Inicio Meditación Diaria Marcos 3,7-12

Marcos 3,7-12

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos-3,7-12

Evangelio según San Marcos 3,7-12.

Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea.
Al enterarse de lo que hacía, también fue a su encuentro una gran multitud de Judea, de Jerusalén, de Idumea, de la Transjordania y de la región de Tiro y Sidón.
Entonces mandó a sus discípulos que le prepararan una barca, para que la muchedumbre no lo apretujara.
Porque, como curaba a muchos, todos los que padecían algún mal se arrojaban sobre él para tocarlo.
Y los espíritus impuros, apenas lo veían, se tiraban a sus pies, gritando: «¡Tú eres el Hijo de Dios!».
Pero Jesús les ordenaba terminantemente que no lo pusieran de manifiesto.

Cada vez que visitas a nuestros anunciantes estás ayudando a Misioneros Digitales


La multitud busca a Jesús, vos y yo no tenemos que cansarnos de buscarlo. La búsqueda de Jesús exige:

1) Conocimiento: Es meterte en vos mismo y saber quién es Jesús. Uno no puede buscar lo que no sabe.

2) Humildad: Para preguntar y pedir ayuda. Saber que Dios está.

3) Diálogo: Para presentarle tu vida y que él la transforme.

La Eucaristía es una clave de todo ello. Llègate al sagrario y déjate transformar.

Sin tu ayuda esta página tendrá que cerrar muy pronto
Un pequeño económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!


Clic para descargar el audio
Un año con Jesús



Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: