Inicio Reflexiones ¡Que saben los curas!

¡Que saben los curas!

por Pbro. Leandro Bonnin
que-saben-los-curas

«¡QUÉ SABEN LOS CURAS, qué tanto hablan, por qué se meten en todo!», piensan algunos, y quizá alguna vez vos mismo pensaste.

¿Sabés por qué opino? ¿Sabés por qué hablo?

No sólo porque estoy seguro que LA PERSONA DE CRISTO y su propuesta de vida es LA VERDAD PLENA SOBRE EL SER HUMANO.

No sólo por eso, sino también PORQUE DÍA A DÍA CONSTATO de manera completamente indudable LOS EFECTOS DEVASTADORES DEL PECADO, EL ERROR Y LA MENTIRA, y LOS EFECTOS LIBERADORES, SANADORES Y PLENIFICANTES de la VERDAD Y DE LA GRACIA.

Lo veo, lo palpo, lo «toco con mis manos» cuando intento «vendar» esas heridas que voy conociendo en las historias de dolor que la falta de amor, el egoísmo, el hedonismo, y todo el mal presente en nuestro mundo va dejando a su paso.

Y por eso -entre otros motivos- estoy en contra del aborto, porque infinidad de veces me ha tocado intentar aliviar el dolor que tantas almas de madres, padres, abuelos y abuelas cargan por siempre dentro suyo.

Y por eso -entre otros motivos- apuesto por la educación sexual en valores como la virginidad hasta y la fidelidad en el matrimonio entre un varón y una mujer, porque las personas más felices que conozco en este mundo son todas -¡todas!- las que han elegido amar totalmente para siempre con corazón fiel, en la vida matrimonial, consagrada o como solteros. Y porque tantas veces -¡tantas!- me toca «recoger los pedazos» de los corazones y las vidas rotas por la lujuria y la traición…

Defiendo la vida y el matrimonio no porque soy retrógrado, no porque soy anticuado, no porque soy cerrado, no porque soy discriminador, no porque sea insensible al sufrimiento de las personas sino ¡todo lo contrario!, porque la vida me muestra a cada paso que -detrás de tantas máscaras- el pecado siempre destruye y el bien y la virtud enaltecen y salvan. Y que debo seguir proponiendo la verdad aunque a algunos les duela, porque si no lo hago el dolor será cada día más grande, y más difícil de remontar.

Defiendo la vida, y defiendo el matrimonio… defiendo y proclamo que la prosperidad para nuestra sociedad llegará solamente a través de la unión fiel e indisoluble entre el varón y la mujer abierta a la vida según el proyecto de Dios, y de infancias y adolescencias en la pureza y en el amor…

Lo seguiremos haciendo, intentando ser un eco de la voz y un reflejo de la mirada misericordiosa de nuestro Señor. Intentando ser buenos samaritanos que curen las heridas de nuestro tiempo con el aceite de la ternura y el vino de la verdad.

Lo seguiremos haciendo mientras él nos dé vida y fuerzas.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: