Inicio Espiritualidad Citas con La Biblia

Citas con La Biblia

por Carlos L. Rodriguez Zía

Para un creyente, es vital la lectura de La Biblia, meditarla, saborearla como el alimento más apetecible. En esta seria de artículos, que iniciamos hoy, les proponemos un recorrido por los textos sagrados. Preparen le mesa, aquí está el mejor alimento.

Como ya lo he comentado en otro artículo, desde el año pasado asisto semanalmente a un taller de estudio de La Biblia. Allí, como tarea para el hogar, la profesora que lo dicta nos da un listado de versículos que nos muestran como de principio a fin de las Sagradas Escrituras, Dios nos habla de distintos temas. Como a mí me ha resultado revelador y enriquecedor este ejercicio, pensé que también les podría resultar interesante a los lectores de Misioneros Digitales Católicos. En esta primera entrega, los versículos citados muestran como tanto en el Antiguo como  en el Nuevo Testamento, el Padre nos habla y nos muestra su misericordia, compasión, benevolencia y amor.

A continuación, los siete textos bíblicos que hemos seleccionado y la invitación a ser leídos con detenimiento, meditándolos, dejando que su mensaje nos interpele y así poder escuchar la voz de Dios, comprender lo que él nos quiere decir.

 “El Señor pasó delante de él y exclamó: «El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad.”

Exódo 34, 6.

“El Señor se prendó de ustedes y los eligió, no porque sean el más numeroso de todos los pueblos. Al contrario, tú eres el más insignificante de todos.  Pero por el amor que les tiene, y para cumplir el juramento que hizo a tus padres, el Señor los hizo salir de Egipto con mano poderosa, y los libró de la esclavitud y del poder del Faraón, rey de Egipto.  Reconoce, entonces, que el Señor, tu Dios, es el verdadero Dios, el Dios fiel, que a lo largo de mil generaciones, mantiene su alianza y su fidelidad con aquellos que lo aman y observan sus mandamientos.”

Deuteronomio 7, 7-9

“Los que confían en él comprenderán la verdad y los que le son fieles permanecerán junto a él en el amor. Porque la gracia y la misericordia son para sus elegidos.”

Sabiduría 3,9

“Como un hombre es consolado por su madre, así yo los consolaré a ustedes, y ustedes serán consolados en Jerusalén.”

Isaías 66, 13.

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.”

Mateo 11, 28-30.

“Y fue predicando en las sinagogas de toda la Galilea y expulsando demonios. Entonces se le acercó un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: «Si quieres, puedes purificarme». Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». En seguida la lepra desapareció y quedó purificado.”

Marcos 1, 39-42

buen-samaritano
Al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.

“Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió. Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: «Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver.”

Lucas 10, 33-35.

Leer La Biblia, en el hogar o donde sea, sin apuros, es una experiencia altamente recomendable. Esto, permite, según mi experiencia, detenerse en detalles y, lectura tras lectura, muchas veces del mismo pasaje, profundizar en su mensaje y apreciar el valor de su contenido. Lo que a mí me dejo la lectura y meditación de estos pasajes bíblicos que aquí compartimos es que, como dice coloquialmente el Papa Francisco, Dios siempre nos primerea a la hora de amarnos, de ser misericordioso: Pero que en simultáneo nos da el ejemplo y nos muestra la manera de hacerlo. Día tras día, yo los tengo presente y trato de ponerlos en práctica. Paso a paso, como diría un exitoso director técnico del fútbol argentino.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: