Inicio Meditación Diaria Juan 20,1-9

Juan 20,1-9

por Editor mdc
Juan-20,1-9

Evangelio según San Juan 20,1-9.

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.
Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.
Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.
Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo,
y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.
Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.
Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

¡Cristo vive!

1) La luz: Hoy en la Misa la liturgia nos presenta la oscuridad como elemento clave. La Iglesia está a oscuras. Signo de nuestra oscuridad en la vida, cuando todo esta oscuro nos produce inseguridad y miedo, nos sentimos solos y se aparece la frialdad. Cuántas veces pasamos por oscuridad en la vida; porque no la vemos a las cosas claramente y porque nos sentimos perdidos, cuándo uno no ve hasta se choca con el otro. La luz viene de Dios para darnos vida e iluminarnos. Vida y luz son dos caras de una misma moneda, por eso cuando una mujer va a parir un hijo se dice «acaba de dar a luz». Vos podés dar luz a mucha gente pero para ello debes tenerlo.

2) Transmitir: En la liturgia el sacerdote entra con el Cirio Pascual y la gente toma del Cirio con su velita la luz y la transmite. Es signo de lo que hacemos los cristianos en el mundo. Llevar luz, en cada Eucaristia recibimos la fuerza para llevarlo semana a semana a los demás. No estamos llamados a resolver la vida de los otros pero si a dar luz en la vida de los otros.

3) Alegría: El que transmite alegría es porque tiene paz y el que tiene paz da alegría. Es a esto lo que estamos llamados a ser personas positivas y que transmiten esperanza porque a un cristiano nada lo detiene ni siquiera la muerte. Hoy vos estas vivo y tenes vida, demostralo con tu cara, por lo menos hoy por favor.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: