo más importante para Dios y para nosotros.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

2 comentarios

Avatar
Paula enero 21, 2020 - 12:32 am

Que Dios lo acompañe cada día querido padre Luis , gracias por sus palabras diarias que acarician el alma y nos acercan más a Jesús y María. Bendecido día para todos los misioneros digitales. Y hasta el cielo no paramos 🙏😇♥️

Reply
Avatar
Joaquin Isla enero 21, 2020 - 9:34 am

Dios los bendiga a todos

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: