Inicio Opinión Cancelando al Padre Serra

Cancelando al Padre Serra

por Obpo. Robert Barron
Padre Serra

Después de votar para retirar una gran estatua de san Junípero Serra que se encuentra frente a su ayuntamiento, el gobierno de Ventura, California, está considerando ahora la posibilidad de retirar la imagen del Padre Serra del sello de la ciudad y de las insignias de los oficiales de policía.

Acabo de recibir la noticia de que, después de votar para retirar una gran estatua de san Junípero Serra que se encuentra frente a su ayuntamiento, el gobierno de Ventura, California (que está en mi región pastoral) está considerando ahora la posibilidad de retirar la imagen del Padre Serra del sello de la ciudad y de las insignias de los oficiales de policía de Ventura. Todo este esfuerzo por borrar la memoria de Serra es desde el punto de vista histórico ridículo y desde el punto de vista moral más que un poco aterrador.

Déjenme abordar el lado ridículo primero. Para decirlo sin rodeos, Junípero Serra está siendo utilizado como un conveniente chivo expiatorio de ciertos abusos inherentes al colonialismo español del siglo XVIII. ¿Fueron reales esos abusos? Por supuesto. ¿Pero fue el Padre Serra personalmente responsable de ellos? Por supuesto que no. No negaré ni por un momento que Serra probablemente se dedicó a ciertas prácticas disciplinarias que con razón consideraríamos moralmente cuestionables, pero la abrumadora evidencia sugiere que fue un gran amigo de los pueblos nativos; que buscó, una y otra vez, protegerlos del maltrato de las autoridades civiles; y que presidía misiones donde se enseñaban a los pueblos indígenas habilidades útiles y se les iniciaba en la fe cristiana. Sugerir, como lo hicieron algunos de los que pedían el retiro de su estatua, que Serra era el equivalente moral de Hitler y sus misiones el equivalente moral de los campos de concentración es nada menos que difamatorio.

No es exagerado afirmar que de las misiones establecidas por Junípero Serra surgió gran parte de la vida política y cultural del estado de California. Muchas de nuestras ciudades más grandes, San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Santa Bárbara, y sí, Ventura, fueron construidas sobre los cimientos de las misiones. Y no dudaré en decirlo: la difusión de la fe cristiana en esta parte del mundo tuvo lugar en gran parte gracias al trabajo de Junípero Serra y sus colegas, ¡y esto es algo bueno! Jesús les dijo a sus primeros seguidores que fueran a todo el mundo y predicaran la Buena Nueva, no como un mensaje de opresión sino de liberación espiritual. Fue precisamente en respuesta a esa llamada apostólica que fray Junípero dejó Mallorca, cruzó el océano y pasó el resto de su vida proclamando a Cristo a aquellos que no lo conocían. Aunque es políticamente incorrecto decirlo hoy, este tipo de evangelismo entusiasta debe ser celebrado, no excusado. La mayoría de los católicos en California hoy en día tienen la fe que aprecian porque el Padre Serra fue el primero en traerla aquí.

Y esto me lleva al lado moralmente peligroso de este asunto. Cuando vi los videos de las estatuas de Serra siendo derribadas, quemadas, escupidas, pisoteadas y profanadas en San Francisco y Los Ángeles, me estremecí, no sólo porque tal comportamiento era grosero e injustificado, sino también porque recordaba actividades muy similares en etapas anteriores de la historia americana. A mediados y finales del siglo XIX, el anticatolicismo estaba muy extendido en los Estados Unidos, debido en parte a los prejuicios heredados del protestantismo, pero también a la llegada de grandes grupos de inmigrantes de países católicos, que eran considerados inferiores. Un poderoso partido político, el “Saber nada”, se organizó precisamente en torno al tema de la oposición al catolicismo, y en muchas de las principales ciudades de nuestro país, conventos católicos, parroquias, catedrales, estatuas e iglesias fueron quemadas hasta los cimientos por turbas indisciplinadas. Además, en ese mismo período, el Ku Klux Klan, que estaba activo no sólo en el sur sino también en muchas ciudades del norte, se esforzó por aterrorizar a los negros y a los judíos, por supuesto, pero también, es fácil de olvidar, a los católicos. Si dudas de que este tipo de oposición al catolicismo haya perdurado hasta bien entrado el siglo XX, les recomiendo que consulten la retórica histriónica utilizada por los oponentes de John F. Kennedy durante la campaña presidencial de 1960. El decano de los historiadores americanos, Arthur Schlesinger, Sr., resumió esta tendencia en su repetido comentario de que el prejuicio contra los católicos es “el prejuicio más profundo en la historia del pueblo americano”.

Así que, cuando veo multitudes de personas derribando y profanando estatuas de un gran santo católico, canonizado hace sólo cinco años por el papa Francisco, ¿cómo no ver el feo espectro del anticatolicismo levantando la cabeza? Estamos pasando por un momento jacobino en nuestra historia cultural, y tales períodos son realmente peligrosos, ya que no hay una indicación clara de lo que puede detener su impulso. Así que, en este caso, ¿qué sigue? ¿Derribamos las misiones mismas, los equivalentes morales de los campos de exterminio? ¿Debemos cuestionar la fe católica y las instituciones que Junípero Serra trajo a estas costas? Sólo se puede esperar que prevalezcan las cabezas frías y que los responsables pongan fin a este ridículo y peligroso intento de borrar al Padre Serra.

Fuente: Word on Fire

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

2 comentarios

Avatar
Alejandro Watson julio 26, 2020 - 4:41 pm

Thanks Mate.

Reply
Avatar
rafael avila julio 28, 2020 - 12:11 am

GRACIAS. Unidos en Oración. Hoy los católicos debemos estar mas vigilantes, quieren borrar costumbres y deculturizar con odio y violencia.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: