Inicio Meditación Diaria Marcos 6,7-13

Marcos 6,7-13

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos-6,7-13

Evangelio según San Marcos 6,7-13.

Entonces llamó a los Doce y los envió de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros.
Y les ordenó que no llevaran para el camino más que un bastón; ni pan, ni alforja, ni dinero;
que fueran calzados con sandalias, y que no tuvieran dos túnicas.
Les dijo: «Permanezcan en la casa donde les den alojamiento hasta el momento de partir.
Si no los reciben en un lugar y la gente no los escucha, al salir de allí, sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos».
Entonces fueron a predicar, exhortando a la conversión;
expulsaron a muchos demonios y curaron a numerosos enfermos, ungiéndolos con óleo.

Inscríbete, “La Virgen María: Predestinación y Dogmas Marianos” (2da parte)

Inscríbete, “La Virgen María: Predestinación y Dogmas Marianos” (2da parte)

Los verbos de evangelizar.

1) Llamó: En el camino a la vocación, sea cual fuere, es Dios quien te llama. Incluso a la vida cristiana, es una propuesta que viene de Dios y a la cual sos libre de aceptarla o no. Te convoca primeramente para estar cerca de él. Porque la misión surge después de un encuentro, la misión o esa acción concreta que Dios te propone en esta vida surge desde esa intimidad con él. Es por ello que en toda vocación hay un tiempo de conocimiento para discernir el camino de misión a seguir. En el sacerdocio esta ese fogoneo como es el seminario, en el matrimonio el adentramiento en el noviazgo y en la vida consagrada, en ese tiempo de noviciado. Es por ello que el llamado de Dios tiene un tiempo y un momento en tu vida a la cual no podés dejar de lado; al contrario, debes adentrarlo y vivirlo, profundizarlo y reflexionarlo. ¿Cuándo sentí que Dios me llamó a su equipo?

2) Envió: es el segundo verbo que encontramos en éste evangelio. Sos enviado a algo concreto y es allí donde debes santificarte y sacarle todo el jugo en tu vida. Una de las tentaciones es andar deambulando de aquí para allá, o picoteamos de todos lados. ¡No! Dios te envía a dar la buena noticia y llenar de esperanzas a cosas concretas; a esta comunidad o a esta familia o esta labor. Si queremos hacer sonar bien el evangelio, no podemos andar tocando la guitarra y la batería y la flauta, ¡no! Porque terminaras exausto y produciendo ruido más que sonido. Aprende a concentrarte en lo que debes cumplir y no seas un pulpo andante.

3) Da poder: El tercer verbo es «dar» pues el poder viene después de haber profundizado en Jesús y despúes de ser enviado, pues si el poder llega antes complica y rompe hasta la misión, porque el poder por poder, sin visión sobrenatural puede llevarte a ser un ambicioso que te hace más vivir de los demás, que vivir para los demás. El poder que Dios da es para servir y aliviar, es para que esa persona tenga paz en su vida y logre un camino de felicidad. No podemos enriquecernos materialmente a cuestas del dolor y sufrimiento de otros. Hoy vos salí a misionar, pero desde un encuentro con Cristo, sin tener una interioridad con él antes, no hay misión, sino desviación.

Un pequeño económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!


Clic para descargar el audio
Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Jorge Ismael febrero 7, 2019 - 5:53 am

gracias pbo. zazano, esta reflexion nos pone en el camino correcto

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: