Inicio Meditación Diaria Mateo 15, 21-28

Mateo 15, 21-28

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo 15, 21-28

Evangelio según San Mateo 15,21-28.

Jesús partió de allí y se retiró al país de Tiro y de Sidón.
Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: «¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio».
Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: «Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos».
Jesús respondió: «Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel».
Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!».
Jesús le dijo: «No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros».
Ella respondió: «¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!».
Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!». Y en ese momento su hija quedó curada.

 

 

El proceso orante.

1) Gritar: es la primera actitud orante que usa esta mujer del evangelio, ella grita, Él no responde nada. Cuantas veces a vos y a mi nos pasa esto!!! Yo y vos gritamos y nada. El grito es la actitud de alguien desesperado, que no puede, que son los últimos manotazos de la vida. Hoy ¿gritas? ¿qué le gritas a Dios? Sé que hay algo que te tiene preocupado y loco… y también sé que lo venís siguiendo a Dios y gritando, no dejes de gritar porque desde el cielo te van a ayudar. Seguí seguí, volvelo sólo a Dios para que te sane, pegate a su oido (el sagrario) y pedile que te sane.

2) Postrarse: es el abandonarte a sus manos, es unir humildad y confianza. Alguien a quien recuerdo en esto es a San Juan Pablo II, rezaba así, postrado, sabiendo que él era nada y que Él era todo. Tirate a las manos de Dios para que Él te levante y sane.

3) Respuesta de fe: es la respuesta de esta mujer que sorprende. Quien tiene fe es un gigante en esta vida. Pienso en los que pudieron con la fe superar hasta el campo de concentración. Pienso en aquellos que superaron las peores calamidades a través de la fe. Y pienso en vos, Que aunque no te conozca pero se que me escuchas, se que con tu fe vas a salir adelante. No se si es grande o chiquita pero con sólo saber que tenes fe sé que podras.

 

 

Clic para descargar el audio

 

Tu Colaboración es importante para ayudarnos a mantener esta página

¡Que Dios te bendiga!  

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: