Inicio Bitácora del Peregrino Catedral Metropolitana de Buenos Aires

Catedral Metropolitana de Buenos Aires

por Miguel Cabrera
Catedral Metropolitana

Camino Buenos Aires desde pequeño, en algunos momentos lo hice de la mano de mi madre con la que conocí la bendición del creer. Otros lo hice acompañado por papá que amaba esta ciudad y me mostró lugares maravillosos. Desde hace más de 20 años ellos están en la casa del Padre y, desde entonces, la recorro rememorando aquellos tiempos y vuelco en relatos las historias contadas por ellos que desde hoy quiero compartir en esta Bitácora del Peregrino.

Cierto día, hace más de una década, mi fe comenzó a flaquear. ¿A quién no le ha pasado? Son esos momentos en que es bueno no cerrarse y salir a buscar respuestas. Llegué así al templo de mi barrio en la Ciudad, el Santuario de Santa Lucía. De rodillas y orando llegó el recuerdo de mi padre contándome que allí había sido bautizado. Rememoré también el primer sacramento recibido por mis dos hijos en el mismo templo. La misa iba a comenzar y el lugar estaba prácticamente vacío. Cabezas clareadas por los años en su totalidad ocupaban los asientos. Sentí entonces la obligación de comenzar a contar historias de los lugares sagrados de mi Buenos Aires para, de alguna manera, convencer a muchos de volver a ellos. Y, como me dijo un obispo, “vos estas evangelizando, ya que invitas a aquellos que conocen poco o se han alejado de la iglesia a que regresen”.

Hecha, pues, esta breve reseña me sumerjo en este primer relato sobre las Catedrales de la Argentina. Comenzaré por la Primada que se encuentra en la ciudad de Buenos Aires. Mi colega Horacio ha compartido contigo, recientemente, su experiencia al visitarla. Permíteme hacer con él un contrapunto. Porque, como decía mi madre, citándolo a Picasso, “si hubiera una única verdad, no sería posible pintar cientos de cuadros sobre el mismo tema”.

La historia del Retablo Mayor de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires sigue en forma paralela las continuas variaciones que experimentó la estructura original del edificio entre los siglos XVII al XX.

Hurgando en los libros de historia encuentro una primera mención del primer Obispo de la nueva diócesis del Río de la Plata, el carmelita Fray Pedro Carranza. El sacerdote, dirigiéndose al rey de España Felipe III, le decía:

“un retablo viejo de lienzo y coro ni cosa que huela a devoción ni decencia”

A pesar de que el templo se demolió y se construyó otro, en 1693 seguía “sin adorno ni retablo pues sólo tiene el altar mayor un sagrario sin colgaduras y pocos ornamentos” según la descripción que dos clérigos le hacen al rey Carlos II.

Catedral Metropolitana Buenos Aires
Foto Crédito: @luciacabrera.ph

Una centuria después es el Cabildo Eclesiástico quien dispuso: “componer el retablo del Altar mayor de una y otra cara por faltarle diferentes piezas y hallarse deteriorado por su antigüedad. También por los clavos con que se afianzan las colchas, arcos, ramos, flores y demás aderezos con que se ha estado adornando para todas las festividades, pedimos que se dore la cara de adelante y se pinte la de atrás.”

Al ingresar hoy al templo sobresale una imponente estructura realizada antes de 1774 por el ebanista nacido en Navarra, Isidro Lorea. La obra había sido realizada pero no colocada, es entonces que, en 1782, el autor pide que se le diga donde se va a colocar definitivamente ya que quería cobrar su trabajo. Se forja una discusión entre los sacerdotes y es el propio rey, Carlos III, quien resuelve:

“Se ordena que el coro se coloque en el presbiterio y que el Altar, pensado para colocar debajo de la cúpula, se ubique más atrás”

Cuando quisieron cumplir la orden real, comprendieron que don Carlos no sabía, que en el altar mayor había sepultados clérigos y civiles. Entonces el retablo no podía estar allí, lo remediaron instalándolo en el fondo del Presbiterio.

Diego de Alvear y Ponce de León, un vecino de la ciudad hace una descripción en 1803: “su hermoso tabernáculo triangular de columnas con toda la decoración y riqueza del orden compuesto. Tiene, sin embargo, el defecto de estar mal colocado. Como encasquetado en la cabeza del crucero donde no cabe el segundo cuerpo (refiriéndose al coronamiento final) habiendo sido hecho para debajo de la cúpula. Y se le ha puesto de remate o coronamiento recortado, que aun así quiere tocar a las cornisas, causando notable disgusto y mala vista”

En su afán, de algunos, por embellecer lo bello el tabernáculo de Lorea sufrió diferentes rediseños. Hasta se llegó a quitarle partes que llevaron a otros templos. Lo cierto es que estos se demolieron, y desde entonces se desconoce el paradero de esas piezas.

Estos sucesivos descuidos del patrimonio hacen que hoy no tengamos, en nuestra iglesia Catedral, un asombroso ejemplo de la tipología del altar. Haciéndola de particularidades únicas en todo Hispanoamérica.

Tips de Viajero

  • La Catedral Metropolitana se encuentra frente a la Plaza de Mayo. Por eso la forma más directa y sencilla para llegar es utilizando el subterráneo o metro porque allí se encuentran las estaciones cabeceras de las líneas A (plaza de Mayo), D (Catedral) y E (Bolivar).
  • La Catedral permanece abierta de lunes a viernes de 8 a 19 horas y sábados y domingos de 9 a 19:30 horas.
  • La Catedral funciona también como museo de honor al Papa Francisco, ya que desde 1998 y hasta su consagración como Sumo Pontífice el 19 de marzo de 2013, Jorge Bergoglio fue Arzobispo de Buenos Aires. Allí el visitante podrá encontrar objetos personales y litúrgicos que utilizó durante los 15 años de su ministerio pastoral en la ciudad.
  • Dispone de un servicio de visitas guiadas y de audioguías en diferentes idiomas.
  • Tené en cuenta que te encontrás en una Iglesia y más allá de que ésta sea un atractivo turístico, hay que respetar a los fieles que van a rezar. Mantené el silencio.
  • Llevá tu cámara con baterías cargadas y unas de repuesto, seguramente vas a sacar muchas fotos.
  • Usá un calzado cómodo.
  • Nunca descuides tus objetos de valor (cartera, bolso, cámara, notebook).

Visita: baiglesias.com / turismoreligioso.travel

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: