Inicio Bitácora del Peregrino Perdido en Japón

Perdido en Japón

por Horacio Espinosa
catedral de kioto

Como muchos países de oriente Japón, tiene muy pocos católicos, y por consiguiente, muy poco para contarles como peregrino.

Japón es por sobre todo Sintoísta y parte de la población es Budista, pero tiene una pequeńa porción de la población que practica el catolicismo.

Nuestro viaje se inicio en parte para conocer la casa del Judo en el mundo. Es decir el Kodokan Judo Institute, sede del Judo del mundo (deporte que practiqué muchos años de mi vida y que aún amo).Como parte de una visita turística decidimos un día dedicarlo cada uno a lo que le gustara, entonces me fui al instituto Kodokan para no aburrir al resto.

No voy a contar aquí detalles de lo vivido en el lugar, pero si a alguien le interesa puede escribirme y con gusto lo haré.

Luego de una larga visita me dediqué a otras cosas que me gustaban y hacia el final del día me propuse buscar a los salesianos de Tokio.

Siendo que durante mi infancia habla concurrido a un instituto salesiano, recordaba un video que nos habían mostrado en el mismo sobre nuestros pares en Tokio, y quería verlo.

Lo busqué y encontré me dirigí hasta allí sin saber bien que encontraría ni si podría hablar con alguien.Al bajar del colectivo (gracias Google Maps) me encuentro que la calle por donde se encontraba el ingreso se llamaba Salesian Dori, lo cual me hacia sentir un poco como en casa. El colegio estaba cerrado, entonces busqué a alguna persona y encontré a dos secretarias japonesas que sólo hablaban su idioma y como se imaginaran, yo no.

Estaba frente a ellas tratando de explicarle que yo era ex alumno salesiano y de Argentina pero era imposible, hasta que Maria Auxiliadora me ayudó. Yo uso siempre una medallita de ella en mi cuello y se me ocurrió mostrársela. Ellas entendieron algo, no se bien que, pero me hicieron señas como para que aguarde. A los minutos llega una de estas señoras con un sacerdote occidental, italiano más exactamente y con el resultó mas cómoda la conversación.De inmediato entendió que yo solo quería conocer el colegio y al decirle que era de Argentina (donde se iniciaron las misiones salesianas) el Padre me dijo que allí había un sacerdote argentino, y que quería llevarme donde estaba él. Recorrimos todo el colegio, que dicho sea de paso era igual a muchos colegios salesianos del mundo, es decir un patio de juegos y aulas alrededor, pero el juego como elemento principal de educación y evangelización.

El padre argentino era Don Cosme, un sacerdote de 83 ańos que vivía en Japón desde hacia mas de 50 ańos. Don Cosme se encontraba adorando al Santísimo Sacramento en una capilla interna de la casa, me invitó a adorar con el, convirtiéndose en un momento único.
Luego nos quedamos conversando con Don Cosme un buen rato, fue una de esas veces que uno se da cuenta que pudo conocer a un Ángel en la tierra.

Allí me fotografié con Maria Auxiliadora como para atesorar ese momento y ese regalo en mi corazón. Pero nuestro viaje incluía Kyoto, y el Señor nos tenía preparada una sorpresa más.

Este viaje coincidió con el estreno comercial de la película Silence, la cual cuenta la historia de dos padres Jesuitas Portugueses Mártires en Japón. Justamente esta película pudimos verla antes del viaje entonces sabíamos algo de lo allí sucedido. Volviendo al viaje en Kyoto nuestro hotel estaba a escasos 50 metros de la Catedral Católica de Kyoto, la cual es de tamaño casi tan pequeña como una capilla de alguna parroquia, pero insistimos con Andrea en conocerla.

Como casi siempre estaba cerrada pasamos varias veces hasta que pudimos ingresar. El templo en si es muy sencillo, pero la secretaria fue tan amable que nos llevó a una capilla de adoración interna donde María tenia otro regalo para nosotros. En la capilla interna estaba la imagen de María que había sido traída por los padres Jesuitas Portugueses (Rodrigues y Garupe – los de la película). Ese fue un momento sublime, la secretaria nos dejó unos minutos en el lugar que aprovechamos para agradecerle a mamá María por ese hermoso regalo.

Por último quisiera comentar sobre mi experiencia en lugares santos del Sintoísmo y del Budismo.

Como Cristiano sabemos que debemos respetar a los demás y amarlos tal cual son. Conozcan o no a nuestro único y verdadero Dios. Los japoneses creen mucho en la suerte pero son a la vez muy religiosos. Tiene por costumbre visitar sus templos varias veces al día, a veces para pedir y otras tantas para agradecer.

Hemos visto mucha devoción, y respeto por cada persona que adoraba, la persona que esperaba su turno lo hacia en el más profundo silencio, una experiencia espiritual única y da la cual podemos aprender mucho. Disfrutamos viendo a hermanos de otras creencias adorando a su Dios, en forma tan espiritual que sólo deja a nuestro corazón emanar un respeto absoluto. Muchos de los ritos incluyen ablaciones, e incienso, como otras religiones Abrahámicas.

Tips de viajero

  • Japón es hermoso, disfrutable pero también se puede allí ser peregrino.
  • Hay varias iglesias Catolicas en el país, incluso una dedicada a San Franciso Javier, uno de los fundadores de la orden de los Jesuitas junto a San Ignacio de Loyola. San Franciso Javier fue martir en Japón.
  • También esta el santuario de Santa Maria de Akita, quien es considerada como continuación de las apariciones de Fatima y de Nuestra Seńora de Todos Los Pueblos.
  • Lamentablemente a estos dos lugares santos no pude ir, si alguno los conoce y quiere compartirnos su experiencia lo agradecemos.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

3 comentarios

Avatar
E febrero 1, 2019 - 10:51 am

Que linda experiencia!!!! Una bendición De Dios y la Virgen Santisima

Reply
Avatar
Antonieta de Diaz febrero 1, 2019 - 2:05 pm

Hola Horacio, soy Antonieta de Diaz de El Salvador, que lindas experiencias nos regala nuestro Señor cuando lo buscamos.
Yo estuve en Japon por dos meses en un curso por parte de Jica en el 2009, al principio las primeras semanas de mi experiencia alla solo encontraba sus capillas Sintoistas y si como tu dices es de admirar ese profundo respeto que ellos tienen y la cantidad de capillas a las cuales pueden ir por el camino o varias veces al dia.
A tres semanas de estar alla finalmente me anime a buscar y pregunte adonde podia encontrar una Iglesia Catolica y fui me quede a misa en Ingles pero luego me di cuenta que habia una en español en la cual aproveche de confesarme asi mi experiencia fue plena, el sacerdote que me confeso era Español y conocia mi pais pues estuvo en el Seminario Diocesano, lo cual para mi fue un regalo inmenso de Dios poder hablar con el con mucho cariño de mi pais y las personas que conocio aqui.
Tambien dentro de Jica conoci a muchas personas de diferentes paises, conoci a un cubano que era Evangelico y pude ver como a pesar de las dificultades del idioma, el tambien habia encontrado una Iglesia Evangelica y se estaba congregando, el amor de Dios es asi todo es una vivencia de su amor infinito para con todos sus hijos.
No hay duda que en los lugares mas lejanos podemos encontrar y vivir una experiencia como tu dices de peregrinar.

Reply
Horacio
Horacio febrero 1, 2019 - 8:10 pm

Muchas gracias por compartir tu experiencia

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: