Inicio Meditación Diaria Lucas 10,21-24

Lucas 10,21-24

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas 10,21-24

Evangelio según San Lucas 10,21-24.

En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo:
«Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».
Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: «¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven!
¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!».

 

 

Estremecer de gozo.

1) Se estremeció: algo lindo de la oración es también la alabanza. Alabar a Dios por todo lo que tengo y lo que vivo. Somos pedigüeños, eso lo reconocemos. Pero que lindo es vivir en este día un día de alabanza y agradecimiento a Dios por todos los beneficios recibidos de su mano. Hoy ¿por qué motivo alabaras a Dios?
3) Los sencillos: es en el despojo y en lo simple donde se descubre la grandeza de Dios. Es en el día a día y en lo propiamente humano donde se puede encontrar lo divino que cada persona tiene y da. Hoy debemos seguir buscando a Dios en la simpleza, en la gente simple y en las cosas simples.
3) Ver: ser felices porque vemos grandes cosas, vemos el sol, la luna. Vemos como va pasando la vida… Vemos a Dios todos los días En situaciones, cosas y personas.

Vos¿ dónde ves a Dios? Contame.

 

Convíértete en Patrocinador de Misioneros Digitales,
Cualquier aporte por pequeño que parezca nos ayuda un montón.
¡Gracias!

 

 

Clic para descargar el audio

 

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: