Inicio Meditación Diaria Mateo 7, 21-29

Mateo 7, 21-29

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo-7,21-29

Evangelio según San Mateo 7,21-29.

Jesús dijo a sus discípulos:
«No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?’.
Entonces yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal’.
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena.
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande».
Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza,
porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas.

 

Cada vez que visitas a nuestros anunciantes estás ayudando a Misioneros Digitales

 

Sé roca firme

1) Cumplir: la esencia de nuestra vida es cumplir la voluntad de Dios. Es allí donde está el eje, ese es el centro en donde desde allí se desarrolla tu vida; podés hacer muchas cosas buenas, podés incluso ser el dueño de la sociedad de beneficencia, pero si no haces la voluntad de Dios entonces no sirve. La esencia de la vida para lograr la felicidad es hacer la voluntad de Dios que es ello lo que te llevará a la plenitud de vos mismo.

2) Sensato: el ser sensato es saber dónde están tus bases, es comprender que los cimientos de tu vida deben estar bien puestos por lo que te formó tu familia, esos valores que te transmitieron desde chico. Ese respeto hacia los demás, eso que fue educación por parte de tus padres, abuelos, familia, maestra, etc. Eso que se te enseña desde chico es tu fortaleza cuando seas grande. Mira y agradece a aquellos que te hicieron una persona respetable porque vos sos educado y respetable.

3) Arena: es aquello que no permanece, lo fluido, lo que está momentáneo. No dejes que tu vida sea alegría momentánea y nada más. Tu vida debe ser firme y la firmeza se da en tus raíces no en esas locuras que aparecen en la mente en ciertos momentos. No dejes que los vientos del sentimentalismo ni del consumismo te hagan tirar lo que toda una familia construyó en vos.

 


Tu ayuda nos permite mantener esta página web
y todas las labores de apostolado de Misioneros Digitales
Ayúdanos a continuar con nuestra labor.

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

 

Clic para descargar el audio

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: