Inicio Espiritualidad INTERCESIÓN EN CARA AL COVID-19, PARTE II

INTERCESIÓN EN CARA AL COVID-19, PARTE II

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
cross

En el sermón titulado «Intercesión», St. John Henry Newman recuerda a los cristianos su privilegio y deber de interceder ante Dios en nombre de los demás.

Sin embargo, señala que … «(…) nuestras primeras oraciones deben ser por nosotros mismos. Nuestra propia salvación es nuestra preocupación personal; hasta que trabajemos para asegurarlo, hasta que tratemos de vivir religiosamente, y oremos para que podamos hacerlo y hayamos progresado, no es más que hipocresía, o en el mejor de los casos es excesivo, ocuparnos de otros «. Newman explica que esto no significa que la oración por los demás siempre debe venir después de orar por uno mismo; de lo contrario. Explica que para rezar por los demás de manera más efectiva, nosotros, que podemos estar en un estado de pecado habitual y deliberado, debemos rezar por nosotros mismos para rezar por los demás. Sería incongruente y poco probable rezar bien de lo contrario.

Esto es corroborado por las Escrituras: Santiago dice: «La oración ferviente y efectiva de un hombre justo vale mucho». Del mismo modo, San Juan dice: «Todo lo que pedimos, lo recibimos de Él, porque guardamos Sus mandamientos y hacemos lo que le agrada a Su vista». [Santiago v. 16. 1 Juan iii. 22.]

Esta es la enseñanza de Nuestro Señor, Jesús nos promete que si permanecemos en Él, lo que le pedimos al Padre se hará por nosotros; la condición para esto es nuestra “obediencia, santidad madura, habitual y de por vida”. A través de nuestra amistad con Cristo tenemos, por así decirlo, «poder» sobre él. Newman nos recuerda ejemplos de oración intercesora en la vida de Elías y Moises, y se refiere a la oración mediadora de Jeremias, Moises y Samuel.

En particular, Newman escribe sobre la fé de Abraham como condición para la respuesta a sus oraciones. Él desea poner ante nosotros que la fé es la base para que una persona practique la intercesión por otros:

“Abraham es nuestro padre espiritual; y como él es, también lo son sus hijos. En nosotros, como en él, la fé debe ser el fundamento de todo lo que es aceptable para Dios. «Por la fé estamos firmes», por la fé somos justificados, por la fé obedecemos, por la fé nuestras obras son santificadas. La fé nos aplica una y otra vez la gracia de nuestro bautismo; La fé nos abre la virtud de todas las demás ordenanzas del Evangelio: de la Sagrada Comunión, que es la más alta. Por fé prevalecemos «en la hora de la muerte y en el día del juicio».

  Más allá de Abraham y los patriarcas, nuestro modelo de intercesión es Cristo mismo. Newman explica: “Cristo murió para darnos una parte de su vida divina: » Murió para renovar [al cristiano] a su propia imagen, para convertirlo en un ser del que podría deleitarse y regocijarse, ‘para hacerlo’ ‘participe de la naturaleza divina «para llenarlo por dentro y por fuera con un torrente de gracia y gloria». Y nos otorga el privilegio de la intercesión que nos hace parecernos a Él. Un siglo después, en esta misma línea, san Josemaría Escrivá diría que el cristiano está llamado a ser otro Cristo, el mismo Cristo.

  Regenerado por el bautismo y recibiendo gracia a través de los sacramentos, crecemos a semejanza de Cristo. “[El cristiano] está hecho según el modelo y en la plenitud de Cristo: él es lo que es Cristo. Cristo intercede arriba e intercede abajo”. En lugar de preguntarnos si somos lo suficientemente santos para interceder por los demás, debemos preocuparnos por ejercer el don de la intercesión y ser dignos de este don.

Newman argumenta que mucho depende de nuestra generosidad para orar por los demás, cuyos resultados no sabremos en esta vida. No podemos quejarnos de dificultades nacionales o personales si no hemos hecho nuestra parte en la oración. En Romanos capítulo 12, se nos alienta a amarnos unos a otros con afecto fraternal, y esto incluye la oración. La oración no necesita un edificio especial o un tiempo determinado, sino que se puede hacer a lo largo de cada día, incluso desde un lecho de enfermo o un pasillo abarrotado en el supermercado.

 Como muchas personas y familias enfrentan el sufrimiento y la muerte de sus seres queridos, nuestra fe en el poder de Dios y la atención a nuestras oraciones puede ser probada.

Podemos preguntarnos: «¿Cómo podría materializarse la respuesta de Dios a nuestras oraciones por el fin de la pandemia de Covid-19?» La respuesta puede venir de una manera milagrosa, pero lo más probable es que sea a través del trabajo incansable de profesionales de la salud e investigadores, incluido el desarrollo de nuevos tratamientos y vacunas, y la caridad de muchas personas con la ayuda de nuestras oraciones.

  ¿Pero cuánto estamos orando? ¿Y estamos orando a Dios con fé? Es difícil cuando los edificios de la iglesia están cerrados y no podemos asistir a la Misa, pero creemos que realmente podemos unirnos a Jesús en la Misa que los sacerdotes están ofreciendo. El que es nuestro Mediador se ofrece al Padre por el mundo. Podemos ver la Misa en internet todos los días y hacer una buena comunión espiritual orando por nuestro mundo y especialmente por los que más sufren.

Traducción: Marta Simpson

FUENTE: cardinaljohnhenrynewman.com/intercession-in-the-face-of-covid-19-part-ii/

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: