Inicio Espiritualidad Elogio del santo Temor de Dios

Elogio del santo Temor de Dios

por Pbro. Leandro Bonnin
sacerdote detrás del vidrio de un confesionario

He leído y escuchado en estos días muchas cosas sumamente interesantes y verdaderas referidas a la crisis ocasionada por los abusos sexuales por parte de miembros del clero.

Algunos creerán que soy ingenuo –tal vez el más ingenuo de todos los blogueros de Infocatolica- pero yo no pierdo la esperanza de que es posible un futuro mucho mejor que el pasado reciente. Y no sólo es posible: creo que hay indicios concretos de un cambio para mejor. Veo surgir algunos brotes que indican que el camino de sanación se va vislumbrando.

No obstante, me hubiera gustado ver más presentes en los debates dos cuestiones clave que abarcan y abrazan no sólo los casos de abusos sexuales de menores sino todas las formas de grave infidelidad de los sacerdotes y obispos a su ministerio. No voy a decir nada que no hayan dicho desde hace años otros -especialmente desde este sitio de noticias-, pero quisiera decirlo de modo sencillo y concreto, desde mi experiencia como sacerdote.

La primera expresión es TEMOR DE DIOS: los abusadores han incorporado graves pecados en su rutina diaria, conviviendo con situaciones de criminalidad y/o doble vida durante meses, años o décadas. Han dejado de percibir la gravedad de sus actos y han perdido el temor de ofender a Dios y el temor al castigo que –a lo largo de toda la Escritura- se anuncia a los pecadores que no se arrepienten de corazón.

Esta pérdida del sentido del pecado es una consecuencia de la anterior pérdida del sentido de Dios, una apostasía práctica que convivió –en muchos casos- con manifestaciones a veces incluso ampulosas de fe. Es evidente que esa fe –manifestada y predicada- estaba muerta, era una religiosidad vacía, escondida debajo de las apariencias diametralmente opuestas: algunas veces de un liberalismo sin límites, otras en un rigorismo sobrehumano; algunas veces en una mímesis con el mundo, otras, en una aparente oposición radical y feroz.

En ambos casos, puede aplicarse la severa advertencia de Pablo a los Gálatas: “de Dios nadie se burla. Cada uno cosechará lo que siembre” (Gal 6, 7) y las más duras palabras salidas de boca del Señor: “Pero si alguien escandaliza a uno de estos pequeños que creen en mí, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo hundieran en el fondo del mar. ¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Es inevitable que existan pero ¡ay de aquel que los causa!” (Mt 18, 6-7)

La segunda expresión cuya presencia añoro es SACRILEGIO. Lo que más me “pasma” de toda esta situación, lo que acaba por hacerme “volar la cabeza” y lo que me hace vislumbrar el abismo de iniquidad en estas formas de abuso y doble vida es pensar que quienes se anclaron en esas perversas conductas han estado celebrando la Eucaristía y comulgando durante tanto tiempo en pecado mortal. Y con esto no pretendo yo que todos los lectores puedan “sentir” de igual modo la gravedad del pecado de sacrilegio (contra el primero y segundo mandamiento) en relación con el de abuso (contra el quinto, el sexto, el octavo). Tratar de jerarquizar la gravedad de estos pecados de modo matemático es una empresa riesgosa que puede generar malentendidos, sobre todo ante quienes no tienen el don de la fe.

Es evidente que cualquier persona moral y psíquicamente sana debe sentir horror ante la sola idea de violentar la inocencia y la libertad de otro. Abusar de menores tiene una gravedad ante la sola razón humana sólo comparable al aborto. Pero en algún caso podría suceder que por carencias en la formación algún sacerdote no llegara a discernir el daño –a menudo irreparable- que ocasiona a sus víctimas.

Ahora bien: toda la formación sacerdotal que muchos –con sus luces y sombras- hemos recibido se orientaba a la Eucaristía, y a celebrar con dignidad y piedad ese misterio. Y es por eso que esa pérdida es completamente inexcusable. ¿En qué momento un sacerdote puede acostumbrarse a subir al altar con el corazón y el cuerpo manchado por la violación grave de los mandamientos de Dios, de sus promesas de celibato y de la dignidad de otros? ¿Cuándo desapareció en esos corazones la conciencia de la gravedad del sacrilegio de celebrar la Eucaristía en pecado mortal, sin mediar ni siquiera el arrepentimiento y la contrición perfecta?

Es necesario recordar aquí en toda su literalidad las palabras de San Pablo a los Corintios, palabras diáfanas en su dureza implacable: “El que come y bebe indignamente el Cuerpo y la Sangre del Señor, come y bebe su propia condenación” (1 Cor 11, 27)

Al señalar estas dos ausencias en el discurso sobre los abusos, lo escribo con temor y temblor, sabiendo que estoy hecho del mismo barro de aquellos que han herido tan gravemente a las víctimas, a Dios y a la Iglesia. Lo escribo pidiendo al Señor que aumente mi fe, y que me sostenga en su mano poderosa.

Por lo mismo que señalo, creo que todas las medidas por las cuales se pretende prevenir el abuso sexual o cualquier otra forma de abuso y de doble vida en los sacerdotes y obispos no pueden ser eficaces si, además, no se recuperan:

  • El sentido del pecado y de la majestad del Dios ofendido
  • El sentido de la dignidad del otro, de ese “pequeño”, por quien Cristo murió y vale la sangre de Cristo.
  • El sentido auténtico de la santidad de la Eucaristía, y de la terrible ruina espiritual que se sigue de profanar de manera sistemática y habitual de la Presencia de Dios en el Sacramento.

En ese aspecto, una predicación sobre la Misericordia que no estuviese suficientemente anclada en la Tradición y que no contemplara la totalidad del mensaje bíblico, en lugar de prevenir los abusos, los puede favorecer. Es necesario restaurar en el corazón de los fieles y de los sacerdotes la conciencia de que nuestros pecados hieren el corazón de Dios y merecen un castigo acorde a su grandeza. Esa grandeza de Dios que hacía temblar a Isaías en el templo (Is 6, 3) o que llevó a Pedro a postrarse a los pies de Jesús y decir: “apártate de mí… porque soy un pecador” (Lc 5, 9)

Es evidente y nadie va a negar que lo más perfecto es obrar siempre movidos por el amor. Pero siendo conscientes de la naturaleza humana, hay que recordar lo que decía San Ignacio en los Ejercicios, en su predicación sobre el Infierno: “si del amor de Dios me olvidase, que al menos el temor me haga apartarme del pecado”.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

1 comentario

Avatar
Evelin marzo 6, 2019 - 3:47 pm

Dios lo bendice padre, y nuestra oración para con usted y todos los sacerdotes para que no pierdan el amor de Dios

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: