Inicio Meditación Diaria Mateo 14,13-21

Mateo 14,13-21

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo 1413-21

Evangelio según San Mateo 14,13-21.

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.» Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.» Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.» Les dijo: «Traédmelos.» Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Vos tenés que dar.

1)Tranquilo y apartado: Jesús busca su momento y su espacio. Vos y yo también debemos buscar nuestro momento y espacio de apartarnos del trajín y acelere cotidiano, no podemos andar a mil siempre. Busca un momento del día para tener tu encuentro con Dios, pero también de reencontrarte vos, tenés que ser capaz de apartarte de todo lo que está a tu alrededor. Eso exige un sacrificio, aunque sea de levantarte unos minutos antes y tomar tu momento de sentarte solo o sola y tomar un café o unos mates y hablar con Dios o escuchar la meditación y hablar con él. Busca separarte de todo para encontrarte con Dios y con vos y no que todo te separe de Dios y de vos.

2)Despide: Es la sugerencia que le dan los apóstoles, hay veces que buscamos lo más cómodo y lo más fácil. Como que caemos en la comodidad, que el otro haga… esto te lleva a olvidarte que el cristiano está llamado a dar lo mejor de sí, y si podés ayudar, ¡ayuda! Es bueno dar una mano y un servicio desinteresado. Hoy, que iniciamos la semana, está bueno dar una ayudita al otro, aunque sea dar una barrida al piso sin que tu mamá o alguien te lo pida.

3)Sobraron: Cuando Dios obra junto con nosotros puede tocar muchos corazones. No tengas miedo a los desafíos, dar de comer a tanta gente era un desafío. Aprende a confiar en Dios y en vos, no te detengas en la vida porque es como el paracaidista: no es que no tenga miedo de tirarse, sino que toma valor para asumir el desafío y se tira confiando en Dios, en sí y en el paracaidas. Vos confia en Dios, en vos y en tu paracaidas. Ese paracaidas puede ser tu mujer, tu esposo, tus hijos, en fin… pensa hoy quién es tu paracaidas que te ayuda a caer bien ante los desafíos de la vida.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: