Inicio Reflexiones EN LA BARCA

EN LA BARCA

por J.R. Arévalo
en-la-barca

En la barca vamos todos, en ella cabemos todos. En la barca pasan muchas cosas, en ella podemos ver reflejadas todas las situaciones de nuestras vidas. 

Desde la barca habló el Señor a la gente, esparciendo su buena nueva (Lc. 5:3).

En la barca a veces hay escasez y a veces hay abundancia (Lc.5: 5-7), a veces pasamos hambre y otras veces comemos hasta saciarnos.

En la barca podemos aprender a trabajar duro incluso cuando no podamos ver resultados y aún más cuando fracasamos. En la barca también aprendemos a ser obedientes, “Guía adelante, hacia lo profundo, y echa las redes» dijo el maestro. “Toda la noche estuvimos bregando y no pescamos nada, pero, sobre tu palabra, echaré las redes» respondía aquel impulsivo galileo.  (Lc.5: 4-5)

Desde la barca nos lanzamos al agua, Pedro lo hizo dos veces y las dos se hundió. La primera por falta de fe (Mt. 14:30), la segunda por vergüenza de su desnudez al enterarse que estaba en presencia del maestro (Jn. 21:7). El Señor siempre amoroso fue a su encuentro para animarlo.

En la barca pasan muchas cosas, vivimos serenidad y vivimos tormenta, pero en esa barca nunca estamos solos, nos tenemos unos a otros y aprendemos a ayudarnos (Lc. 5: 7).

En la barca presenciamos milagros como aquel cuando el Señor reprendió a los vientos y maravillados los discípulos preguntaban ¿Quién es Éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?» (Mt. 8: 27). Esta también aquel otro milagro que no sucedió una sino dos veces (Lc. 5: 5-7 y Jn. 21: 6).

En la barca duerme el Maestro y a pesar de navegar a nuestro lado, su silencio es ensordecedor, pareciera que no está ahí. En nuestras tribulaciones nos parece que no podemos despertarle a pesar de gritar con insistencia; pero luego se levanta y alegres vemos al Dios que nos trae la salvación, aquel que nos enseña, nos guía, nos levanta y que a veces también nos reprende nuestras faltas de fe (Jn. 21: 7).

La barca tiene más de dos mil años, en ella vamos todos y cabemos todos. La barca no se hundirá nunca y “las puertas del abismo no prevalecerán contra ella” (Mt. 16: 18).

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: