Inicio Espiritualidad ¿Cómo distinguir el querer de Dios de mi propio querer?

¿Cómo distinguir el querer de Dios de mi propio querer?

por Pbro. Carlos Padilla E.
presencia-de-dios

No sé si las cosas que me suceden tienen que ver con el azar, con la suerte, con la casualidad.

Sé que hay un plan de Dios que no alcanzo a entender con mi conocimiento limitado. Un plan de amor que no veo, ni comprendo. Me dicen que Dios conduce en sus manos mi vida y me muestra el camino verdadero. Suceden cosas en mi caminar. Yo las interpreto y busco explicaciones. Ante las desgracias me quedo sin palabras. Cuando es bueno lo que me sucede, simplemente sonrío y me alegro. Algo querrá Dios conmigo, me digo. No entiendo muy bien lo que tengo que hacer. No tengo yo un plan previsto. O quizás sí. Planes perfectos que espero se hagan realidad. Y cuando no sucede todo como yo quiero, me turbo. La suerte, la casualidad, ¿es la acción de Dios oculta en el tiempo? Sé que en Dios no hay tiempo, ni espacio. Y sé que en Él todo está unido, integrado, en armonía. Pero aquí, en mi vida, todo sucede sin un orden. Llegan las decisiones equivocadas. Suceden los fallos que provocan desgracias. Veo tantas vidas fracasadas. Muertes prematuras sin sentido. Hay derrotas y éxitos.

¿Por qué me empeño en buscarle un sentido a todo? Prefiero callar ante lo que no entiendo. ¿Dónde está la casualidad actuando? ¿O es Dios gritándome escondido detrás de lo que acontece? No sé si todo lo que hago está dentro de un plan previsto. O si Dios improvisa a medida que yo avanzo por la vida, recalculando mi ruta. Asume todos mis errores en medio de un camino trazado. ¿Hay acaso un camino trazado? ¿Dónde acaba mi libertad? ¿Cuándo soy yo el que elige? La casualidad forma parte de mi vivir diario. O la suerte. Me encuentro tropezando con cosas que suceden por azar, o guiadas por el viento de una mano poderosa, de un corazón que ama y no deja nunca de amarme. Me falta confianza para creer que Dios lo puede hacer todo nuevo en mí en medio de tantas oscuridades. Quiero más confianza en ese Dios que me espera al final del camino, o en medio de mis dudas. Ese Dios que me ama como soy y no se olvida de mi vida. Quisiera gritar lo que leía el otro día: «Toma Tú, Padre, el timón de mi vida. Tú tienes un plan para mí. Yo quiero ese plan con toda mi alma. Quiero lo que Tú quieras y rechazo lo que Tú rechaces. Ayúdame a ver los caminos del mar a través de tus ojos»1. Esa mirada confiada es la que necesito. Para distinguir a Dios oculto en medio de casualidades. Un encuentro fortuito. Un retraso. Una pérdida. Un abandono. Un olvido. Una palabra. Un silencio. Detrás de todo está su mano guiando mi barca. Con el miedo que me dan a mí las tormentas solitarias. Cuando siento que todo va a hundirse a mi alrededor. Quiero confiar. Pero mi alma quiere controlarlo todo. Que no se me escape ningún cabo. Que no quede nada expuesto al viento veleidoso del azar. Quiero lo que quiero. Lo sé muy bien. Y desprecio lo que me duele, lo que temo, lo que me cuesta. Que eso no suceda ni por casualidad. Vuelve a mí la palabra providencia. Un plan de amor. Un sueño para mi vida. ¿Y si no acierto con las elecciones correctas? ¿Y si me aparto en exceso de esa ruta que iba a hacerme feliz? Dios nunca me deja solo, lo sé, lo entiendo. Pero el corazón se resiste a dejar el timón en las manos de Dios. No soy tan libre. ¿Y si un montón de casualidades me llevan por el camino que no quiero dejando de lado otros posibles? La suerte, la casualidad. ¿Existen? ¿O es la mano de Dios que me guía en ellas?

No pretendo saber lo que Dios quiere. No busco explicaciones. El P. Kentenich vivió en su vida la incertidumbre y la confianza: «Para mí era suficiente la seguridad, en la mente y en el corazón, de estar trabajando en la realización de un plan divino. Esa seguridad nunca vaciló, ni en lo mínimo, tampoco hoy. De ahí mi tranquilidad soberana en medio de las tormentas más recias»2. Deseo esa seguridad de saber que estoy realizando el sueño de Dios. El plan de felicidad para mi vida. Quisiera vivir con esa tranquilidad cada día. ¿Cómo distinguir el querer de Dios de mi propio querer? En medio de tantas aparentes casualidades. En medio de la oscuridad su amor me guía. Distingo su querer. Muchas veces me duele. Porque sé que la decisión que quiere de mí es un bien para mi vida, para otros. De momento sólo veo lo que cuesta. Con el tiempo entenderé sus deseos. Miro la hondura de mis raíces. La profundidad de mis anclas. Las pocas velas de mi barca dispuestas a acoger todo el viento posible. Pero tengo miedo a la vida que no controlo. ¿Y si todo no es como yo pensaba? Esa manía tan mía de hacer cálculos. De esperar que las cosas sucedan de una determinada manera. ¿Cómo me imagino a mí mismo con ochenta años? ¿Cómo me sueño? Y me turbo pensando que no me veo. No me distingo. Dejo a un lado las cábalas. Poco importan.

La vida no es un conjunto de actos fortuitos desparramados por los caminos por manos misteriosas. Seguro que hay un corazón pensando el mundo, amando al hombre. Una presencia diciéndome cuánto me quiere. Un rostro de Padre. Y la herida abierta del Hijo que me amó hasta el extremo. Seguro que en mis errores una mano me levanta. Por encima de todos mis miedos. De mis dudas. Y me lleva por caminos anchos en los que no hay muchas certezas y sí tantas dudas. Pero no temo. No pretendo hacerlo todo perfecto. Me conformo con soltar por un rato las manos del timón. ¿Querrá Dios llevarme a puerto seguro? ¿O mar adentro? No me importa. Si su mano guía mis pasos. Lo demás poco importa. Yo quiero estar con Él. Para siempre.

1 Santa Teresita del Niño Jesús, Historia de un alma
2 Tomás Trigo Oubiña, Dios te quiere y tú no lo sabes

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

1 comentario

Avatar
Alejandro Watson agosto 8, 2019 - 4:43 pm

Lo que Dios quiera. Como Dios quiera. Cuando Dios quiera.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: