Inicio Meditación Diaria Lucas 18,1-8

Lucas 18,1-8

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-18,1-8(1)

Evangelio según San Lucas 18,1-8.

Jesús enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse:
«En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres;
y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: ‘Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario’.
Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: ‘Yo no temo a Dios ni me importan los hombres,
pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'».
Y el Señor dijo: «Oigan lo que dijo este juez injusto.
Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar?
Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

La fe es salud

1) Un Juez: En esta figura me imagino esa persona altanera de la vida. No le importa lo religioso, cree que lo tiene a Dios en el bolsillo y le encanta controlar todo. Por supuesto que algo que lo movió o la movió a ello son sus éxitos logrados, como también los golpes que le dio la vida. Es esa persona que siempre anda diciendo «mejor solo que mal acompañado» porque la única compañía en su vida sería un espejo, un reflejo de él. Es más fácil que caiga nieve en diciembre por Tucumán que se le saque una sonrisa. Vos y yo tenemos algo de esto…

2)La viuda: Es lo contrario, una mujer que confía en Dios pero que hace todo lo que está a su alcance. Comprende que en la vida hay un 50 y 50. Un poco de vos y otro de Dios. Ella descubre que la insistencia da un resultado, como dice el famoso dicho argentino «el que no llora, no mama». ¿Hoy como esta tu oración? ¿Sos orante?

3)La fe: La fe es un don, no es soplar y hacer botellas. La otra vez me contaba una amiga que sus hijos tenían amigos ateos. Le preocupaba… pero hay que enseñar que la fe es un regalo y si alguien busca la fe es necesario acompañarlo. La fe se propone y no se impone; la fe se la pide y no se la compra. La fe es lo más hermoso que me tocó, porque es mi motivación a seguir esta vida día a día

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: